Comentarios de actualidad 2009

Patética saña de la libertad neoliberal

26 de diciembre de 2009

Las advertencias ecologistas sobre el acuerdo internacional para que no hubiera acuerdos reales en la cumbre del clima de Copenhague, tuvieron por desgracia un eco cierto en la celebración de esa malograda conferencia mundial.

Fue escasa la repercusión que tuvo en los gobernantes del mundo el clamor social, que obviaron las aseveraciones científicas y tornaron la mirada a la religión del crecimiento productivista como forma de huir hacia delante en la crisis económica.

La cantidad de gobernantes en Copenhague sólo fue proporcional a la inutilidad de los mismos. Así las cosas, los únicos que actuaron con coherencia fueron los miembros de la sociedad civil, que expresaron su alarma ante la lamentable actitud de la clase política ante el reto global más importante al que se enfrenta la humanidad.

Estos adalides de la libertad de empresa y comercio, traficantes de las miserias ajenas y mercachifles de la conciencia, fueron incapaces de alcanzar un acuerdo legalmente vinculante que redujera con cifras las emisiones de GEI. Mientras, en las calles de Copenhague miles de personas fueron reprimidas violentamente por la policía, cuando se podían practicar detenciones arbitrarias y preventivas. Miles de personas fueron detenidas sin cargos y vejadas.

Mientras los gobernantes consideraban la salvaguarda de nuestro plantea como un hecho opcional (en Copenhague optaron por no hacerlo), cientos de activistas del plantea eran encarcelados por exigir "Justicia Climática" responsabilidad ante un cambio climático que está causando muertes y creando un ecosistema global donde la vida digna será cada vez más difícil.

En este momento de iniquidad gubernamental, contrasta la madurez pacífica de aquellos y aquellas que optan por el discurso de acción como forma de clamar ante el desvarío de los gobiernos. Un desvarío que, ante las cifras de refugiados ambientales, hambrunas, sequías, etc., fluctúa entre el suicidio y el asesinato masivo.

La represión gana, el clima pierde

20 de diciembre de 2009

Mientras que la Cumbre de Copenhague se cierra con un contundente fracaso, y los líderes mundiales, con Obama a la cabeza, se sacan un acuerdo de la chistera que no tiene ni compromisos de reducción de emisiones para intentar mitigar el evidente fracaso, varios ecologistas y activistas contra el cambio climático siguen en la cárcel.

Durante 15 días, la policía danesa ha cargado violentamente contra todos los que se manifestaban en las calles de Copenhague, y han detenido a miles de personas que lo único que habían hecho era reclamar un acuerdo justo y vinculante contra el cambio climático. Con el cambio legislativo realizado pocos días antes, la construcción de unas amplias jaulas preparadas para retener a los manifestantes, y la conversión del Bella Center en un “bunker”, casi impenetrable hasta para las miles de personas acreditadas, el Gobierno de Dinamarca se había “atrincherado” ante una Cumbre que debía ser histórica en la lucha contra el cambio climático, pero que lo ha sido por su brutal represión.

Pero esa represión no ha finalizado con el cierre de la Cumbre del Cambio Climático. Cuando todos los participantes en la misma están llegando ya a sus países de origen, en las cárceles de Copenhague permanecen decenas de activistas contra el cambio climático. Algunos de estos encarcelados son los miembros de Greenpeace, entre ellos Juan López de Uralde Director de Greenpeace España, que se unieron a la comitiva de los Jefes de Estado cuando asistían a la cena con la reina en el Parlamento danés y desplegaron una pancarta con el texto “Los políticos hablan, los líderes actúan”. Ante esta acción no violenta, que en ningún momento ha conllevado ningún riesgo para los Jefes de Estado ni la reina, un juez danés ha decidió mantener a estas personas en prisión preventiva (tan preventiva como la invasión de irak) hasta el 7 de enero. Una decisión sorprendente, injusta y que nadie puede entender en un estado supuestamente libre y democrático.

De esta forma, mientras que los líderes mundiales que no han querido frenar el cambio climático, vuelan en aviones oficiales hasta sus casas, y descansan de tanto esfuerzo, algunos activistas “culpables” de defender pacíficamente sus ideas con unas pancartas, se ven retenidos en la cárcel, donde quieren que pasen las navidades como si hubiesen matado a alguien.

Hoy somos muchos los que nos sentimos, nuevamente, defraudados, pero también encarcelados hasta que todos los compañeros de lucha puedan volver a sus casas.

Sólo un acuerdo político es inaceptable

18 de diciembre de 2009

El texto que se está negociando no cumple ninguna de las tres condiciones principales de la mayor parte de la población mundial. No es legalmente vinculante, no es ambicioso y no es justo para todos los habitantes del planeta.

El documento que se maneja para que finalmente se convierta en el Acuerdo de Copenhague no será más que una declaración política, lo que no responde a las demandas sociales ni a la expectación creada.

  • Nada de compromisos de reducción de los países industrializados.
  • Sólo compromiso de transparencia de los emergentes.
  • La financiación conocida: 10.000 millones antes de 2012 y 100.000 para 2020.
  • Y una arquitectura nefasta donde este documento será una declaración presidencial que irá al plenario para que salga como una decisión de la COP. Hasta 2016 no habrá obligaciones ni seguridad jurídica, lo que implica un paréntesis paralizador del proceso de lucha contra el cambio climático y un riesgo en la democracia ya que peligra su continuidad en el seno de Naciones Unidas.

Algo está podrido en el Estado de Dinamarca

17 de diciembre de 2009

Según la definición de paralelismo, dos rectas son paralelas si el único lugar en el que se unen o se cruzan es el infinito. Trasladado a la práctica pueden encontrarse multitud de casos en los que la literatura, y sobre todo la poesía, han utilizado esta situación para expresar desencuentros y amores imposibles. En principio, ciñéndose a la ciencia más tradicional, las dos rectas no sólo no se juntarán en el futuro, sino que nunca lo estuvieron en el pasado.

Resulta curioso analizar el proceso de la Conferencia de las Partes de Naciones Unidas sobre Cambio climático aquí en Copenhague. A la vez que las negociaciones se convertían en un asunto realmente importante para los gobiernos de los países enriquecidos, la posibilidad de la participación democrática de las organizaciones sociales iba disminuyendo. Y es complicado de explicar la contradicción detectada entre este hecho y la teoría, ya que en el pasado ambas rectas recorrían el camino juntas, con sus discusiones y diferencias, pero juntas.

Ahora las cifras, imanes naturales de titulares en la prensa, se situarán en el primer lugar en los discursos, y un problema tan complejo como el cambio climático, con implicaciones ambientales y sociales enormemente profundas, será afrontado con declaraciones y no con medidas detalladas. Quienes hasta ahora analizaban en tiempo real los detalles de las negociaciones, y establecían la visión global de las consecuencias de las relaciones entre todos los apartados, han sido empujados a una vía paralela en sentido contrario.

Si lo anterior significa además que la responsabilidad histórica del cambio climático ha pasado de moda y que los compromisos se van a fijar a partir de ahora se harán mediante las emisiones actuales de los países sin tener en cuenta el número de habitantes, las reglas del juego habrán cambiado, la multilateralidad será historia y la deuda de carbono que los países enriquecidos tienen contraída con el resto se habrá cancelado sin razón alguna.

Se hace muy complicado en estas circunstancias, en este momento histórico, no recordar las palabras de Hamlet. Sería deshonesto no reconocerlo.

Diálogos congelados

15 de diciembre de 2009

El aire que se respira en Copenhague es frío y húmedo. El frío congela la participación de la sociedad en las negociaciones y la humedad no consigue facilitar la fluidez de los acuerdos ambiciosos. Aquellas personas que estén siguiendo el desarrollo de la Cumbre se habrán dado cuenta de que algunas situaciones resultan ridículas con demasiada frecuencia. Por ejemplo, el cruce de mensajes.

