Los Alcaldes de Béjar y de Sotoserrano y el PN de Candelario-Béjar

Con la llegada del Consejero de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León se hizo pública la promesa de la declaración del Parque Natural de Candelario-Béjar antes del final de legislatura, noticia que en Ecologistas recibimos con enorme satisfacción. Más tarde, el Director General de Medio Natural se reunió con los vecinos de Candelario para mostrarles la inminente declaración del Parque y su incompatibilidad con una ampliación de La Covatilla hacia terrenos de Candelario, Tremedal y Solana de Ávila. Sorprende, sin embargo, que en la prensa local aparezca ahora que sus compañeros locales del Partido Popular, Alejo Riñones de Béjar y Sebastián Requejo de Sotoserrano, sigan enarbolado la estación del esquí en La Covatilla como factor de desarrollo, intentando más ampliación hasta la plataforma El Travieso, y atreviéndose a despreciar las posibilidades de desarrollo que traerá un Espacio Natural Protegido y la red europea Natura 2000 para la comarca, para sonrojo del Consejero, el señor Carlos Fernández Carriedo. Para Ecologistas en Acción de Salamanca esto supone una descalificación hacia las autoridades ambientales de la región, y un desprecio sin precedentes hacia los habitantes de la comarca de Béjar.

El pasado viernes día 16 se reunieron los alcaldes de Béjar, Alejo Riñones, y de Sotoserrano, Sebastián Requejo, para valorar la experiencia del municipio como localidad perteneciente al Parque Natural Sierra de Francia-Las Batuecas. Se mostraron rotundos al afirmar que “la declaración del parque natural no ha tenido una repercusión económica significativa”, y que “crea unos quince puestos de trabajo frente a los que podría crear la estación de esquí de La Covatilla”. Para Ecologistas en Acción de Salamanca sólo podría calificarse esta reunión de esperpéntica sino fuera que otros son los motivos, para desprecio hacia la sierra y la comarca de Béjar, los que están detrás de tales declaraciones, habida cuenta de que este proyecto se haya mostrado como un fraude social, económico y ambiental sin precedentes en Salamanca.

Hay que reconocer que los Alcaldes tienen claras las justificaciones de la especulación, tal y como Ecologistas en Acción de Salamanca ha venido comunicando a la población: la promoción de apartamentos y de chalés en El Rincón de La Condesa, entre otros, por la promotora del Sr. Montero, director de Gecobesa en La Covatilla, justifica para ellos el desmantelamiento de la sierra de Béjar-Candelario. Y ahora, la estrategia consiste en que la presión política de partido consiga que el Parque Natural no se declare, pues las limitaciones razonables del mismo se encaminan a favor del bien de todos los habitantes de los pueblos de la comarca de Béjar y de la naturaleza de la alta montaña salmantina, y eso confronta con los intereses especulativos de unos cuantos promotores. Ecologistas en Acción de Salamanca, sin embargo, no tiene claro a lo que va a jugar la Consejería de Medio Ambiente, pues le ha salido con fuerza una buena china en los zapatos para su caminar hacia la consolidación de la Red de Espacios Naturales en la provincia de Salamanca.

El señor Consejero de Medio Ambiente se habrá sorprendido con el descaro con el que los responsables del PP de esta iniciativa anuncian que debe renunciarse al Parque Natural porque otros no aportan nada a los municipios, justo lo contrario que ha venido manteniendo la Junta en toda la Comunidad de Castilla y León para convencer a los habitantes de los pueblos de la idoneidad de los Espacios Naturales para el desarrollo y para la conservación. Para Ecologistas en Acción de Salamanca esto supone una descalificación hacia las autoridades ambientales de nuestra región y, lo que es más grave, un desprecio sin precedentes hacia los habitantes de los pueblos de Candelario, Béjar, La Hoya, Navacarros, Cantagallo, Vallejera y Puerto de Béjar, quines tendrían que renunciar, no sólo a su valía, sino a los beneficios socioeconómicos que traerá la declaración del Parque y a los fondos financiados por los programas europeos de la red Natura 2000.

Ecologistas en Acción de Salamanca quiere pedir al Consejero de Medio Ambiente del ejecutivo autonómico, Sr. Carlos Fernández Carriedo, que se pronuncie y aclare la situación de sus compañeros de partido ante los ciudadanos de la comarca de Béjar, que quieren que la mayor expresión natural de la montaña mediterránea de nuestra provincia salmantina no quede sepultada por tan descomunal proyecto.

La organización conservacionista recuerda que los terrenos de “La Cardosa” y de “El Travieso” en el término municipal de Candelario donde se pretende agrandar la estación de esquí se encuentran protegidos a nivel Europeo por las figuras de la red Natura 2000 conocidas como ZEPA (Zona de Especial Protección para las Aves) y como LIC (Lugar de Interés Comunitario), y bajo el Plan de Protección Preventiva que otorgó la Junta de Castilla y León con el inicio de la declaración del Parque Natural de Candelario-Béjar con el PORN (Plan de Ordenación de los Recursos Naturales, de febrero de 1992). Los informes técnicos europeos y autonómicos coinciden con Ecologistas en Acción de Salamanca al considerar incompatible la ampliación de la estación de La Covatilla con la preservación de los valores naturales de la sierra salmantina.

En opinión de la asociación, el Consejero debe hablar y actuar para convencernos de que conservar en Castilla y León es compatible con poder incentivar y dinamizar un desarrollo turístico sostenible en los pueblos de la sierra de Béjar y Candelario, arrinconando el deterioro (dejando la Covatilla como está) y agrandando la protección (con más Parque y Natura 2000). Aleccionando, también, a sus alcaldes.




Visitantes conectados: 279