Nueva línea de electricidad en la Sierra de Gata

La posibilidad de construcción de una línea de media tensión por la zona de Sierra de Gata, que podría dar salida a los parques eólicos allí proyectados, refleja la falta de transparencia de la Junta de Castilla y León, y Ecologistas en Acción de Salamanca vuelve a exigir un decreto regulador para la planificación del desarrollo de la eólica en la provincia.

La nueva línea de electricidad aparece reflejada en la última planificación de los sectores de Energía y Gas, publicada hace dos meses aproximadamente, por la Secretaría General de Energía, para los años 2002-2011, donde se vio como esta zona de la provincia quedaba abastecida por una nueva línea de media tensión que iría desde Ciudad Rodrigo hasta Béjar, atravesando todo el sistema central a su paso por Salamanca, nudo de los ecosistemas más emblemáticos de la provincia de Salamanca: Sierra de Francia y Béjar-Candelario, Batueca, Sierra de Gata.

Desde Ecologistas en Acción se viene estudiando el caso con detenimiento desde entonces y ahora lo quiere reflejar haciendo público lo que sigue:

La posición clara de Ecologistas en Acción de Salamanca ante la energía eólica es conocida, pues viene apoyando completamente su progresiva implantación en Salamanca hasta los límites que técnica y ambientalmente sean viables.

Desde la semana pasada y hasta el día 17 de noviembre, se está celebrando la Conferencia de Nairobi sobre Cambio Climático, centrada principalmente en los compromisos futuros que deberán cumplir los países firmantes del Protocolo de Kioto para conseguir sus objetivos. Se persigue llegar a alcanzar una respuesta amplia y global al cambio climático que se materialice en un acuerdo sobre el régimen climático mundial a partir de 2012, siendo 2009 la fecha límite. Será entonces cuando las distintas partes (países desarrollados y en vías de desarrollo), tendrán que esforzarse para llegar a un acuerdo teniendo en cuenta el principio de responsabilidades comunes.

La posición de España es que este Programa debe enfocarse a ayudar a todas las partes a compartir los conocimientos científicos y técnicos sobre los informes regionales y locales, vulnerabilidades y riesgos asociados al cambio climático e integrarlos en las políticas y estrategias regionales.

En este contexto, desde Ecologistas en Acción de Salamanca se viene apostando desde hace tiempo por las energías renovables como sustitutas de las energías sucias (petróleo, carbón y gas) y de las peligrosas nucleares por estas otras más amables con el medio, aunque nunca nos podemos olvidar de que la manera más eficiente de luchar contra el cambio climático es reducir el consumo y conseguir un cambio en las actitudes de la población y de las empresas para frenar el gasto de energía, ya que la producción y el transporte son los principales causantes del cambio climático. Este hecho sí supondría una aportación significativa a los objetivos de Kioto.

Si el deseo del Gobierno español es el de integrar los riesgos derivados del cambio climático en las políticas regionales, le instamos desde esta asociación a que hagan públicos los criterios de ordenación territorial para la instalación de los parques eólicos y que elabore un decreto regulador para controlar estas peticiones de instalación.

Ya hace dos años que Ecologistas en Acción sacó a la luz un estudio a nivel estatal en el que se hacían sugerencias para la localización de los parques eólicos, en nuestro caso de la provincia de Salamanca y con la idea de resituar pequeños aerogeneradores en polígonos industriales. Con las medidas que plantearon en su momento, se podrían llegar a aportar cerca del 20% del total de la electricidad que actualmente se consume en España.

Los criterios de ubicación de los parques eólicos han de seguir condicionantes ambientales y técnicos y deben buscar la correlación de implantación de parques eólicos en los lugares de mayor viabilidad técnica, y en los que no se compromete la fragilidad y la calidad ecológica de nuestras zonas naturales. Es decir, deberían instalarse en aquellas zonas donde el impacto ambiental causado, sobre todo en lo referente al paisaje y a la avifauna, sea lo menor posible y donde la evacuación de la energía producida esté asegurada con la presencia de una línea en las proximidades.

Desde esta Asociación queremos hacer hincapié en el numeroso número de proyectos que están en estudio y que afectan a zonas frágiles y emblemáticas en la provincia de Salamanca, de hecho algunas de estas propuestas acarrean problemas insalvables. Especialmente preocupante es el caso de la Sierra de Gata, tanto a nivel ambiental a que esta zona natural está incluida dentro de la Red europea Natura 2000, por ser una zona singular y con una calida ambiental muy elevada, tanto en número de especies de flora y fauna como en lo referente a biodiversidad.