Mensajes que se envían desde dentro de las negociaciones de Copenhague:

  • Esto es demasiado importante para que estéis presentes

Mensajes que se introducen desde fuera:

  • El mundo os está observando

Dentro:

  • Responsabilidad común pero diferenciada por capacidades

Fuera:

  • Justicia climática YA

Dentro:

  • Es conveniente fusionar el proceso anterior (Protocolo de Kioto) con el nuevo (Copenhague)

Fuera:

  • No aniquiléis el Protocolo de Kioto. Todavía os queda cumplir el segundo periodo de compromiso

Dentro:

  • Firmaremos el acuerdo que podamos alcanzar

Fuera:

  • No vale cualquier acuerdo

Las restricciones a la participación de las organizaciones sociales supondrán una brecha todavía mayor a los mensajes que se envían desde uno y otro lugar. La diferencia principal es la cantidad de personas a las que representan unos y otros, y la urgencia de la mayoria.

El miedo mutila la participación en Copenhague

14 de diciembre de 2009

La semana más importante de la historia reciente, que marcará el futuro de centenares de millones de personas, sobre todo de aquellas que no han oído nunca el término “cambio climático”, comienza hoy. Una semana que está condicionada por la llegada en masa de jefes de gobierno (más de cien). Condiciona hasta el punto de limitar la participación de las organizaciones sociales en el recinto de las negociaciones, ya que por primera vez Naciones Unidas impone cuotas al número de personas de estas organizaciones que acceden al centro de conferencias. Parece de esta forma que algunas de las cosas positivas que caracterizaban este proceso internacional sobre el clima durante años se van perdiendo. Éste, que es un problema global, y no sólo a nivel de países, supone un reto social del que, como resulta evidente, no se puede excluir a la propia sociedad.

Las movilizaciones sociales que vienen produciéndose en las últimas semanas, y no sólo en Copenhague sino en todo el globo y en particular a lo largo y ancho del territorio del estado español, ponen de relieve la preocupación social acerca de la búsqueda de soluciones reales al cambio climático. Cada vez más y más personas individuales, y organizaciones sociales, de diferente procedencia geográfica, ideológica o temática, reclaman autenticidad. Reconocen que algunos intentos para limitar el cambio climático ya no sirven, que la utilización mediática de ciertas iniciativas no puede prosperar, que la medicina para la enfermedad no puede proceder del veneno.

La gente en la calle no hace más que repetir bien alto que algunas actividades son incompatibles, por naturaleza, con la lucha contra el cambio climático. Derroche energético, carreteras, coches, comercio global, consumo innecesario, deforestación, y agroquímicos, entre otras, deben cambiar con la ola del cambio. Sus promotores, quienes se han enriquecido con ellas, tienen los días contados.

Los jefes de gobierno, que decidirán en nombre de sus poblaciones, deben escuchar las voces de esas poblaciones, y no a los representantes de las actividades incompatibles con el bien común. Ni a los organismos internacionales ademocráticos que las fomentan, con el Banco Mundial a la cabeza.

Sin embargo, el miedo atenaza y no permite tomar buenas decisiones. El miedo empuja hacia los caminos conocidos. El miedo reduce la ambición, la creatividad, la comunicación. Estrecha las miras y encoge el corazón. El miedo se ha instalado en las mentes de los mediadores del mundo para mutilar la participación de la sociedad en el momento más inoportuno.

Aunque saben que ellos solos no pueden. Aunque saben que ellos solos no deben.

Marcha de las Luciérnagas por Aminatou Haidar y un Sahara libre

4 de diciembre de 2009

El próximo 11 de diciembre a las 19:00 h. saldrá de la Puerta del Sol de Madrid, una marcha silenciosa promovida por el colectivo Voluntad y Determinación y secundada por decenas de entidades ciudadanas, que llegará hasta el Ministerio de Asuntos Exteriores, donde se pedirá que el Gobierno español culmine el proceso de descolonización saharaui, pendiente desde hace décadas.

Mientras tanto, la activista saharaui Aminatou Haidar, permanece en huelga de hambre, débil físicamente, pero fuerte en su determinación. “No quiero seguir siendo la madre de mis hijos si mis hijos no me ven como una madre digna” afirmó ayer ante periodistas y simpatizantes.

La prepotencia de Marruecos, una dictadura invasora que atenaza los derechos de sus habitantes, es secundada por la actitud de España, que día a día sigue desoyendo las resoluciones de la ONU y acrecentando la deuda histórica con un pueblo al que prometió un referéndum para su autodeterminación, que jamás se llevó a cabo.

Por eso, medidas como la Marcha de las Luciérnagas, de apoyo a la resistencia saharaui merecen ser apoyadas para dejar de ser cómplices de una injusticia que lleva más de 30 años condenando a todo un pueblo a vivir en el ostracismo.

Un torrente de vitalidad, compromiso y cariño

Epitafio ante la muerte de Eladio, queridísimo compañero de CGT

16 de noviembre de 2009

Hoy nos hemos enterado de la muerte de Eladio Villanueva, anterior secretario general de CGT, y compañero de muchas batallas por un mundo mejor, solidario y libre.

Eladio era una persona con una vitalidad desbordante, que trasmitía el amor por la existencia a todo su entorno, y que sabía animar como nadie al personal para luchar contra las injusticias.

Era un militante de base de CGT, de enorme valía, que llevó con humildad y maestría el cargo de máxima responsabilidad en el sindicato. Y tuvo, además, la gran modestia y valentía de dejar la secretaría de CGT cuando sintió que era necesario, para seguir aportando su apoyo como un militante más de base. Y eso es lo que ha hecho sabiamente para su organización hasta el último momento.

Pero Eladio era también alguien que valoraba como nadie la necesidad de confluencia con otros movimientos y organizaciones sociales afines, además estaba siempre abierto a escuchar a otras personas y dispuesto a aprender de cualquier aportación exterior.

Eladio nunca ejerció de “patriotismo” organizativo, aunque fuese consciente de la importancia de contar con una organización potente. Pero una organización que confluyera también con otros movimientos y luchas no sindicales. Un ejemplo de ello, que vivimos muy directamente, fue cómo impulsó la implicación de CGT en el llamado Movimiento contra la Europa de Maastricht y la Globalización Económica. Eladio fue una persona clave en la gestación de las movilizaciones antiglobalización y anticapitalistas en el Estado español y en la confluencia con los sectores del sindicalismo alternativo, así como en la implicación del sindicalismo libertario en temas y retos nuevos.

Él abrió también una línea de colaboración estratégica entre CGT, Baladre y Ecologistas en Acción, y en esa confluencia más pronunciada lo vivimos y lo disfrutamos, porque Eladio era mucho más que un militante. Era, como decimos, una persona que amaba la vida, que sabía disfrutarla a tope, y que le gustaba compartirla con los que le rodeaban.

Siempre nos acordaremos de las comidas contigo compañero, o de las veces que coincidíamos para tomar unas cañas (¡las que hicieran falta!) para hablar de lo “divino” y de lo humano, para hacer política. Y sobre todo era un tipo divertido y cariñoso, muy cariñoso, que siempre que te veía te pegaba un tremendo achuchón lleno de ternura que te levantaba un par de palmos del suelo.

Eladio era una persona inspiradora de la vida y emancipadora, y sus abrazos abarcaban el mundo y daban fuerza a multitudes en todos estos años. En definitiva, era una persona tierna, a pesar de su apariencia de ferroviario agreste.

Siempre permanecerás en nuestra memoria. Descansa en Paz, compañero.

Otro aniversario del Prestige

13 de noviembre de 2009

Hoy se cumple un año más del hundimiento del Prestige. Un año más del desastre ambiental que conllevó.

Hoy es un día para recordar las consecuencias de nuestro modelo energético petrolero, de un sistema económico globalizado, de la impunidad de las empresas privadas, de la inoperancia de las leyes estatales en el contexto actual, de la insensibilidad ambiental de gobernantes cortoplacistas.

Pero, más importante que todo ello, es un día para recordar como la sociedad se autoorganizó para salir al mar y saltar a la playa. Se pringó de negro para devolver el color a la costa. Como mostró una impresionante capacidad de reacción y articulación.

Para luchar por un mundo sostenible necesitamos, al igual que hacen los ecosistemas, no perder la memoria porque, sin memoria, perdemos la brújula. Necesitamos celebrar los cumpleaños de los avances y lamentar los aniversarios de los desastres.

