Oposición a la ampliación del vertedero de RSU de Tharsis

Ecologistas en Acción ha presentado a la Consejería de Obras Públicas un documento de alegaciones en el que se opone a la ampliación del vertedero de basuras del Andévalo ubicado en Tharsis. El proyecto, que ha estado recientemente en fase de consultas, pude ser calificado de una nueva tomadura de pelo de la Diputación Provincial que actúa como promotora, pues casi todas las instalaciones que se proponen en el, ya que están construidas o están en fase de terminación, con lo que la fase de información y participación pública se realiza a posteriori, actuando con una política de hechos consumados.

Para la asociación ecologista no es justificable la solicitud de declaración de interés público para una ampliación del vertedero de rechazos en 13 hectáreas más sin que haya sido sometida en ningún momento a evaluación de impacto ambiental, aún siendo los terrenos en los que se implanta considerados de caracterización natural. Hay que destacar entre otras cuestiones que a finales de los años 90 se reforestaron estos terrenos con encinas, alcornoques y otras especies autóctonas (obteniendo subvenciones) y que la gestión del vertedero actual al cual van a parar los rechazos de la planta de tratamiento de RSUs del Andévalo ha sido nefasta en sus 13 años de funcionamiento : grandes incendios, vertidos de gran cantidad de lixiviados a la ribera cercana, depósito de grandes cantidades de basura desviadas desde Villarrasa o mezcla de residuos incompatibles han sido objeto de denuncias ecologistas en múltiples ocasiones.

Para Ecologistas en Acción no se justifica en ningún momento esta ampliación: si existe un vertedero no saturado con bastantes años de vida por delante ¿qué sentido tiene ocupar una nueva superficie tan grande? . Hay que recordar que el balance de rechazos previsto en la nueva planta es aproximadamente similar a lo generado anteriormente cuando NO se trataban las basuras (unas 60 toneladas /día) perfectamente asumibles en el vertedero a clausurar. Sin embargo se opta por ocupar mucho más terreno, lo que nos hace claramente pensar que el balance de rechazos en la planta pueda ser mucho mayor de lo proyectado o bien se pretenda hacer otros usos de estos terrenos en un futuro, a costa de destruir 13 hectáreas de terreno natural.

La mala experiencia vivida en vertederos de rechazo tales como el de la planta de Villarrasa nos dice que de esta forma se está facilitando el vertido sin tratamiento de miles de toneladas de basuras que pudieran acumularse en la Provincia ante una mala gestión de basuras que se sigue produciendo y agravándose en el periodo veraniego. Todo ello nos lleva a argumentar que esta ampliación es una nueva destrucción no justificada de terreno natural a la cual no debería dársele autorización, utilizando como alternativa una mejor gestión del vertedero actual en el cual existe terreno suficiente, aunque mal utilizado.




Visitantes conectados: 373