EMASESA contaminará sus reservas de agua al abastecer la mina de Las Cruces

La apertura de nuevos pozos en Guillena y Gerena anunciada por EMASESA para garantizar las reservas de agua para abastecimiento de Sevilla captará agua del acuífero Niebla-Posadas, acuífero que se contaminará por la Mina "Las Cruces".

De seguir la sequía, EMASESA tendrá que echar mano de todas las reservas disponibles para garantizar el abastecimiento de la población del área metropolitana de Sevilla, entre las que se encuentran las tomas de emergencia del Río Guadalquivir y las captaciones subterráneas del acuífero Niebla-Posadas, ambas en peligro si finalmente se llega a poner en marcha el proyecto minero "Cobre las Cruces".

La Mina Las Cruces ocupa unas 1000 hectáreas de terrenos agrícolas de los términos municipales de Gerena, Guillena y Salteras y consiste en una explotación de cobre a cielo abierto mediante una corta minera de 250 metros de profundidad que atravesará el acuifero Niebla-Posadas, contaminándolo. Además, como consecuencia de la producción de cobre, se generan residuos altamente contaminantes que si nadie lo remedia irán al Guadalquivir a la altura de La Algaba, a escasos metros de la toma de emergencia de EMASESA.

A día de hoy la empresa cuenta con las autorizaciones de la Junta de Andalucía para realizar el vertido y de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir para perforar el acuífero, bajo el presupuesto de que la contaminación será asumible por el río y de que el acuífero no se contaminará. La experiencia reciente en otras minas como la de Aznalcóllar dicen lo contrario. A la hora de la verdad priman los beneficios económicos sobre la seguridad ambiental y las medidas de protección no se cumplen y lo que era imposible que se contaminase acaba contaminándose, con la empresa responsable en fuga y sin posibilidades de que se le exijan responsabilidades, por otro lado ridículas porque ¿cuánto vale un acuífero reserva de agua de una población de más de un millón de personas?

Sólo el ayuntamiento de La Algaba parece dispuesto a evitar el desastre ya que se ha negado a dar licencia a la obra de la tubería de vertido que paso por su término municipal.

Se da la paradoja que este proyecto depende de aguas de EMASESA para llevarse a cabo porque el abastecimiento de agua de la mina procede de la estación depuradora de San Jerónimo, por lo que EMASESA será la responsable de que buena parte de las reservas de agua potable para el abastecimiento de la población de toda el área metropolitana de Sevilla no se puedan utilizar por estar contaminadas por la actividad de la mina Las Cruces a las que EMASESA abastece.

Ecologistas en Acción exige que EMASESA se replantee esta cesión de aguas, librando así de la contaminación a sus reservas. Además estas aguas depuradas serán imprescindibles para satisfacer las futuras demandas de los grandes parques públicos proyectados desde el ayuntamiento.




Visitantes conectados: 331