Vover a casa

Barcelona, 7 de noviembre de 2009

La reunión ha terminado con los discursos en el plenario. Los delegados de los países comienzan a salir lentamente de la sala, y cuando alcanzan la puerta del centro de conferencias e ingresan en la calle como ciudadanos de a pie, bajan la mirada, arrastran los pies y se zambullen en sus pensamientos. Las decisiones que han tomado quedan atrás, en los papeles que pasarán a la historia y de los que nadie se siente plenamente responsable.

Mientras algún delegado estadounidense llega al aeropuerto pensando en cómo lograr una mayoría en el senado para firmar un acuerdo internacional sobre cambio climático, el que sea, otro delegado europeo se siente aliviado porque finalmente han conseguido que todo el mundo piense que son “los de siempre” los que tienen la culpa de que el proceso de negociación no avance y corra peligro de romperse. Puede que estos dos delegados coincidan en el aeropuerto para volver a casa con un tercero, de casi cualquier país del mundo, que vaya pensando en cómo explicar a sus ciudadanos lo inexplicable, casi lo de siempre.

Aunque la situación anterior sea posible, la situación más probable sería que los delegados de los países no caminasen ni viajasen solos, y que comentasen entre ellos sus preocupacionnes personales. Todos pensarían en sus respectivas casas como en el anhelado lugar donde conseguir un merecido descanso; el refugio. Un refugio muy diferente para cada uno de los delegados y delegadas de todos los países del mundo, a quienes queda menos de un mes para volver a verse las caras en el momento definitivo y con mucho más frío.

Incluso ellos mismos dudan de las decisiones de sus jefes políticos en los próximos treinta días. Aunque en realidad los que dudan son una pequeña minoría, como el 20 % de los representantes. La inmensa mayoría saben que sus jefes políticos volverán a tener en su mano pocas decisiones nuevas que tomar, serán las mismas de siempre, las que llevan tomando en los últimos quince años. La falta de novedades provoca el aburrimiento y el cansancio. Los delegados duermen ya en sus camas, en sus camastros, en sus suelos.

Aparecen los sueños inquietantes que con demasiada frecuencia perturban el descanso.

Y es que, en la oscuridad, siempre deseamos saber quién está detrás de la cortina.

La relatividad del tiempo

Barcelona, 6 de noviembre de 2009

Según el cajón de la física que abrió Einstein en su día, hace alrededor de un siglo, el tiempo se dilata a medida que nos acercamos a la velocidad de la luz. En otras palabras, a mayor velocidad el tiempo pasa más lento. Además este hecho es algo que percibimos constantemente expresado de otra forma. Por ejemplo, cuando decimos que nos ha cundido mucho el tiempo, en realidad queremos decir que gracias a nuestras habilidades, capacidad de concentración y de trabajo hemos hecho muchas cosas en poco tiempo.

Si bien la percepción sensorial de este fenómeno es bastante frecuente, en algunos casos concretos no parece que terminemos de asimilarlo. Se puede considerar que la actitud de los países enriquecidos del Norte, y su postura ante las negociaciones del clima de Barcelona que finalizan hoy, son la oportunidad más reciente de ser testigos de este hecho. El último caso diagnosticado es el de la Unión Europea. En escasas horas ha pasado de percibir que había tiempo suficiente para alcanzar un acuerdo legalmente vinculante dentro de un mes en las negociaciones de Copenhague utilizando los resultados de la reunión de Barcelona, a dar un paso atrás y expresar que hará falta un periodo de tiempo adicional posterior a esta COP15 danesa.

Si este cambio repentino de percepción sensorial fuera considerado una enfermedad, el paciente en este caso estaría grave y se tendría que hospitalizar a la UE. Aunque como si de un virus se tratara, este cambio se ha ido contagiando de un país a otro casi desde el comienzo de las negociaciones, en las que por cierto los grupos de contacto entre países se multiplican por momentos. Por tanto el trabajo se intensifica y aparece la posibilidad de convertir en probable lo que anteriormente se mostraba imposible.

En la obra más conocida de Kafka, un joven se levanta un día de la cama convertido en un insecto sin saber por qué ni cómo. Al igual que en esta historia, la UE sentirá la angustia de no poder volver a su antojo a percibir la realidad como lo hacía antes, es decir, con el convencimiento de que trabajando duro se consigue dilatar el tiempo para conseguir un tratado justo y sostenible en un mes.

Destapando las cartas

Barcelona, 5 de noviembre de 2009

Sucede normalmente que utilizamos metáforas, comparaciones y ejemplos para intentar explicar lo inexplicable o lo extremadamente complejo. En los años que lleva funcionando la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (CMNUCC) se puede considerar excepcional quien haya participado de alguna forma en las negociaciones multiraterales y no haya intentado alguna de estas estrategias.

Primera metáfora: el grupo de países africanos dio el martes un puñetazo encima de la mesa para conducir la atención y los esfuerzos de las negociaciones hacia lo que creen justo. No en vano su posición se resume en la siguiente frase: "Nuestra gente muere por el calentamiento y Occidente no hace nada" Bloqueo es otro de los nombres que se le da a esta acción. Aunque pulso responde mejor a la realidad.

Segunda metáfora: las negociaciones son una partida de cartas donde los participantes se guardan las mejores jugadas para el final. Tradicionalmente ha ocurrido así, y esto ha acarreado una larga lista de damnificados por los retrasos en la toma de decisiones, que en el caso del cambio climático supone pérdida de vidas humanas o el empeoramiento de las condiciones de vida. Siguiendo la lógica de esta metáfora, la partida de cartas es un juego de suma cero, es decir, alguien gana y el resto pierde.

Tercera y cuarta metáforas: se presenta el dilema de quién fue primero si la gallina o el huevo para tirar balones fuera y no asumir las responsabilidades propias. Se da muy a menudo en estos foros y ya no extraña a nadie.

Quinta metáfora: una vez que cae la primera ficha de dominó estratégicamente colocada, caen progresivamente todas las demás.

Sexta metáfora: las buenas nuevas, por escasas, son muy aplaudidas por las gentes de bien.

Séptima metáfora: el paso del tiempo es como una cuenta atrás con un gran cero al final de la misma.

Resumen metafórico: los países africanos dieron un golpe en la mesa donde se jugaba la partida de cartas, lo que provocó que el resto de países descubrieran algunas de las suyas y se empezaran a aclarar algunas incógnitas. Una de ellas fue la postura de Estados Unidos de América de agarrar bien sus cartas y proclamar que no las mostrará hasta el final de la Cumbre de Copenhague en diciembre. Lo que conduce al dilema de quién existió antes, si la gallina, en forma de insensibilidad del pueblo estadounidense o el huevo, del lastre que supuso la anterior Administración, de Bush. Sin embargo el nombre de Obama no aparece.

Está por ver en los próximos horas y días si la primera ficha que cayó fue la postura africana, la segunda la del resto de países del G-77 (grupo de los 77 países)+China y así sucesivamente de manera más rápida de lo que se viene observando en los últimos tiempos. Si las fichas siguen cayendo, la buena nueva será doble, por buena y por extremadamente novedosa. En tal caso, se podrá alcanzar un acuerdo en Copenhague y las probabilidades de que sea bueno serán mayores, mucho mayores, librándose la inmensa mayoría de la población mundial del cero final.

Metáfora final: está visto que la táctica de esperar a que descubran las cartas los países privilegiados no sirve, es necesario destaparlas.

La rebelión de los pobres

Barcelona, 4 de noviembre de 2009

El riesgo que corren los poderosos cuando se olvidan de que lo son a costa del sometimiento de otros y otras es que traspasen el umbral de la dignidad social. Es en esos momentos cuando los/as oprimidos/as se empoderan tanto que se les plantan delante y les hacen sentir sus quejas. En esos casos la sorpresa se apodera de ellos y durante algún tiempo reina.

Ser testigos de un suceso previsible no rebaja la satisfacción cuando éste se termina materializando. No por esperado el hecho de que los países africanos se plantaran ayer en las negociaciones sobre el clima de Barcelona, es menos útil y esperanzador. Algunos de los países más empobrecidos del planeta se han hartado de que los enriquecidos dirijan la agenda de las discusiones hacia sus propios intereses. Quieren empezar a ver negro sobre blanco cifras de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero en los países del norte. Ese es el primer paso de un acuerdo en Copenhague, justo y sostenible.

