Se cierra por segunda vez la Planta de Recepción de Escombros

Ecologistas en Acción ha tenido conocimiento de que, por segunda vez, la
Planta de Recepción de Escombros que gestiona la empresa privada
Verinsur en la carretera de Trebujena ha cerrado sus puertas a cal y
canto, debido a que el Equipo de Gobierno continúa sin saldar su deuda
con la misma.

Esta organización denunció hace ya cuatro meses que dicha planta no iba
a solucionar el problema de las muchas toneladas de residuos de
demolición y de construcción (escombros) que eran arrojadas de forma
clandestina e ilegal por toda la periferia del término municipal de
Sanlúcar, responsabilizando al Ayuntamiento como único gestor autorizado
en la materia. Pero hasta el momento la Delegación de Medio Ambiente,
encabezada por el concejal del PP Federico Valle, lo único que ha hecho
ha sido colocar pequeños cartelitos en algunas calles de la ciudad
informando de que no se puede arrojar escombros con advertencia de
sanciones.

Así, nuevamente se pone de manifiesto que este delegado municipal miente
a los sanluqueños cuando dice que todo va bien desde el punto de vista
medioambiental. Lejos de erradicarse este problema, persiste. Es más,
todos los expedientes que se han tramitado por parte de la Policía Local -ya que la Unidad de Protección de Medio Ambiente (Uproma) no existe- se
han guardado en un cajón, y los propietarios de las parcelas donde son
conscientes que se están arrojando escombros de manera ilegal no han
recibido ninguna sanción.

En relación la planta, cerrada desde ayer martes, Ecologistas en Acción
no comprende cómo se puede dejar sin servicio a los transportistas de la
ciudad que pagan las tasas establecidas por la empresa que la gestiona
(aunque un número muy reducido de ellos continúa vertiendo en lugares no
autorizados), cuando es el propio Ayuntamiento el único que no ha pagado
lo que le corresponde. Dicho sea de paso, muchos de los transportistas
afectados han pedido la pertinente hoja de reclamaciones a la empresa y
ésta se ha negado a facilitarla, lo cual constituye una falta grave.

Federico Valle está haciendo un flaco favor al medio ambiente, está
demostrando a la población que al Equipo de Gobierno PP-AS no le
interesa lo más mínimo esta materia y, además, aparte de pisotear la
imagen de la ciudad, está jugando con el sector del transporte, a pesar
de que éste cumple con la ley.




Visitantes conectados: 434