Razones contra la central térmica de Ledesma

De llevarse a cabo la instalación de la Central Térmica en Ciclo Combinado de 800 megavatios, los ecologistas advierten de que estaríamos ante uno de los proyectos de generación de energía sucia con mayor potencia instalada de España, con lo que la salud de las personas de la comarca de Ledesma (incluidos el alfoz y la misma capital de Salamanca) se verá gravemente amenazada. A ello, habría que añadir las repercusiones contaminantes en recursos básicos como la agricultura y ganadería, en los pequeños negocios artesanos, en el emergente turismo rural atraído por la Villa de Ledesma y el Parque Natural de Arribes del Duero, en los cauces de agua y en el paisaje. Parece que, una vez más, Salamanca y su provincia vuelven a ser el blanco para instalar y desarrollar proyectos contrarios a la salud y al medio ambiente de sus habitantes, pues a la amenaza nuclear permanente le acompañan la pérdida de valles únicos como el del Alto Águeda, por la presa de Irueña, o el derrumbamiento de la Alta Montaña de Béjar, por el esquí sin futuro de La Covatilla. Ecologistas en Acción de Salamanca llama a la población para que desde su movilización exija a los políticos provinciales y autonómicos del PP y del PSOE a que expresen en las próximas elecciones un compromiso claro para disfrutar de un ambiente libre de CO2 y sin que ponga en riesgo las posibilidades de un desarrollo económico sostenible, desechando la Térmica de Ledesma.

A través de los medios de comunicación conocemos en Salamanca que la empresa eléctrica Endesa, considerada como una de las más contaminantes de Europa y alejada de los objetivos Kioto para frenar el Cambio Climático, ha iniciado los trámites previos y una campaña engañosa de información para poder construir en las proximidades del casco urbano de Ledesma una Central Térmica, de las llamadas de Gas en Ciclo Combinado con una potencia de 800 megavatios. Para la asociación ecologista, los puestos de trabajo que se anuncian forman parte de la cortina de humo (sucio) al uso en estos proyectos tan contaminantes y peligrosos, pues la demanda de mano de obra no pasará de ser eventual y especializada para uno pocos elegidos.

A Ecologistas en Acción le resulta sospechosa la ubicación de este tipo de instalaciones en una provincia que es claramente excedentaria en producción energética (el 85 % sale para ser consumida fuera), y que se haga, curiosamente, anunciando la solución al empleo local para los altísimos niveles de despoblación y de envejecimiento de Ledesma.

Se desprecia, eso sí, el hecho de que en esta provincia las continuas inversiones en grandes infraestructuras no han servido ni para desarrollo tecnológico propio, ni mucho menos para fijar dicha población, o para desarrollar políticas activas que sirvan para reparar esta sonrojante situación. Como bien conocen los vecinos de la comarca, las provincias de Salamanca y Zamora ya han sacrificado parte de su mejor patrimonio natural en aras de un malentendido progreso, que por estas tierras ha pasado de largo. El trabajo que se ofrece no es más que una cortina de humo (para maquillar el impacto y engañar a la población) pues la demanda laboral será eventual durante la construcción, y especializada y escasa después para uno pocos elegidos y traídos de fuera por Endesa; o lo que es lo mismo, la empresa Endesa ofrece a la gente de la comarca “pan para hoy y hambre para mañana”.




Visitantes conectados: 343