Durante casi todo el día la evolución de las negociaciones estuvo pendiente del grupo africano. Utilizaron la estrategia que tan útil les ha resultado en otras ocasiones a algunos países con objetivos mucho menos respetables. La atención se centró en un grupo de países a los que las sociedades enriquecidas del norte más deben compensar por sus emisiones históricas y por las actuales, así como por todos los costes de adaptación a los efectos del cambio climático y por la imposición de un modelo de desarrollo insostenible. Precisamente por eso dijeron “¡Basta!” después de tanto tiempo.

Nadie puede olvidar que las llaves de casi todas las puertas hacia un buen acuerdo están en poder de los países, mal llamados, desarrollados. Sin embargo, este tipo de iniciativas puede dar lugar a la aceleración de este proceso. Hay que agarrar del brazo a quienes tienen las llaves, acercarles a las puertas y dirigir sus manos hacia las cerraduras. Ahora tenemos la seguridad de que no podrá resultar un mal acuerdo de Copenhague, las mayorías comienzan a rebelarse.

Zapatero no estuvo aquí

Barcelona, 3 de noviembre de 2009

Por lo visto hay personas que se llegaron a creer que el Gobierno español tenía la intención de dar al cambio climático la prioridad que se merece el problema socioambiental más grave al que se enfrenta la humanidad. Dudaron algo cuando la receta que utilizaron para intentar salir de la crisis financiera internacional fue la de abrir y cerrar agujeros en las aceras de las ciudades, en vez de aprovechar la oportunidad para comenzar a modificar el modelo de producción y consumo que nos había conducido directamente a este problema del cambio climático. Pero al parecer volvieron a entusiasmarse en el instante que se anunció la ley de economía verde, hace apenas unos meses.

Es una lástima que la capa de pintura verde con la que intenta recubrirse este gobierno sea tan ligera. En cuanto hay que pasar algún examen, aunque no sea importante, desaparece el tinte y se deja ver la verdadera naturaleza de sus políticas. Ante un momento tan propicio para demostrar ambición y liderazgo político como la reunión de Barcelona de la Convención de Naciones Unidas sobre Cambio climático de esta semana, el Presidente mira hacia otro lado y no acude a demostrar compromiso y determinación para avanzar en la consecución de un acuerdo justo y sostenible en Copenhague dentro de un mes. Nadie puede olvidar que esta reunión no estaba programada y tuvo que convocarse porque era esencial para que se diera este avance. No sólo era propicio el momento sino también importante.

Para compensar y desviar la atención del hecho de que ni el Presidente ni el contenido del discurso de apertura de la reunión estén a la altura, la Vicepresidenta anunció una cantidad de dinero para financiar el desarrollo limpio de los países del Sur, que no es ni suficiente ni concreta ni atina con el periodo de tiempo. Éste sigue sin ser el camino de un gobierno que aspira a ser sostenible y que tendrá la responsabilidad de la Presidencia europea el próximo semestre, cuando haya que gestionar el resultado de Copenhague. Las personas que se creyeron las buenas palabras hasta hace poco tiempo no se lo merecen, pero el resto del mundo que sufre, y va a sufrir, la consecuencias tampoco.

Al estilo de los grafitis que se pueden ver en las paredes de las ciudades: ZP wasn’t here. Y lo más problemático es que ya ni se le espera.

Barcelona debe ser el marco de un acuerdo justo

Barcelona, 30 de octubre de 2009

La convención internacional contra el cambio climático Barcelona 2009, que comienza la semana que viene en la ciudad mediterránea, debe dar un giro real a las políticas internacionales que buscan frenar el cambio climático.

Para ello, es necesario trascender la política de los símbolos y la cosmética con que los países industrializados han intentado adormecer los clamores de sus sociedades. Para comenzar a desarrollar trabajo real con el fin de frenar las emisiones de CO2, es imprescindible marcar objetivos tan ambiciosos como necesarios.

Por ello, hay que ser valientes y dejar claro que no vale cualquier acuerdo. Es perentorio alcanzar un compromiso que, de una vez por todas, ponga freno al actual colapso ambiental que ha deteriorado las condiciones de vida de millones de personas, debido en gran medida a la perpetuación de un modelo comercial global que disocia nuestra especie en dos: aquellos que consumen y aquellos que son consumidos.

Ahora más que nunca luchemos por una reducción del 40 % de emisiones de CO2 para 2020. Exijamos que los mercaderes del Norte pongan sobre la mesa los fondos necesarios para que los países del Sur puedan generar un desarrollo digno y sostenible.

La Asociación de Municipios Afectados por Centrales Nucleares (AMAC) dispuesto a albergar el cementerio nuclear

28 de octubre de 2009

El grueso de las zonas nucleares son las que están dispuestas a albergar el Almacén Transitorio Centralizado (ATC). La necesidad de seguir recibiendo fondos y la dependencia de las centrales nucleares impulsan a varios alcaldes a negociar en secreto con ENRESA.

La Asociación de Municipios Afectados por Centrales Nucleares (AMAC) siempre ha mostrado su disposición a resolver esta difícil papeleta de la industria nuclear que es la gestión de los residuos de alta actividad. Se trata de una verdadera patata caliente que hasta la fecha ningún país del mundo ha conseguido resolver de forma definitiva. La industria nuclear aporta sólo soluciones temporales a un problema que los ciudadanos tenemos que sufrir.

Finalmente, la AMAC ha cumplido lo que anunció en 2005 y, aunque lo ha negado una y otra vez, está dispuesta a aportar varios municipios para instalar el ATC. Ya anunció Ecologistas en Acción que eran municipios de las tres zonas nucleares que estaban negociando en secreto con ENRESA la posible instalación del ATC en sus términos municipales. Asimismo, Ecologistas en Acción ha denunciado repetidas veces que el alcalde de Yebra estaba dispuesto a aceptar en su municipio el ATC, a pesar de sus declaraciones. La posible existencia de un candidato fuera de la AMAC está todavía por determinar, pero podría dificultar mucho las negociaciones para estos municipios.

La falta de transparencia está gobernando todo el proceso, haciendo un flaco favor a la democracia y a la hipotética aceptación de la población. En todo caso el rechazo de la población estaría perfectamente justificado, dados los riesgos que conlleva el ATC y la falta de consenso social en torno al uso de la energía nuclear y mucho menos a la gestión de los residuos.

Los pasos dados para la instalación del ATC han fracaso desde 2006. En la actualidad existen múltiples dificultades políticas, entre las que destacan la posición de las comunidades autónomas propias o vecinas. Pero la más importante es la oposición que las poblaciones han mostrado una y otra vez al intento de construcción del ATC. La falta de compromiso sobre el cierre de las nucleares, y la falta de consenso sobre el marco energético a utilizar son las claves para este rechazo. No se puede pedir a la gente que acepte el grave inconveniente de los residuos de alta intensidad sin el compromiso de abandonar la energía nuclear.

España degrada la utilidad ambiental del Protocolo de Kioto aprovechándose de los “agujeros” del acuerdo

27 de octubre de 2009

España es el país de la Union Europea que más incumple el Protocolo de Kioto, y no tiene intención de hacer un verdadero esfuerzo por reducir emisiones, por lo que también es el mayor comprador mundial de créditos. El Gobierno tiene previsto cumplir la mitad de su compromiso de Kioto comprando bonos de reducción de emisiones fuera de territorio nacional.

En en el Plan Nacional de Asignación ya se había anunciado la intención de adquirir 289 millones de toneladas de CO2 para el periodo 2008-2012, lo que a un precio estimado en 10 € la tonelada supone un gasto enorme a costa del erario público. Pero declaraba también que intentarían hacerlo creando proyectos para disminuir las emisiones en América Latina. Aunque en realidad probablemente buena parte de esos créditos para compensar emisiones vendrán de China y no habrán servido para promover un crecimiento sostenible, lo que se acaba de acordar con Polonia es un verdadero golpe bajo a la lucha contra el cambio climático.

