Exigen la celebración del Consejo Provincial de Biodiversidad para valorar una ZEPA

Ecologistas en Acción denuncia la total falta de consideración del Delegado Provincial de la Consejería de Medio Ambiente en Córdoba, por las atribuciones y competencias del Consejo Provincial de Biodiversidad, al crear una mesa de trabajo para discutir con agricultores y alcaldes de la zona, el proyecto de Decreto por el que se declara la ZEPA del Alto Guadiato, al margen del principal órgano colegiado de carácter consultivo de Córdoba.

La Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía viene cometiendo los mismos errores desde hace años, circunstancia que es aprovechada tantas veces como los cometan, por determinadas organizaciones sociales. Entre éstas, ASAJA, se ha convertido en un ejemplo a seguir en este sentido. Es sin duda, la organización social que más trabas pone a cualquier iniciativa pública de gestión y protección de los valores ambientales de Andalucía, salvo en determinados situaciones, que por cualquier razón coyuntural, les interesa aparecer públicamente como paladines de la conservación de la biodiversidad.

Previendo reacciones de este tipo, lo lógico hubiese sido que la Consejería de Medio Ambiente “tomara la calle” para explicar explotación por explotación, casa por casa, en reuniones y sesiones informativas, las implicaciones directas que conlleva la declaración de una ZEPA. Informar sobre la obligación del cumplimiento del Derecho comunitario, y de los aspectos positivos de contar con un espacio natural protegido a escala europea cerca de sus lugares habituales de residencia. Ha sido una torpeza injustificable y una vulneración de la norma legal, negar el acceso a la información técnica, salvo la expresamente crítica por razones de conservación de las especies silvestres objeto de protección, a las continuas peticiones por parte de organizaciones agrarias, como ASAJA. Están en su total derecho, en su condición de ciudadanos, el acceso a toda la información relacionada con el medio ambiente. Además, con la negativa, se ha dado un formidable argumento a los detractores de la ZEPA del Alto Guadiato. No hay nada que ocultar, los criterios y razonamientos que justifican esta iniciativa son incuestionables.

Como indicábamos anteriormente, el grado de confusión que provocan en la opinión pública entidades sociales como ASAJA, es mayúsculo. Por un lado, ASAJA apoyando y colaborando de forma entusiasta, la diversificación del paisaje agrario mediante la recuperación de setos vivos, de formaciones de ribera y de herrizas, del término municipal de Córdoba, en un proyecto impulsado desde el Ayuntamiento de Córdoba, y por otro, se levanta en armas, por la propuesta de declarar como actividad prohibida, actuación regulada actualmente por la normativa sectorial, la eliminación de setos vivos a lo largo de los caminos de acceso a las parcelas de cultivo, dentro de los terrenos que se declararían Zona Especial para las Aves (ZEPA). En que quedamos. O si, o no, pero no se puede, por pura coherencia, valorar positivamente la diversificación de los agrosistemas en un término municipal, y alarmar gratuitamente a la población de Los Pedroches, que determinadas limitaciones van a suponer el acabose de sus sistemas de subsistencia. Eso se llama, demagogia y manipulación, sin más.

Desgraciadamente, Los Pedroches, sin ZEPA, es una de las zonas más depauperadas económicamente, con una de las tasas de envejecimiento más altas de Andalucía e incluso con episodios, ya olvidados afortunadamente en otras comarcas, de emigración, especialmente, personas jóvenes y con elevados niveles de formación. Tanto es así, que precisamente su delicada situación de comarca deprimida y periférica, la situó no hace muchos años, en el centro de las miradas tenebrosas de los responsables públicos de la gestión de los residuos radioactivos. Dicho de otra manera, sin ZEPA, casi nos asignan un almacenamiento geológico profundo, y con ello los desechos radioactivos de alta actividad, o sea, miles de años de pesada y letal hipoteca.

Por tanto, dejémonos de mensaje malintencionados. Los Pedroches esta desde hace décadas en una situación de extraordinaria fragilidad, y la declaración de una ZEPA, se debería de valorar como algo positivo, como un revulsivo socioeconómico, en distintos ámbitos productivos, incluido en el sector agrícola. Las líneas de subvenciones comunitarias estarán en los próximos años muy ligadas a los Lugares de Importancia Comunitaria (LIC), entre los que se incluyen las ZEPAS, en aplicación de la Directiva Hábitats.

Ecologistas en Acción exige a ASAJA un debate limpio, sereno y sin demagogia. Hay cuestiones que no deben de ser objeto de instrumentalización para intereses no confesables.

Por otra parte, demandamos al Delegado Provincial de la Consejería de Medio Ambiente, una convocatoria extraordinaria del Consejo Provincial de Biodiversidad, para que entre todos los representantes sociales interesados, se estructure una comisión o grupo de trabajo donde puedan estar presentes todas las partes, entre ellas, las organizaciones dedicadas a la protección y conservación del medio ambiente.




Visitantes conectados: 599