Incumplimiento de plazos en la DIA del aeropuerto

El 23 de agosto se cumplió el plazo de 6 meses que la Declaración de Impacto Ambiental del Aeropuerto de Ciudad Real establecía como periodo en el que debían ponerse en marcha los importantes condicionantes que esta declaración imponía a la ejecución del proyecto del aeropuerto de Ciudad Real en la Zona de Especial Protección para las Aves del Campo de Calatrava, por su seria afección ambiental con carácter global en la zona, tal como la propia resolución reconoce.

Entre estos condicionantes, figura la constitución urgente y prioritaria de una Comisión de Seguimiento Ambiental por el propio Ministerio de Medio Ambiente, un Observatorio de Biodiversidad, responsabilidad de la Junta de Comunidades de Castilla la Mancha, y un Plan de Ordenación de los Recursos Naturales, así como un Plan de Gestión de la ZEPA, también elaborado por la Junta.

También se ampliaba la ZEPA en 2.200 hectáreas hacia el este, afectando gran parte de esta ampliación al Termino Municipal de Pozuelo de Calatrava y se establecía el programa agroambiental para la mejora del hábitat de las aves esteparias en toda la ZEPA y su ampliación.

El Observatorio de Biodiversidad ha sido creado mediante Orden 27-07-2006, de la Consejería de Medio Ambiente y Desarrollo Rural, (publicada el 9 de Agosto) y figuran entre sus funciones, según el artículo 5 de dicha Orden, el seguimiento de los efectos del Aeropuerto mencionado sobre la ZEPA y ecosistemas de contacto circundante, siendo una de las posibles consecuencias de este seguimiento el establecimiento de nuevas medidas y delimitaciones en el área protegida si se detectase que las zonas de mayor valor ornitológico se hubiesen desplazado fuera de la ZEPA y de su ampliación.

Hasta ahora, sólo hemos visto la publicación en el DOCM de la citada Orden por la que se crea el Observatorio de Biodiversidad, y mientras tanto proliferan en toda la zona la edificación de parcelas y urbanizaciones en terrenos de ampliación de la ZEPA y colindantes, como el caso del término municipal de Pozuelo, donde en los últimos meses se han propagado estas nuevas ocupaciones de suelo que más tarde demandarán infraestructuras.

Pero también en otros términos, en torno al entramado aeroportuario, surgen solicitudes de evaluación de impacto ambiental como en el caso de Ballesteros, donde se ha realizado el proyecto para urbanizar una importante superficie al noreste del pueblo, en las inmediaciones de la ZEPA.

Todas estas actuaciones supondrán perdidas irreversibles del hábitat estepario, sobre todo teniendo en cuenta que como dijimos anteriormente se faculta a la Comisión de Seguimiento a propuesta del Observatorio de Biodiversidad para establecer nuevas delimitaciones si el seguimiento que realiza así lo requiriese, con lo que de seguir proliferando estas nuevas urbanizaciones en torno al proyecto del aeropuerto se hipotecan las posibles ampliaciones que este órgano intente realizar.

Por tanto es urgente que se pongan en funcionamiento los órganos de seguimiento y control, así como el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales, a fin de poner orden y racionalizar la tendencia que en la actualidad observamos, ya que de no mediar plan de ordenación o programa de gestión se convertirá la ZEPA en una isla más de las que configuran nuestros espacios protegidos en general, soportando el nuevo efecto multiplicador que estas urbanizaciones provocarán sobre las serias afecciones del aeropuerto.

A la vista de esta situación, Ecologistas en Acción está estudiando las medidas y procedimiento de exigencia legal que correspondan ante el Ministerio de Medio Ambiente y la Comisión Europea.




Visitantes conectados: 540