Los barcos arrastreros siguen esquilmando los fondos marinos

El pasado día 24 de febrero, se encontraba faenando un barco arrastrero en la playa de Sotogrande.

La legislación española prohíbe a los barcos de arrastre que faenen a menos de 50 metros de profundidad, para preservar los hábitats de Posidonia oceanica y otros frágiles ecosistemas marinos de alta biodiversidad que actúan, además, como áreas de reproducción y cría de numerosos animales marinos, incluidos peces que posteriormente son objeto de explotación comercial.

Los biólogos coinciden con muchos otros investigadores de distintas universidades y de institutos científicos en que el límite establecido por la ley es demasiado permisivo, y que en realidad el impacto de la pesca de arrastre debería ser eliminado de toda la plataforma continental, que se extiende hasta los 200 metros de profundidad.

Sin embargo, incluso la tolerante legislación existente es incumplida por los barcos arrastreros. Con motores de potencias mucho más altas que las declaradas y permitidas por la ley, los barcos de pesca de arrastre, con sus pesados aparejos cargados de puertas de metal y cadenas para ‘arar’ el fondo marino se introducen dentro de las zonas prohibidas y destruyen los valiosos ecosistemas costeros. Hay que poner fin a esta violación impune de la ley.

Por todo ello, Ecologistas en Acción del Campo de Gibraltar, hemos solicitado a la Consejería de Agricultura y Pesca de la Junta de Andalucía, información sobre la profundidad a la que se encontraba este barco arrastrero.

Ecologistas en Acción del Campo de Gibraltar ya hemos hecho varias denuncias sobre este tipo de pesca.




Visitantes conectados: 442