Rodríguez denuncia ahora a los propietarios del Barranco

Rodríguez se supera a sí mismo, su cobardía y desvergüenza parecen no tener límites. Por su propio interés electoralista, permite todo tipo de ilegalidades en el término municipal, promete a los infractores que no les pasará nada, pero ante la justicia no duda en denunciarles para intentar eludir sus responsabilidades. Pero de nada le servirán sus triquiñuelas, el supuesto de prevaricación por ley no puede tener efectos retroactivos en el ámbito penal. Rodríguez sigue actuando en su propio beneficio, creyendo que a los portuenses o los jueces se les puede engañar con semejantes patrañas, de nuevo se verá ante la Justicia y de nuevo tendrá que responder de su nefasta e interesada gestión al frente del Área de Urbanismo.

Rodríguez como ha ocurrido en otros casos, ha pasado de prometer a los propietarios -que no vecinos porque son todas segundas residencias- de la urbanización El Barranco que estudiaría su legalización en el PGOU, a proponer al Pleno que se inicien los expedientes sancionadores que él y sus antecesores en la concejalía de Urbanismo se negaron abrir cuando tenían que haberlo hecho: al iniciarse las obras de urbanización y de construcción de las viviendas existentes.

Esta propuesta la llevará Rodríguez a Pleno no por su actitud democrática, sino por miedo, al haber recibido del Juzgado nº 1 de El Puerto petición de información sobre esta urbanización ilegal, y querer escudarse en el Pleno, no acudió al Pleno cuando construyó sin licencia su piscina y en su vivienda, tampoco lo hizo cuando cobró de la cooperativa de pescadores, ni cuando solicitó permisos a Sevillana para conexión en viviendas ilegales.

Toda la chulería del sr.concejal manifestada mediante su interpretación personal de cualquier documento, se ha convertido en pánico: tiene que empezar a abrir expedientes sancionadores para justificar ante el Juzgado -que no tiene efectos retroactivos ante su posible actuación delictiva-, y poder declarar que él actúa para hacer cumplir las leyes. El único motivo que mueve al sr.Rodríguez a plantear la apertura de los expedientes sancionadores es el de intentar salvar su pellejo sobre su responsabilidad penal pendiente, por mucho que quiera remitirla a los años 1988/90.

Ecologistas en Acción reitera que los portuenses no nos merecemos ser mal administrados por personajes de esta baja catadura política y moral, que no deben ocupar cargos públicos y en este caso el alcalde debería cesarlo de manera fulminante. A Gago se le acaba el tiempo de demostrar que algo ha cambiado en Urbanismo.




Visitantes conectados: 437