Desde hace un tiempo, desde Ecologistas en Acción de Salamanca, se venía mirando con desconfianza el hecho de que existieran tantos proyectos solicitados en esa área ya que carece de línea de evacuación de energía. Sin embargo, en la última planificación de los sectores de Energía y Gas, publicada hace dos meses aproximadamente, por la Secretaría General de Energía, para los años 2002-2011, se vio como esta zona de la provincia quedaba abastecida por una nueva línea de media tensión que iría desde Ciudad Rodrigo hasta Béjar, atravesando todo el nudo de ecosistemas más emblemáticos de la provincia de Salamanca: Sierra de Francia y Béjar-Candelario, Batueca, Sierra de Gata (todo el sistema central a su paso por Salamanca).

En ningún caso, Ecologistas en Acción de Salamanca puede asumir la instalación de una nueva línea para dar evacuación a la energía producida: es conocido por las Consejerías de Industria y Medio Ambiente, que la provincia de Salamanca presenta serias dificultades para las líneas de evacuación, en ocasiones por inexistencia total. Desde la Asociación se veía llamativo el hecho de que la línea actual de Almaraz-Gabriel y Galán, de 220 Kv fuera suficiente para desarrollar esta avalancha de solicitudes en la Sierra de Gata, promovidas por varias empresas en una zona que quedó excluida del Plan Eólico por ser considerada de Sensibilidad Alta, y donde esta nueva línea que está prevista tendría un impacto ambiental inaceptable, ya que además podría servir también para dar salida a otros proyectos energéticos inaceptables como son la Presa de Irueña o futuras térmicas que se planeara situar por esta zona.

Es importante tener en cuenta que las líneas eléctricas están totalmente desaconsejadas en la técnica de impacto ambiental, a parte de por los altos costes de su instalación (los cálculos estimados calculan que cada kilómetro de línea cuesta alrededor de 6000 €), por ser una de las trampas mortales más evidentes para las aves: los cables y los apoyos son una fuente constante de colisión y electrocución de las grandes aves amenazadas, muy abundantes en las cresterías de la sierra de Gata, hecho multiplicado si se tiene en cuenta que su largo trazado atravesaría tramos muy sensibles de espacios recogidos en la Red Natura 2000. Además es conocido el impacto que crea el efecto electromagnético de las líneas eléctricas sobre las poblaciones, tanto de fauna como humanas, creando problemas de salud, sobre todo en niños y niñas y en mayores.

A lo largo de estos años Ecologistas en Acción de Salamanca, asociación que colaboró en los primeros diseños de planificación eólica, ha venido adelantando que el Plan Provincial Eólico del año 2000 (Dictamen Medioambiental del BOCyL nº 27) no era un documento válido y apropiado para el despegue de la energía eólica, dados sus nulos efectos vinculantes en cuanto a limitar y excluir de su planificación a los espacios naturales más singulares de la provincia, y la confusión subsiguiente que generaba. Se ha demandado así, como necesaria, una moratoria en las concesiones, a la espera de una revisión profunda al ignorarse sus condicionantes, y al observar cómo las empresas, con la connivencia de la administración, han decidido, sistemáticamente, no hacer ni referencias al mismo.

Consciente la asociación de los nulos efectos vinculantes de dicho Plan, pero de la importancia del desarrollo de la energía eólica, tanto por sus beneficios energéticos y de lucha frente al cambio climático, como por el impulso tecnológico que llevará aparejado, Ecologistas se ha dirigido en sucesivas ocasiones a los Consejeros de Industria y de medio Ambiente para reclamarles, a través del documento ecologista aludido, que hagan públicos los criterios ambientales y los resultados de la evaluación del potencial técnico, junto con las líneas de evacuación actuales y previsibles, para seleccionar los emplazamientos y realizar la instalación de los parque eólicos. Además de sugerirles la creación de programas de participación ciudadana activa para la población afectada, gracias a los que cuenten con toda la información y tengan capacidad de elegir lo que prefieren para el futuro de su entorno, ya que este aspecto actualmente queda reducido a la posibilidad de expresión mediante la presentación de alegaciones, cuando son los habitantes de las zonas elegidas los más afectados, ya que en muchos casos los beneficios económicos que reciben los ayuntamientos a cambio de la instalación de los parques no repercuten en un desarrollo socioeconómico en la zona, y mucho menos sostenible.

La experiencia de otras Comunidades, como es el caso de Extremadura, de un ordenamiento orgánico para la eólica a través de un Decreto Regulador, debería tomarse en consideración.

Se viene anunciando la creación de un Centro Coordinador de la Energía Eólica en Castilla y León, con sede en Valladolid, sin haber hecho públicos los criterios de planificación. Por ello, Ecologistas en Acción de Salamanca exige también a la Junta la creación de un Organismo Autónomo, con amplia representación de todos los sectores interesados, incluida la población afectada, que impulse y fomente las energías renovables, pero que controle y establezca un seguimiento objetivo y transparente de la Declaraciones de Impacto Ambiental.




Visitantes conectados: 418