Medio Ambiente oculta los datos de las empresas contaminadoras

Ecologistas en Acción recurre ante la Consejera de Medio Ambiente la denegación de la información sobre las principales emisiones contaminantes al aire y al agua en Castilla y León

La Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León ha denegado a Ecologistas en Acción los datos sobre las empresas de la región contenidos en el Inventario de Emisiones de Contaminantes de Naturaleza Química a la Atmósfera de Castilla y León y en el Registro de Emisiones Contaminantes de Castilla y León. Estos datos son públicos con arreglo a las leyes sobre derecho de acceso a la información en materia de medio ambiente y prevención y control integrados de la contaminación. No obstante, las autoridades medioambientales de Castilla y León han decidido mantener estos datos "secretos" con los pretextos de que "están incompletos" y de que "la competencia para su difusión corresponde al Ministerio de Medio Ambiente".

La petición de información denegada fue realizada en mayo de 2003 y reiterada en diciembre del mismo año. Con fecha 12 de enero de 2004, la Consejera de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León decide denegar definitivamente el acceso a la base de datos del Inventario de Emisiones Contaminantes, limitándose a facilitar el documento de síntesis del mismo, donde no figuran las emisiones por fuentes industriales. Asimismo, con fecha 22 de enero de 2004, el Secretario General de la Consejería de Medio Ambiente deniega el acceso a las notificaciones del Registro de Emisiones Contaminantes de Castilla y León, resolución que ha sido recurrida por los
ecologistas ante la Consejera de Medio Ambiente.

Se da la circunstancia de que en noviembre del pasado año el Secretario General de la Consejería de Medio Ambiente también denegó el acceso a diversos datos sobre la calidad del aire en la Comunidad Autónoma de Castilla y León entre los años 2001 y 2003, entre ellos los datos de las 8 estaciones de control de la contaminación atmosférica de la Central Térmica de Compostilla (León), la segunda más grande de España, así como el Plan de Saneamiento Atmosférico del entorno de la Central Térmica de la Robla (León). Ecologistas en Acción ha recurrido también ante la Consejera de Medio Ambiente esta resolución denegatoria.

En opinión de Ecologistas en Acción, esta actitud ocultista de las autoridades regionales evidencia una vez más su resistencia a admitir la gravedad del problema de la mala calidad del aire en Castilla y León, omitiendo las medidas legalmente previstas para combatirlo. La Consejería de Medio Ambiente se ha negado sistemáticamente a adoptar los preceptivos planes de reducción de la contaminación atmosférica en las zonas afectadas por este problema, no avisa a la población afectada cuando se rebasan los niveles de información o alerta (como sucedió el verano pasado con los episodios de ozono) ni publica como establece la normativa los datos de calidad del aire en la Comunidad Autónoma.

En este contexto, Ecologistas en Acción destaca que con la denegación de los datos señalados se protegen los intereses de las empresas contaminadoras, en detrimento de los derechos constitucionales a la salud pública y a un medio ambiente adecuado.




Visitantes conectados: 159