El gobierno pagará para apuntarse como reducción unas emisiones que en realidad no han tenido lugar. La generación de CO2 en Polonia descendió radicalmente junto con su actividad industrial, a partir de 1990 con la “caida del muro”. Un “agujero” del Protocolo de Kioto permite que la diferencia entre el número de toneladas que se emitían en 1990 y las de ahora, se vendan como si fueran reducciones conseguidas ahora. Es el llamado “aire caliente”, más barato que realizar cualquier proyecto porque no hay que hacer .. nada!. Este tipo de créditos son un cáncer para cualquier intento serio de reducir emisiones, una tremenda competencia desleal, y muy abundante, porque los países del Este, incluyendo a Rusia y Ucrania, vieron caer sus emisiones más del 20 % y del 34 % . Hay una enorme bolsa de “aire caliente” para vender que puede dar al traste con los pequeños avances de Kioto.

Es inaceptable que el Estado español invierta dinero en esto. No aporta ningún beneficio al medio ambiente y detrae financiación muy necesaria para reducir las emisiones aquí. Seguramente ni siquiera podremos saber hasta 2012 con cuantos créditos se queda España y a qué precio. Muy malas noticias para el clima.

Un crecimiento engañoso

23 de octubre de 2009

La prensa mundial anuncia a bombo y platillo la recuperación económica de China, amparándose en el crecimiento de su PIB en un 8,9 % durante el tercer trimestre de 2009. El fondo de este cacareo, no es más que una estrategia de estabilización psicológica de los mercados, proyectando la ilusión de que la crisis está llegando a su fin. Ante esta falacia es imprescindible aclarar dos cuestiones:

Primero: el PIB es un indicador profundamente parcial, que en modo alguno refleja la calidad del desarrollo económico, la distribución de la riqueza, su sostenibilidad en el tiempo y su compatibilidad ambiental.

Segundo: Se pone en la idea de crecimiento, la esperanza para la recuperación económica, lo que es de una falsedad tan profunda como inconsistente. No podemos seguir ciegos: es una falsedad mantener la idea de crecimiento infinito en un planeta de recursos finitos.

Lo de China es el modelo seguido desde el resto del mundo. Buena muestra de esto es el PEIT, en España. A través del Plan Estatal de Infraestructuras y Transportes, se intenta buscar una salida momentánea que tendrá nefastas consecuencias sociales y ambientales. Sin embargo, las soluciones transitan senderos bien diferentes: racionalizar el consumo de bienes y servicios en función de las posibilidades que nos ofrece el planeta.

Una de cada seis personas padece hambre en el mundo

16 de octubre de 2009

1.020 millones de personas sufren hambre en el mundo. La FAO (Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación), conjuntamente al Programa Mundial de Alimentos (PMA), reveló esa cifra en su último informe, “El estado de la inseguridad alimentaria en el mundo”.

Más por motivos de estructura económica mundial que por elementos coyunturales,como la reciente crisis económica, el número de personas hambrientas ha alcanzado niveles históricos en 2009. Son 642 millones en Asia y Pacífico, 265 millones en el África subsahariana, 53 millones en Latinoamérica y Caribe, 42 millones en Oriente Próximo y Norte de África, 15 millones en los países desarrollados. Lo ciertos es que, las víctimas del hambre se han incrementado, de forma lenta pero constante, a lo largo de la última década, acelerándose desde 2006.

Además, si la escasez alimentaria toca principalmente a los países del Sur, los orígenes del problema se deben, como es evidente, a la opulencia del Norte. Buena muestra de ello son las consecuencias del cambio climático que disminuye las posibilidades de desarrollo en el sur y cuyos causantes se encuentran en el norte.

Es hora de aprovechar la actual crisis, como una oportunidad para crear un contexto económico y ambiental que, alejado de los criterios salvajes y brutales del capitalismo, opte por un modo de desarrollo basado en la justicia social y ambiental, que reconozca los límites del planeta para abundar en recetas de austeridad.

¿Tenemos que subir los impuestos?

25 de septiembre de 2009

El debate político que vivimos se centra en si subimos o no los impuestos.

Desgraciadamente esta no es la cuestión principal. La clave está en para qué usamos los impuestos. Si la subida de impuestos se dedica a aumentar la calidad de la educación pública, mejorar los servicios sanitarios, o invertir en energías renovables, indudablemente sí es deseable una subida los impuestos.

Si los recursos públicos se van a utilizar en enjuagar las deudas de la banca, en la construcción de más autovías y AVEs, o en comprar las viviendas que no pueden poner en el mercado a las inmobiliarias, la respuesta es otra.

Desgraciadamente la opción de este Gobierno es claramente la segunda. Ha estado derrochado unos escasos recursos públicos en ayudar a quienes nos han llevado a esta crisis económica (y, sobre todo, social y ambiental) y no ha aprovechado la coyuntura para el imprescindible cambio de modelo.

Aunque en Ecologistas en Acción demos la bienvenida a un incremento de los impuestos a los hidrocarburos, no por ello podemos dejar de decir que este impuesto debe ser finalista (usarse para pasar a una economía post-carbono) y progresivo (de forma que pague más quien más tiene).

Tenemos que discutir para qué usamos el dinero público y cómo, no sólo cuánto recaudamos y cómo lo hacemos.

Incendios forestales: hace falta más prevención

31 de agosto de 2009

Cada verano los incendios forestales recobran protagonismo y generan una lógica alarma. Y ello no sólo por la destrucción de un importante número de hectáreas forestales, sino también porque el desarrollo urbanístico llevado a cabo en las últimas dos décadas en zonas forestales está suponiendo que cada año sean más las personas evacuadas por incendios y mayor el número de casas quemadas, o a punto de quemarse. En buena parte debido a esa alarma, las administraciones vienen incrementando los recursos para lograr la pronta detección y extinción de estos incendios, consiguiendo una cierta reducción en las hectáreas quemadas. Sin embargo, no se prioriza lo más importante: evitar que lleguen a producirse los incendios.

Actualmente las Comunidades Autónomas invierten más del doble en extinción que en prevención. Así, Canarias, Navarra, Baleares o Madrid, dedican a la extinción casi un 200 % más que a la prevención. Además, buena parte de los fondos de prevención se dedican a la construcción de las impactantes fajas cortafuegos. El incremento de los medios de extinción ha sido tal que en algunos incendios de este verano ya no podían participar más medios aéreos, por falta de capacidad para coordinarlos simultáneamente.

Sin embargo, los datos de los últimos 10 años demuestran que el número anual de conatos (cuando se quema menos de una hectárea) y de incendios (una hectárea o más) no sólo no se ha reducido sino que incluso ha aumentado, especialmente en Canarias y en las Comunidades del interior peninsular. Ello se ha debido en buena parte a los escasísimos esfuerzos que realizan las Administraciones regionales para acabar con las causas y motivaciones de los incendios forestales, que como bien se sabe desde hace tiempo se deben mayoritariamente a actividades tales como la quema de rastrojos y a las quemas para obtención de pastos.

Aunque son muchos los factores que condicionan la magnitud de los incendios forestales, como por ejemplo el estado y la composición de las masas forestales, es habitual que los medios de comunicación y las Administraciones destaquen las adversas condiciones meteorológicas. Es cierto que por ejemplo este verano, durante la segunda quincena de julio, las altas temperaturas, un elevado grado de sequedad y los fuertes vientos dificultaron mucho la extinción: en esos quince días se produjeron un total de veinte grandes incendios (más de 500 hectáreas). Pero resulta evidente que si no se hubiesen producido tantos incendios en esas fechas, ni las altas temperaturas, ni la sequedad ni el viento los hubieran agravado. Además, la meteorología no es un factor que podamos controlar, más aún teniendo en cuenta el futuro inmediato, con el agravamiento del cambio climático, lo que hace todavía más importante que logremos reducir significativamente el número de conatos y de incendios.

Si no se realizan los necesarios esfuerzos para evitar las causas de la aparición del fuego, las Administraciones nos están condenando a que todos los años los incendios arrasen los montes, y a depender, entre otros factores, de las condiciones meteorológicas y de los servicios de extinción de incendios para que el número de hectáreas quemadas cada año no sea demasiado elevado.

Capitalismo: las serpientes de verano no están en peligro de extinción

27 de agosto de 2009

La bolsa vuelve a subir, se reanima la concesión de créditos, el mercado inmobiliario detiene su caída... vamos, que la felicidad esta a la vuelta de la esquina de nuevo. Los gobiernos y los medios de comunicación de masas nos indican que retornar a la senda del crecimiento es lo mejor que nos podría pasar.

