¡Ábrete boca!

Con motivo de la visita que hace poco realizó junto a la ministra Narbona a las obras del trasvase Tajo-La Mancha, dijo sin cortarse un pelo que la tubería en cuestión acabaría con “una injusticia histórica”.

Suponemos que el presidente dice esto porque de injusticia histórica cabe calificar a un trasvase, el Tajo-Segura, que, construido en plena dictadura en un intento de enmendar la plana a la naturaleza, ha dejado durante años a las poblaciones ribereñas del Tajo viendo como pasa ante sus narices el agua que tanto necesitan, camino de las urbanizaciones y campos de golf del Levante español.

Pero una injusticia no se resuelve con otra. Tan indecente es que se trasvase agua con estos fines a la Comunidad Murciana, como que, en su lugar, dicho agua se traiga a La Mancha para regar los campos de golf del Reino de don Quijote o cualquier otro de los muchos pelotazos de similar índole que últimamente proliferan en nuestra tierra seca.




Visitantes conectados: 451