Denuncia de vertidos industriales y urbanos al Guadiamar

Se ha remitido denuncias a la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir por vertidos al Guadiamar procedentes de varias empresas y urbanizaciones asentadas en Huévar.
Los vertidos detectados llegan al Guadiamar a través del arroyo San Cristobal que presenta varios puntos de vertido de aguas industriales y residuales urbanas en el término municipal de Huévar (Sevilla).

El arroyo San Cristóbal nace en el término municipal de Huévar y se alimenta del drenaje de una zona de uso agrícola de secano. En este primer tramo las aguas corren transparentes sin indicios de contaminación, sin embargo, a partir de la nueva zona industrial donde se localizan varias empresas de aderezo de aceitunas, a la derecha de la carretera A-49 en sentido Sevilla-Huelva, el agua se torna marrón, a estos vertidos industriales se les suma un vertido urbano procedente de la urbanización próxima a la autovía. El conjunto de los vertidos hace que el agua del arroyo a su paso por el puente de la autovía adquiera un color negruzco y con mal olor.

En el recorrido desde la autovía a la desembocadura en el Guadiamar el arroyo recibe nuevos aportes de vertidos urbanos procedentes de urbanizaciones cercanas al municipio y de áreas del municipio que no vierten al colector general que va a la depuradora. Estos últimos vertidos hacen que el arroyo llegue al Guadiamar en condiciones lamentables, convirtiendo lo que a escasos 3 kilómetros era un arroyo fluyente de aguas transparentes en una cloaca a cielo abierto.

A estos vertidos hay que sumarle otro directo al Guadiamar originada en un colector de aguas residuales que transcurre paralelo a la vía pecuaria del Carrascal, ya en el término municipal de Benacazón. El vertido se produce por rebose del colector por una de las tapas, originando una reguera que va directamente al río.
Las consultas realizadas a vecinos de la zona y a Aljarafesa indican que se trata del colector procedente de las instalaciones del centro logístico que la empresa Mercadona tiene en la zona.

Ecologistas pide la intervención de la Confederación para poner fin a estos vertidos procedentes de empresas obligadas a la depuración o almacenamiento en balsas de sus aguas residuales y de un municipio como Huévar del que se supone depura sus aguas residuales mediante recogida en un colector general para su bombeo a la depuradora de Aznalcázar. Sólo así el Guadiamar será un río libre de Contaminación y actuar como corredor ecológico.




Visitantes conectados: 478