Y así es porque, como sabemos, por obra y gracia del crecimiento, el capitalismo nos va atraer trabajos menos precarios, va a producir un uso más adecuado de los recursos, va a reducir las desigualdades en el mundo, solucionará el problema del cambio climático, permitirá que frenemos la pérdida de biodiversidad...

Bueno, y si no lo hace, al menos saciará de consumo a las personas más acaudaladas, para que una parte de la población mundial pueda seguir sobreviviendo y a la otra...

Respuestas a las justificaciones para la continuidad de Garoña

22 de junio de 2009

Respeta el medioambiente y el entorno. No emite CO2 ni otros gases de efecto invernadero, ha ahorrado la descarga a la atmósfera de 93 millones de toneladas de CO2.
Su impacto radiológico es imperceptible en el entorno (0,2 de la radiación natural existente).

No emite CO2 de forma directa pero sí lo hace de forma indirecta. Pero no es éste el problema de la energía nuclear, sino la enorme cantidad de radiactividad que se genera y que hay que evitar que salga al exterior. Principalmente en forma de residuos de alta actividad que son peligrosos durante cientos de miles de años y para los que aún no existe solución satisfactoria.

Además, la central consume uranio cuya minería es muy impactante. Por cada kg de combustible hay que mover decenas de miles de kg de tierra, lo que genera residuos de muy baja actividad en la zona. Además, en le proceso de fabricación del combustible nuclear también se genera radiactividad.

Los estudios epidemiológicos realizados en España hasta la fecha muestran un aumento de mortalidad por cánceres en torno a las minas de uranio y a las fábricas de combustible nuclear. También, por cierto, en torno a Garoña, probablemente debido a la falta de control sobre las emisiones de la central durante el franquismo.

Seguridad. Según el Consejo de Seguridad Nuclear, Garoña ha funcionado de forma segura y fiable y podría seguir haciéndolo 10 años más. EE UU ha prorrogado la vida a 20 centrales similares.

El propio CSN reconoce la existencia de problemas de seguridad sin resolver en Garoña. De hecho fija el año 2011 como tope para resolver algunos de ellos y el 2013 para otros.

Además, existen los problemas de corrosión que afectan a elementos de la vasija del reactor, cuya reparación implicaría prácticamente un cambio de la central.

Modernización. Nuclenor ha sustituido más de de la mitad de los componentes y equipos de la central desde el comienzo de su operación destinando 150 millones de euros. Desde finales de los 80 se han invertido unos 370 millones de euros en modernización y hay aprobadas inversiones de más de 50 millones entre 2009 y 2011.

A pesar de estos gastos, la central tiene todavía muchos problemas de seguridad. Una muestra de estos es justamente la necesidad de estas inversiones futuras.

La solución de algunos de los problemas de la central, como la corrosión del circuito primario, implicarían la construcción de una nueva planta. Lo más sensato que puede hacerse es dejar de tirar dinero en esta antigualla.

Suministro eléctrico (fiabilidad). La producción eléctrica de Garoña en 2008, 4021 millones de Kwh equivale a las necesidades eléctricas de más de un millón de españoles en un año, al 13 % de la producción eólica española y al 19 % de la hidráulica.

Garoña sólo suministra el 1,3 % de la electricidad consumida en España, aproximadamente la tercera parte de las exportaciones de energía que realiza nuestro estado, luego es perfectamente prescindible.

No puede presumir de fiabilidad una central que ha sufrido 3 paradas no programadas durante el mes de abril de 2009 y 9 paradas en el último año. Cuando la central para inopinadamente, sus 466 MW caen súbitamente de la red, que hay que sustituir inmediatamente. Es como si 30 grandes parques eólicos dejaran de funcionar de golpe, lo que no sucede habitualmente, porque estos parques dejan de funcionar gradualmente.

La degradación de los sistemas de la central, por su envejecimiento, hace que sus paradas no programadas sean más frecuentes y, por tanto, que contribuya cada vez menos a la garantía de suministro. Los fallos se han producido en sistemas diferentes, lo que es síntoma de que la degradación de la central es generalizada.

Competitiva. Su coste de producción eléctrica es la mitad del obtenido por tecnologías convencionales. Contribuye a que los precios de la electricidad en España sean menores que en otros países de su entorno.

Su coste de producción es bajo debido a que ya está amortizada y a las subvenciones recibidas durante estos 38 años.

No contribuye a abaratar el precio de la electricidad porque en nuestro sistema liberalizado toda la electricidad suplementada se paga al precio más caro de las que cubren la demanda, que suelen ser los ciclos combinados.

Empleo. La plantilla de Nuclenor es de 330 trabajadores, estando entre las 6 mayores empresas de Burgos.

Sólo una pequeña parte de la plantilla vive en la comarca. Durante el desmantelamiento (10 o 15 años) será necesario prácticamente doblar esta plantilla. Además se puede invertir durante este tiempo en generar puestos de trabajo alternativos.

En estas elecciones lo significativo es la abstención

8 de junio de 2009

Muchos análisis se pueden hacer de estas elecciones al Parlamento Europeo pero, sin lugar a dudas, los que se centran sobre el 54 % de la población que no ha acudido a las urnas (más el 2 % que ha votado en blanco o nulo) son los más representativos e interesantes.

Desde la clase política profesional la única lectura que se hace de este altísimo porcentaje es que la ciudadanía no está informada y no le interesa el devenir de la Unión Europea. Una aseveración que denota la baja imagen que tiene la casta política del resto de la población.

Pero, tal vez, la ciudadanía demuestra mucho más conocimiento de las instituciones europeas del que se le quiere atribuir.

El Parlamento Europeo es la única instancia en la Unión elegida por sufragio directo. El resto (Consejo Europeo, Comisión Europea, Banco Central Europeo y Tribunal de Justicia) no lo son. Es más, la Comisión o el Banco Central Europeo son elegidos a dedo.

A pesar de ser el único organismo elegido directamente, las atribuciones del Parlamento Europeo son muy limitadas. Por ejemplo no elige el Gobierno de la UE (como el Parlamento español). Tampoco tiene iniciativa legislativa (no puede proponer las directivas, sino sólo aprobarlas, rechazarlas o enmendarlas en parte). Además, la ratificación de las leyes propuestas por la Comisión la hace junto al Consejo.

Las multinacionales y los grupos de presión del gran capital son el verdadero poder en la sobra en la UE. Esto es lo que explica la pobreza del Reglamento REACH de control de los contaminantes químicos, o con las sucesivas negativas a una legislación europea que grave fuertemente a la industria más contaminante. En Bruselas se reunen un@s 15.000 lobbistas, que obviamente reciben un generoso sueldo por obtener resultados para la sus empresas y bancos.

A esto hay que añadir las ya famosas puertas giratorias: altos cargos de la Comisión que pasan a ser directivos de empresas y viceversa. Son los casos de Martin Bangemann (pasó de ser Comisario Industria y Telecomunicaciones a alto directivo de Telefónica)‏, Loyola de Palacio (de Comisaria de Transportes y Energía a ponente de Foroatom) u otros ex-comisarios europeos que ficharon por la empresa privada, como Etienne Davignon, Peter Sutherland o Leon Brittan.

Quizás la mayoría de la ciudadanía europea sepa o intuya que los lobbies son los auténticos gobiernos en la sombra en la UE, y hayan decidido no participar en la farsa democrática del domingo.

Las ayudas que plantea el Gobierno y las Comunidades Autónomas a la compra de automóviles son un pésimo negocio.

18 de mayo de 2009

Si lo que se quiere es obtener más empleos y de calidad, hay que invertir en transporte público, no en automóviles. Efectivamente, a igualdad de recorrido de viaje, el transporte público genera más puestos de trabajo que la movilidad privada. Además, los empleos en transporte público son de mucha mayor calidad y, desde luego, no tienen el riesgo de las deslocalizaciones, algo tan frecuente en la industria del automóvil.

