El brazo armado del neoliberalismo

El domingo pasado, miles de personas se manifestaron en Sevilla contra la OTAN, contra la cumbre de los ministros de defensa. La PAZ no se hace con los ejércitos; sólo tendrían sentido como defensa de nuestro territorio nacional. La Alianza Atlántica es un poderoso instrumento militar al servicio de los intereses de las grandes potencias occidentales y de las multinacionales. En tal sentido, la OTAN es el brazo militar del Mercado, de la globalización capitalista, del unilateralismo occidental encabezado por EEUU, de instituciones como el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial o la Organización Mundial del Comercio.

La consolidación de la OTAN ha tenido consecuencias nefastas en todos los ámbitos. Se ha convertido en un obstáculo decisivo para que la Unión Europea busque otros horizontes pacíficos. Ha desarrollado activas operaciones de injerencia y agresión en países por intereses energéticos, estratégicos o comerciales. Ha configurado un estímulo poderosísimo para el crecimiento del gasto militar o para frenar el control de armamentos. Para que nos sirva de ejemplo, España, un país de escasa potencia militar, dedica a gastos relacionados con la defensa el 12% de todo el PGE, 23.052 millones de euros, 63 millones de euros diarios, un 5,7% más que el año pasado. Esta cantidad representa, comparada con el presupuesto de otros ministerios, 7 veces más que para Industria y Energía, 13 veces más que Agricultura, Pesca y Alimentación, 18 veces más que para Vivienda, 32 veces más que para Cultura, 10 veces más que para Medio Ambiente, o 26 veces más que para Sanidad y Consumo. Sin embargo, ni les suben el sueldo a los guardias civiles, ni se desmilitariza un cuerpo con funciones policiales.

El intervencionismo humanitario es la falacia en la que ahora se apoya la OTAN para disimular sus verdaderos objetivos y así intentar engañar a la desinformada población mundial. La solidaridad se ejercería mucho mejor desde otras instituciones o asociaciones. ¿En qué lugares vemos intervenir a la OTAN? ¿En Israel..., para que se cumplan las resoluciones de la ONU? ¿Consta que en algún momento la OTAN haya movido su formidable maquinaria para garantizar los derechos inalienables del pueblo palestino?.¿En Guantánamo..., defendiendo los Derechos Humanos de personas que ni saben cuál es su delito? ¿Llevando el desarrollo a pueblos africanos cuyos hijos mueren de hambre? No..., la OTAN siempre ha defendido los intereses económicos de Occidente, aunque los disfrace a veces de humanitarismo o de intento protector para implantar una “democracia títere”. Siempre dice lo mismo, su objetivo es la democracia de los países atacados o controlados. ¡Qué mentira más perversa!

Mediante las bases de Morón y Rota, con armas nucleares, el territorio de Andalucía se utiliza como escenario para atacar a las naciones del “otro lado” o para los “manejos” de la CIA. Además, es un desprecio que diez días antes del Referéndum para el Estatuto de Andalucía, en plena campaña, se celebre en Sevilla esta cumbre. ¿Ésta es la importancia que le damos a nuestro estatuto? ¿Podemos apoyar un estatuto que no habla para nada de Rota y Morón? ¿Cómo no dice que uno de sus objetivos debería ser la desnuclearización de nuestra tierra y el desmantelamiento de las bases? Aunque éstas sean competencia del Estado Español, debería de reflejarse al menos como una intención de los andaluces y andaluzas. Andalucía está en peligro y no es una afirmación alarmista. Esta zona entre Rota y Morón, aún más.

Me parece muy bien que defendamos nuestros intereses, pero no a costa de masacrar, destruir, empobrecer o controlar la vida de otros pueblos y personas. Si nuestras motivaciones fueran realmente buenas, empezaríamos por buscar la justicia y la igualdad en el mundo. No nos engañemos, la búsqueda de un mayor poder económico es el principal objetivo de la OTAN. Los oprimidos ya han respondido con el terrorismo criminal: 11-S, Casablanca,11-M, Londres, autoinmolaciones“... No hay guerra de religiones, ni de civilizaciones, hay guerras por la desigualdad. Aquí está la esencia de la mayoría de los conflictos más importantes. Y esta guerra ya ha comenzado, aunque no sea como las convencionales.

Luciano Ortiz Muñiz, secretario de organización de Ecologistas en Acción de Cádiz.




Visitantes conectados: 339