Plan Estratégico de Antequera: el gran engaño mediático

Poco se esperaba de este Plan Estratégico, un plan controlado directamente por personas cercanas al equipo de gobierno municipal y encargado a M-Capital una de las empresas que componen el grupo inmobiliario Antequera Golf -con grandes intereses en posibles futuras recalificaciones-, pero lo descarado del documento final, resulta un hecho de lo más bochornoso, que hará que este texto no sea tenido en cuenta en el futuro -dado el carácter no vinculante del mismo-, y sea olvidado desde el mismo momento de su publicación, ya que a excepción de pequeños detalles para distraer la atención del ciudadano, resulta ser un calco del actual avance del PGOU de Antequera urbanísticamente hablando, es decir, una apuesta por un término municipal esquilmado de recursos y desnaturalizado por césped, asfalto y cemento.

Tal como reconoce el Fiscal Coordinador de Medio Ambiente y Urbanismo, Antonio Vercher: “Si hay corrupción en algún sitio, es en los ayuntamientos” (Sur, 12.6.06), y este documento abre todas las puertas a que ésta y las mafias puedan implantarse en la ciudad, pregonando a voces el “aquí todo es posible”.

En él se falta a la verdad cuando se dice que se trata de un documento consensuado, pues los planteamientos presentados por la Plataforma Antequera Habitable (de la cual forma parte Ecologistas en Acción Antequera), que participó en las cuatro mesas de trabajo y en todas sus sesiones, donde fueron ampliamente apoyadas sus propuestas, después no se han visto reflejados prácticamente en el texto final. Lo cual deja claro que el resultado se sabía de antemano. Resulta curioso, que en el texto final se llega a utilizar incluso la imagen del célebre poeta antequerano, Premio Nacional de Poesía, José Antonio Muñoz Rojas, que se declaró contrario a este tipo de modelo planteado, firmando un manifiesto junto a un amplio sector de la cultura antequerana.

Es un triste documento de imposibles, que se asienta principalmente en recalificaciones descomunales de territorio; habla de sostenibilidad, queriendo hacer crecer la población en 10 años lo mismo que en toda su historia, unos 3000 años, o triplicando la superficie ocupada de suelo, si lo comparamos con el actual núcleo poblacional; quiere respetar el entorno, ocupándolo innecesariamente con nuevos núcleos urbanos aislados, muchos más desiertos verdes (campos de golf), o haciendo desaparecer importantísimos hitos paisajísticos y naturales como la Vega antequerana y poniendo en peligro otros; habla de diversificación, apostando sobremanera por el sector inmobiliario y el ya hoy reconocido de baja calidad y tan cuestionado por la Junta: turismo residencial; intenta dar calidad de vida a sus ciudadanos, compactándolos en cemento, acercándoles al ruido de los aviones o quitándoles la estación de tren de la ciudad; mira por el futuro de Antequera, hipotecando sobre todo las escasas reservas de agua, machacando al puntero sector agrícola antequerano o pudiendo atraer delincuencia organizada y blanqueo de dinero con este tipo de documentos propagandísticos; etc.

Muchos vecinos de a pie se preguntaban, para qué sirve un Plan Estratégico de Antequera, pero a partir de éste, la respuesta está clara: para malgastar 10.000.000 de las antiguas pesetas pagadas por todos, en un folleto publicitario de “Antequera en venta”, tal cual si de una inmobiliaria se tratase; para preparar los próximos comicios, lanzando titulares como la creación de 30.000 puestos de trabajo -¿se creerán ellos esto?-, para una población de 45.000 habitantes donde no existe paro estático; y para asegurar el dinero fácil y rápido además del futuro de los tres o cuatro grandes grupos de presión inmobiliarios y financieros que se quieren repartir el pastel, entre otras muchas más cuestiones; después la maquinaria mediática ya se encargará de hacerlo creíble a los ojos de los confiados antequeranos.




Visitantes conectados: 287