Un bosque-isla, de gran valor ambiental, podría desaparecer

La empresa arenera de Arcos ha solicitado en varias ocasiones a Consejería de Medio Ambiente la tala de una zona que queda sin explotar en el Pinar de Arcos. Pretenden talar unos 100 alcornoques y unos 200 pinos de hasta 40 centímetros de diámetro, que se sitúan entre dos frentes de canteras. Parece que para la Consejería de Medio Ambiente, a pesar de la insistencia de la empresa, tiene que someter esta nueva explotación a Evaluación de Impacto Ambiental. Esperamos que sea desfavorable. Sería muy lamentable que existiendo extensísimas zonas de cultivos agrícolas con concesión minera por explotar, se autorizara talar un bosque-isla de un inmenso valor ambiental.

Esperamos que el parque peri-urbano que la empresa minera ha "regalado" al Ayuntamiento de Arcos, después de explotarlo, no se convierta en una mera compensación a cambio de hacer desaparecer pinos y alcornoques centenarios. Las restauraciones que se realizan de las zonas ya explotadas, como este parque, no promueven el desarrollo de una flora mediterránea diversa y de una fauna rica en insectívoros, fringílidos, mamíferos, rapaces..Es decir, nada tienen que ver con el valor ambiental de la zona original eliminada con el permiso de la autoridad.

En definitiva, a la destrucción de capas freáticas de nuestras reservas de agua por la explotación minera, como puede verse en la foto, se podría unir la desaparición definitiva del Pinar de Arcos, por el que hace unos 30 años vecinos de Arcos se manifestaron e incluso fueron detenidos al intentar impedirlo. Si las autoridades no lo remedían, el pueblo de Arcos se quedará sin lo que resta de su mejor "pulmón" y lugar de esparcimiento para asociaciones y vecinos de Arcos. Ahora es el momento de parar la nueva explotación. Después será tarde. Si la Junta y el Ayuntamiento no lo impiden, demostrarían que les importa bastante poco el Pinar de Arcos, el deseo de los arcenses y el desarrollo sostenible del que tanto hablan.

Hacemos un llamamiento al pueblo de Arcos para que se manifieste en contra de la desaparición definitiva del Pinar de Arcos. Sería perniciosa para nuestro medio ambiente. No se puede pedir a la ciudadanía el ahorro y la eficiencia energética o difundir campañas en favor del árbol, mientras que las autoridades facilitan el deterioro de nuestro entorno, como son nuestros árboles, nuestra atmósfera y nuestra agua.

Por último, tenemos que señalar que los caballistas que tomaban el Camino de los Aceiteros (camino de herradura por donde nuestros antepasados llevaban el aceite que se producía en esa zona) para ir a la Fiesta del Caballo que se celebra en el Pinar, tendrán que utilizar otra vía en lo sucesivo. Quizás la carretera peligrosa de Algar. Parte del camino son ya hoyos del campo de golf, otra parte está, o estaba, en obras a causa de una zanja para una tubería de agua de 28 centímetros de diámetro y cerca de 2000 metros de larga, que va a unir la Morla con este complejo golfista-inmobiliario, que nunca se sacia de agua: pozos interiores, agua de la depuradora y además este nuevo "enchufe" de 28 centímetros de grosor. ¿Podría llegar a consumir el campo de golf y sus viviendas la cantidad de agua aproximada que utilizan unos 20.000 ciudadanos de Arcos? La respuesta es bien sencilla. En el término de Arcos, un pueblo de unos 30.000 habitantes, en dos años se ha pasado de consumir el agua de unos 30.000 habitantes a consumir el de unos 230.000 habitantes ( térmica + campo de golf + consumo pueblo). Y no hablamos de las reservas destruidas. El derroche de agua nos perjudicará en el futuro.

Hemos enviados escritos a la Alcaldesa de Arcos y a la Delegada Provincial de Medio Ambiente para que impidan la destrucción definitiva del Pinar de Arcos.




Visitantes conectados: 458