El ruido en Barbate representa una amenaza para el turismo

Vecinos de la zona este de la playa del Carmen, que no se sienten escuchados por las autoridades, nos han comunicado que durante los fines de semana del verano sufren el impacto de ruidos de todo tipo, ocasionados por una discoteca, los automóviles ruidosos y la gente que atrae. Señalan que esta queja, hecha en muchas ocasiones, es conocida por la policía local, la guardia civil e incluso por su Equipo de Gobierno.

Barbate está realizando esfuerzos por recuperarse económicamente, para ello es primordial cuidar también el turismo. La recuperación sostenible de la Lonja y zonas limítrofes tiene que ir acompañada de medidas contra el ruido, que la legislación ya tiene en cuenta. El ruido durante toda la noche de los fines de semana del verano, que no suele parar hasta el amanecer, como ya está ocurriendo, es una agresión contra la vecindad y veraneantes, que el gobierno municipal debería eliminar con urgencia. La normativa establece las condiciones que deben de presentar los focos con contaminación acústica para tener la licencia oportuna, como la insonorización de locales, horarios..., que en este caso no parecen cumplirse.

El descanso es más que un derecho, es una necesidad biológica y primaria que deberíamos de mimar por el bien de nuestra gente y del turista cada día más numeroso en su pueblo. Si la normativa se cumpliera, se podrían conjugar la necesidad del descanso con el derecho al ocio y tiempo libre y la promoción de negocios de empresarios de discotecas.

Deseamos que su pueblo poco a poco vaya alcanzando un mayor desarrollo social, económico y ambiental, lo que va en beneficio de sus vecinos y vecinas y de todos los visitantes.




Visitantes conectados: 339