Se suspende por 5ª vez la declaración de Hernán por la querella interpuesta por Juan Clavero

La chulería de Hernán Díaz lanzando falsas acusaciones desde la alcaldía se torna ahora en cobardía a la hora de declarar en el Juzgado.

Increíble pero cierto, por quinta se ha suspendido, a petición de Hernán Díaz, su declaración en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 2 de El Puerto en calidad de imputado por la querella que le puso Juan Clavero el pasado mes de junio. Clavero presentó una querella criminal contra Hernán Díaz Cortes, entonces alcalde de esta ciudad, por la campaña injuriosa, de insultos y descalificaciones, que venía desarrollando. Esta campaña cobarde y miserable era una mera represalia por las numerosas denuncias que han interpuesto los ecologistas ante las ilegalidades urbanísticas que se están cometiendo en El Puerto, y que le ha implicado a él mismo y a su concejal de urbanismo.

Hernán, y su abogado Felipe Menéndez, están utilizando todo tipo de maniobras para obstaculizar la declaración del ex alcalde, aduciendo siempre compromisos del abogado en otros juicios, cuando estos son posteriores a la citación del Juzgado. Hernán demuestra así su cobardía al no atreverse a repetir ante la juez las acusaciones que ha venido profiriendo contra Clavero aprovechando su cargo público y los medios del Ayuntamiento. Es evidente que intentan ganar tiempo para no verse procesado antes de las próximas elecciones, pues aunque no se puede presentar, sigue siendo presidente de IP y este procesamiento repercutiría muy negativamente en su partido y en su ya mínima credibilidad.

Hernán Díaz ha acusado a Juan Clavero de hacerse una casa ilegal, de talar árboles, de no ir a trabajar... Dichas manifestaciones, realizadas con profusión de publicidad y recogidas en varios medios de comunicación, conforman un delito de graves injurias, toda vez que cuestionan expresamente y sin base real alguna la honestidad de un conocido ecologista y la profesionalidad de un profesor, pretendiendo con ello dañar gravemente su imagen pública y su propia carrera profesional.

Por todo ello Clavero demanda una pena de 42 meses de multa, un año de inhabilitación y una indemnización de 9.000 €, que serán destinados en su integridad a proyectos de conservación de la naturaleza. Además, el querellado deberá anunciar la falsedad de dichas manifestaciones y rectificar dicha noticia mediante rueda de prensa a los mismos medios de comunicación a los que les fueron realizadas, y publicar la sentencia condenatoria a su costa.

Para el aseguramiento de la responsabilidad pecuniaria que en definitiva puedan declararse procedente, se ha solicitado al Juzgado que procede decretar una fianza de 9.000 € y otros 3.000 € para gastos y costas, procediendo, en su caso, al embargo de los bienes del querellado para cubrir dichas responsabilidades.

Caso de volverse a repetir otra suspensión de su declaración, Clavero se planteará presentar una queja ante el Consejo General del Poder Judicial.




Visitantes conectados: 409