Basura en la Cañada Real Soriana

Numerosa basura, tanto biodegradable como no degradable, se esparce por los alrededores del Santuario de la Virgen Linares, especialmente en las orillas del arroyo de Linares y del tramo inicial de la Caña Real Soriana.

Ecologistas en Acción demanda una limpieza de la basura esparcida por los alrededores del Santuario, del cauce y orillas del arroyo de Linares y del tramo más cercano a la ermita de la Cañada Real Soriana.

Igualmente, reclamamos a las administraciones públicas el mantenimiento y la limpieza permanente de la zona señalada, así como la exigencia de una fianza a las entidades sociales o deportivas que utilicen algún enclave de la Sierra de Córdoba, bien de paso o para desarrollar alguna actividad deportiva, lúdica o religiosa, en concepto de reposición de posibles daños y del coste de la limpieza (responsabilidad subsidiaria). Además, solicitamos que se les exija a estas entidades sociales, religiosas o deportivas, el establecimiento de un sistema de recogida y de limpieza durante y después de la celebración de la actividad social o celebración religiosa.

El grueso de la basura está compuesta por residuos no degradables, como envolturas de plástico, papel y latas de aluminio, vidrios, colillas, y envases tetrabic, entre otros muchos residuos que generan en todos los casos, en distintos niveles de gravedad, un foco de contaminación y un efecto visual muy desagradable.

La procedencia de tal abultada cantidad de basura hay que situarla en gran medida en la romería o peregrinación al Santuario de Linares, celebrado todo los años por el mes de marzo, con la afluencia de algunos miles e cordobeses, devotos de la Virgen de Linares.

Se puede observar como en las zonas más próximas al santuario, más suaves y más despejadas de vegetación, allí donde se concentran después de la peregrinación y la eucaristía la mayor parte de los romeros para festejar con el clásico perol su día grande, se concentra, la mayoría de la basura, especialmente abundante en el cauce seco del arroyo de Linares y en los bordes de la Caña Real Soriana.

La imagen que da la ciudad es verdaderamente lamentable. Téngase en cuenta que este tramo de la Cañada Real Soriana, entre Córdoba y Cerro Muriano, forma parte de las rutas o itinerarios que recientemente se han señalizado y ofertado como un recurso turístico y novedoso que incorpora a la Sierra de Córdoba como activo turístico. Más vale que adecenten el lugar antes de que sea frecuentado por parte de senderistas y paseantes extranjeros, especialmente, británicos y nórdicos, mucho más exigentes y primorosos respecto al tema de las basuras en el medio natural.




Visitantes conectados: 475