Instalación de una incineradora en Almagro

Dicho proyecto denominado "planta de valorización energética" consiste básicamente en la instalación de una planta incineradora para quemar los residuos de rechazo de al planta de reciclaje de Almagro.

La incineración, ahora disfrazada de producción energética, es el método de tratamiento de residuos más duro, más costoso y más dañino para la salud y el medio ambiente de cuantos existen, y este proyecto supone retroceder más de veinte años en la política de gestión de residuos.

Sorprendentemente, tanto el gerente del Consorcio RSU (dependientente de la Diputación de Ciudad Real), Javier Moreno Quintanilla, como su presidente, Francisco Espinosa, aceptan complacientes este proyecto al que califican de "opción válida y medioambientalmente adecuada".

La incineración de residuos urbanos es un método de tratamiento, además de caro, muy contestado por la opinión pública de toda Europa, pues sus efectos resultan nefastos para la economía, la salud y la habitabilidad de las comunidades.

Los daños a las personas son de primer orden, ya que entre las emisiones producidas, además de CO2, las incineradoras generan dioxinas y furanos (los agentes cancerígenos más potentes que se conocen), así como metales pesados: plomo, cadmio y mercurio.

Todas estas sustancias pueden producir cáncer, así como daños en el sistema nervioso, en el sistema endocrino, en el sistema inmunológico y malformaciones congénitas.

Incorporar la incineración al proceso de gestión de los residuos urbanos implicaría darle el golpe de gracia al espíritu y letra del actual Plan de Gestión de Residuos Urbanos, pues en la práctica desactivaría los esfuerzos para avanzar en la reducción y en la producción de un compost de calidad, imposible de conseguir sin una buena separación en origen.

Resulta lamentable que, ante la gravedad del problema y las serias consecuencias que esta instalación puede tener para los ciudadanos, y ante nuestro ofrecimiento de abrir un diálogo técnico sobre la conveniencia o no de este tipo de instalaciones, el presidente del Consorcio, Francisco Espinosa, conteste que "lo considera innecesario".

Ecologistas en Acción está enviando su opinión sobre el proyecto a distintos organismos de la Administración, incluido el Ayuntamiento de Almagro, al que previene de los efectos negativos que esta instalación tendrá, además de sobre la salud de los ciudadanos, sobre la economía del pueblo y comarca.




Visitantes conectados: 467