Seguir promoviendo el medio de transporte que más problemas ocasiona al medio ambiente y a la salud de los ciudadanos, también es un mal negocio. Efectivamente, la mayor parte de las emisiones de CO2 del transporte provienen del automóvil; más de 3.000 personas fallecen cada año en España por accidentes de tráfico, y otras 16.000 personas mueren por la contaminación del aire que originan los coches…

Por otro lado, una tercera parte de los hogares españoles no tienen coche, la mitad de ellos porque no se lo pueden permitir. En el fondo, con el pretexto de solucionar un problema, se están transfiriendo cuantiosos recursos económicos a los sectores de la sociedad que menos lo necesitan.

Y si analizamos los costes externos del transporte, el asunto no admite discusión. Así, la suma de los gastos médicos y de seguridad social que ocasionan los accidentes de tráfico, junto con su contribución al cambio climático, la destrucción de espacios naturales, los gastos derivados de la congestión, etc. se cuantifica en un 9,56 % del PIB español para el conjunto del transporte. La mayor parte de estos costes son debidos al automóvil.

Si a esto le sumamos las tremendas inversiones en infraestructuras para el coche (sólo el Gobierno central se gastará durante 2009 nada menos que 5.636 millones de euros en nuevas autovías, y eso que somos el país europeo con más kilómetros de estas infraestructuras) nos daremos cuenta del mal negocio que suponen estas inversiones, que a buen seguro generarían mucha más calidad de vida y mejor empleo en otros sectores, en los que somos claramente deficitarios.


El vano intento de nadar y guardar la ropa

16 de mayo de 2009

El Gobierno quiere aprobar por vía parlamentaria, antes de que finalice el año, la Ley de Economía Sostenible. Para este propósito piensa dedicar 20.000 millones de euros a través del ICO (Instituto de Crédito Oficial) y 5.000 millones más en un nuevo plan de inversiones municipales que reedite el FEIL (Fondo Estatal de Inversión Local) de este año.

Entre otras medidas que estarían en esta nueva Ley, el Gobierno apuesta por las energías renovables y reduce la desgravación del IRPF por la compra de viviendas.

Además se han anunciado, en los meses pasados, otra serie de medidas, como el dinero para incrementar la eficiencia de las viviendas y los programas de ahorro energético.

Hasta aquí, y poco más, el intento de nadar de este Gobierno. Sin embargo este Ejecutivo intenta cuadrar el círculo y guardar la ropa a la vez.

Por ejemplo, la apuesta por las energías renovables se tiene que conjugar con la retirada, hace sólo unos meses, de parte del incentivo que había hacia la energía solar. O con las presiones por parte del Gobierno para que el plan de reducción de emisiones de la UE tenga su año de referencia en el 2005 (y no en el 1990 como el Protocolo de Kioto), con lo cual los estados que se han dedicado a incrementar sus emisiones entre 1990 y 2005, como es el caso del nuestro, ven recompensada su negligencia.

Es muy difícil nadar hacia la sostenibilidad con un pantalón que pesa 600 millones, los que va a facilitar para impulsar el sector turístico (íntimamente ligado a la construcción y la degradación del litoral). Máxime cuando los 600 millones van a ir, en su mayoría, a ayudar a la industria aeronáutica.

Además el pantalón tiene cargados los bolsillos con 2.000 euros por la compra de cada automóvil. No sabemos si serán extras o forman parte de los 4.170 millones del Plan Integral de Automoción (PIA), que está destinado a ayudar a la internacionalización de “nuestra” industria automotriz, la renovación el parte automovilístico, y la ayuda a las empresas. Eso sí, priorizando a los coches menos contaminantes. Por cierto, “menos” no es lo mismo que “no”, y muchos “menos” terminan siendo lo mismo que “más”.

El caso es que, al fijarse la meta, el Gobierno habla de “reequilibrar al sector de la construcción”. Para ello ha anunciado, para dentro de dos años, la retirada de parte de las desgravaciones fiscales por la compra de inmuebles. ¿Por qué esperar dos años?, ¿no va tener esta medida un efecto de incentivo a la compra durante estos dos años?, ¿qué garantía hay de que, efectivamente, se quitará esta ayuda dentro de dos años?

Es más, si el pantalón lastra al Gobierno con su apuesta por la movilidad motorizada, la camisa lo hace por su promoción de la construcción con las medidas anti-crisis que se han venido desgranando durante los últimos meses. Repasemos algunas:

  • Retraso de la ejecución de las cuentas de ahorro vivienda. Esta medida parece claramente destinada para que el principal beneficiario sea el sector inmobiliario, que no consigue vender. Quienes tienen una cuenta vivienda que han decidido no ejecutar, lo único que hubieran perdido en ausencia de esta medida son las deducciones adicionales de las que han disfrutando estos años.
  • Adelanto de la deducción por la compra de vivienda y mayor flexibilidad para beneficiarse por la deducción de reinversión en la compra de una nueva vivienda y venta de la antigua. Ambas medidas incentivan la venta de inmuebles y ayudan a no introducir nuevas viviendas en este mercado saturado, facilitando la salida de las de nueva construcción.
  • Eliminación del impuesto de patrimonio. ¿Por qué no se tomaría esta medida cuando los pisos subían y se hace cuando caen los precios?
  • Subvención de viviendas de promotores que no pueden darle salida, para ponerlas en alquiler. Para este fin, el Gobierno ha puesto en marcha una partida de 3.000 millones de euros (aunque no parece que esté funcionando, ya que requería financiación por parte del promotor del 50 %). Según los datos del Ministerio de Vivienda, el año pasado había más de 1.000.000 de viviendas terminadas o en construcción que no encuentran comprador.
  • Empujón al insostenible Plan Estratégico de Infraestructuras de Transporte (PEIT). Para ello los presupuestos para construcción de autovías y trenes de alta velocidad han aumentado significativamente en los Presupuestos Generales del Estado para el 2009, significando ambas partidas más de 5.600 millones de euros. Para obras en 47 aeropuertos hay presupuestados más de 1.500 millones de euros.
  • El FEIL (Fondo Estatal de Inversión Local), que está suponiendo el gasto de 8.000 millones en infraestructuras y obra local sin ningún condicionante ambiental.

Por las declaraciones de este Gobierno se quiere, en definitiva, nadar hacia la sostenibilidad sin abandonar la obsesión por el crecimiento. Nuestra certeza es que así este Ejecutivo se ahoga, y el resto del planeta con él.

Para nadar hay que quitarse la ropa, lo que es mucho más fácil si está hecha jirones, como es el caso.


Estado de Israel: 60 años de barbarie

30 de abril de 2009

Hace 60 años que el Estado de Israel entró en la ONU , un año después de haber proclamado su independencia. Se formaba así un Estado artificial, consecuencia directa de la mala conciencia de unos cuántos países.

Bajo la premisa sionista de “una tierra sin pueblo para un pueblo sin tierra” se escondía una gran mentira cuyas consecuencias han sido devastadoras. La creación del Estado de Israel se configura como uno de los procesos de colonización más despiadados de la historia reciente.

El último episodio de la barbarie se produjo en la reciente agresión contra Gaza, en la que Israel situaba a Hamas como el enemigo a abatir y la población de la franja, ya de por sí tremendamente acosada a causa de un insoportable bloqueo, quedaba relegada al papel de daños colaterales. Varios informes de organizaciones como Cruz Roja y la ONU han detallado los crímenes de guerra que en dicha invasión se produjeron. Hamas fue la opción política reconocida por el voto mayoritario de los palestinos en unas elecciones democráticas según los observadores internacionales y cuyos resultados nunca fueron acatados por gran parte de la comunidad internacional, en especial de EEUU y la UE.

El Estado de Israel se ha comportado como un monstruo que se alimenta de miedo. Su poderío militar, su nulo respeto por la legalidad internacional y su posesión de armas nucleares le han servido para ganarse la posición de desestabilizador permanente en la zona. Esta posición está respaldada por la mayoría de las potencias occidentales que no cuestionan sus métodos, convirtiéndose en cómplices de la sinrazón. Es indeseable que cualquier país posea capacidad nuclear suficiente para crear armas atómicas. Sin embargo, debería ser semejante el trato que se le da a Israel en este sentido, que el que se le otorga al baluarte del nuevo “eje del mal”: Resulta curioso que Obama no concretará nada sobre su deseo de desarme nuclear. ¿No será un discurso para el desarme de algunos con el fin de mantener lo que hay?


