Noveno aniversario de la catástrofe de Aznalcóllar

Con motivo del noveno aniversario de la catástrofe de Aznalcóllar, próximo día 25 de abril, WWF/Adena y Ecologistas en Acción alertan de las consecuencias irreversibles que tendría para el Corredor Verde del Guadiamar su conversión en un canal de riego. Ambas organizaciones exigen a la Confederación Hidrográfica y a la Consejería de Medio Ambiente que el agua del embalse del Agrio se use para fines ambientales de Doñana, en cumplimiento de lo dispuesto por la Directiva Marco de Aguas de la Unión Europea.

WWF/Adena y Ecologistas en Acción denuncian que la cesión de aguas del embalse del Agrio pone en riesgo la recuperación ambiental del Guadiamar y las marismas de Doñana. Hasta el cierre de las minas de Aznalcóllar, las aguas de este embalse eran usadas por la empresa minera Boliden-Apirsa SL.

Una vez clausurada la mina, se decidió utilizar el agua para recuperar el Corredor Verde y para alcanzar los objetivos del proyecto de restauración “Doñana 2005”. Sin embargo, al caducar la concesión que tenía la mina, parece haberse abierto una carrera para hacerse con las aguas del Agrio: hasta 8 entidades y particulares han presentado solicitudes ante Confederación Hidrográfica del Guadalquivir.

De llevarse a cabo estas concesiones, el Guadiamar se convertiría en un canal de riego para abastecer nuevos regadíos, así como algunas zonas que ahora se abastecen de pozos ilegales. Así, desaparecerían los procesos naturales propios de un río mediterráneo, ya que tendría que llevar agua a los regadíos en momentos del año en que de forma natural iría seco. Como consecuencia, el Guadiamar perdería su enorme valor como corredor ecológico.

WWF/Adena y Ecologistas en Acción solicitan a la Confederación del Guadalquivir que deniegue las peticiones de agua para regadíos. Antes de cualquier decisión es necesario estudiar los caudales ecológicos necesarios para el Espacio Natural de Doñana y el Paisaje Protegido del Corredor Verde del Guadiamar.

Estas organizaciones consideran además urgente que la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, en coordinación con la Consejería de Agricultura y la Confederación del Guadalquivir, ponga en marcha un Plan alternativo para la zona de los Hatos, una zona de regadío al Norte de Doñana. Este Plan debería prever la ordenación de la zona regable, la eliminación de los regadíos ilegales e insostenibles, el cierre de pozos, la declaración del acuífero como sobreexplotado y medidas para cambiar aquellos cultivos que sean de baja rentabilidad social y ambiental, asegurándose el resto de los cultivos de forma sostenible.




Visitantes conectados: 425