El derecho a la vida

17 de marzo de 2009

Es lamentable comprobar la parquedad intelectual de la curia eclesial y sus acólitos. Su simpleza, así como la incoherencia actitudinal de sus postulantes, no debe empañar lo que todavía es peor: la pretensión de hacernos comulgar con sus postulados desde el aval con que cuentan desde su supuesta superioridad moral.

Utilizando la estrategia de la demagogia para movilizar a sus feligreses y electorados, la Conferencia Episcopal española ha puesto en marcha una campaña contra el aborto y la nueva legislación en ciernes. En actitudes análogas, aparecen en el cartel difundido por la curia, un lince con el sello de “Protegido”, al lado de un bebé, supuestamente desprotegido.

¿Por qué utiliza la jefatura de la Iglesia un reclamo tan artero, oponiendo la imagen de un niño a la salvaguarda de la naturaleza? Lo cierto es que la Iglesia apenas ha dicho nada sobre la destrucción del planeta y, cuando lo ha hecho, ha sido de modo tan simbólico como improductivo. Acaso la respuesta sea que, la Conferencia Episcopal, hace suyos los argumentos de Aznar, cuando dice que los ecologistas son los nuevos comunistas a abatir. Lo cierto es, que el papel de la Iglesia en la matanza de animales en España, ha sido siempre muy activo, bendiciendo festejos y costumbres de gravísima crueldad. Es paradójico que coincidiendo con la puesta en marcha de la campaña de la Conferencia Episcopal, se conozca la noticia de la muerte por atropello y disparos de una hembra de lince (embarazada de dos cachorros), lo que deja en evidencia, la desprotección de esta especie.

Así pues, ante este insulto a la inteligencia es necesario hacer algunas breves consideraciones:

Parece una barbaridad, que a estas alturas de la historia, la Iglesia intente dar lecciones de moralidad a nadie. Más que sermonear sobre lo que es bueno o es malo allende su organización, debería, en primer término, proteger la dignidad de la vida en intramuros. No hay más que hacer un repaso somero sobre los casos que relacionan a la iglesia con situaciones que de tan repetidas han dejado de ser un hecho aislado para convertirse en una auténtica lacra. Son muchos los millones de dólares que la iglesia ha tenido que gastarse en Estados Unidos, por poner sólo un ejemplo, para aplacar los cientos y cientos de casos de pederastia.

En el espacio de la historia de la Iglesia en relación a la defensa de la vida, no vamos a profundizar en la locura de las Cruzadas, ni en el papel de la Santa Inquisición, que como es sabido asesinó a millones de personas bajo acusación de herejía o brujería. Tampoco hablaremos del papel vergonzante de esta organización ante el holocausto nazi o la dictadura española. En cambio, sí podemos subrayar el papel que actualmente está jugando esta estructura, en la legitimación permanente del sistema económico, que ha hecho de la muerte de más de 50.000 personas diarias, una realidad normalizada para Occidente.

Es cierto que cientos, miles de personas que profesan esta religión, desarrollan un formidable trabajo comprometidas con la búsqueda de alternativas al capitalismo. Y lo hacen, precisamente, aportando ideas que relacionan vida y medio ambiente, como es el caso de uno de los padres de la Teología de la Liberación, Leonardo Boff que, como Pedro Casaldáliga, Ernesto Cardenal, etc., siguen siendo perseguidos y denostados por ello, desde dentro de la misma Iglesia.

No parece de recibo, que estos se rasguen las vestiduras por el aborto, mientras bendicen el mercado que ha hecho que los ricos sean más ricos y que los empobrecidos no tengan más futuro que la agonía. Resulta del todo pueril, no considerar la vida como una realidad global e integrada. Repugnante parece, en definitiva, que por ejemplo en un continente como el africano, se condene el uso del preservativo, mientras se extiende de modo imparable la pandemia de sida.

No se trata de oponer diferentes formas de vida, sino de crear un modelo que reconozcan la interdependencia de esas formas de vida, algo que conseguiremos alejándonos del ruido de los dogmáticos sin memoria.


¿La Crisis o la Corrupción?

25 de febrero de 2009

El pensamiento binario siempre empobrece una visión más compleja y sutil de la realidad. Últimamente, se está comenzando a plantear en algunos medios importantes, tanto del ámbito nacional como internacional, (les encanta repasar miserias foráneas para enjuagar las propias), la inutilidad de reparar en los casos de corrupción, mientras la crisis económica pasa a segundo plano.

A este respecto caben señalar, así sea de manera somera, algunas cuestiones:

Primero. La crisis no sólo es una crisis económica Se trata de una crisis de los valores que han configurado la cerviz del actual sistema económico y social. Se ha seguido avanzando por la senda del crecimiento permanente, sacralizando valores como la competitividad más exacerbada. El capitalismo se ha ensimismado en su crecimiento y perpetuación, sin poder alegar, ante sus continuos fracasos, el papel de un enemigo exterior.

Segundo. El cumplimiento de los parámetros esenciales de la legalidad vigente no exime a las personas y a las instituciones de ser corruptas. Por el contrario, la corrupción es una actitud que en buena medida está protegida por esa legalidad. Una definición básica de corrupción es la que sigue: comportamiento personal o grupal que persigue la consecución de intereses propios por encima de los colectivos, poniendo para ello en peligro valores de justicia e igualdad y/o comprometiendo las posibilidades de desarrollo armónico futuro.

Tercero. Desde esta perspectiva, es fácil entrever la relación que existe entre los casos de corrupción que estos días ilustran los medios de comunicación y aquellos otros que, recubiertos de mayor glamour o distancia han pilotado el sistema con idénticos valores y prácticas muy similares.

No se trata de poner un parche, se trata de iniciar otro camino, con otros valores. El saldo de la corrupción es mucho más terrible y global de lo que algunos se empeñan en mostrar: ¿cómo llamar a una multinacional que de manera activa incita a la desaparición de poblaciones indígenas enteras? ¿Cómo calificar el papel de los estados que siguen vendiendo armas que acabarán reventándole el corazón a algún niño palestino? ¿Cómo definir la compensación económica en nómina por la caza de personas inmigrantes? ¿Acaso no es el cambio global el ejercicio de corrupción más visible de un sistema caduco y por subvertir?


Declaración de independencia de partidos políticos

4 de febrero de 2009

Nuevamente se acercan tiempos electorales. Nuevamente arrecian los intentos de vincular a Ecologistas en Acción con opciones electorales.

Ecologistas en Acción es un movimiento social y considera que los cambios sociales tienen que venir desde abajo, a través de la autoorganización social, tejiendo una sociedad radicalmente democrática y horizontal.

No somos un partido político. No lo somos porque consideramos que no es la mejor estrategia para llegar a ser una sociedad sostenible.

Sin embargo entendemos que haya quien sí considera esta vía como la vía adecuada. Lo entendemos y lo respetamos. Lo respetamos y colaboramos, cuando así lo vemos necesario, desde el entendimiento de que somos entes distintos e independientes.

De esta forma, ningúna persona con responsabilidades de coordinación en Ecologistas en Acción ha hablado en nombre de la organización dando el apoyo a ningún partido político. Siempre hemos intentado ser tremendamente escrupulos@s en ese aspecto.

Sin embargo, desde Ecologistas en Acción, nos volvemos a ver obligad@s, ahora que se acercan momentos electorales, a recalcar que no apoyamos las candidaturas ni de Izquierda Anticapitalista, ni de Izquierda Unida, ni de Los Verdes (en sus distintas formas), ni de ningún otro partido político. Ojalá sea la última vez que tenemos que hacerlo.


5 de enero de 2009

Israel es mucho y demasiado

No es ya sólo, que es mucho y demasiado,
su dejación absoluta del Derecho Internacional,
su pérdida total de memoria histórica,
que olviden que a quienes asesinan son personas,
y que los olivos que arrancan nos empobrecen a tod@s,
y que las casas que tiran esparcen el odio.

No es ya sólo, que es mucho y demasiado,
que llamen defensa a la agresión,
víctimas a los verdugos,
su ausencia absoluta de compasión, de pasión compartida, con sus vecin@s,
su falta de respeto a los deseos democráticos de un pueblo,
su construcción de un estado terrorista.

No es ya sólo, que es mucho y demasiado,
que hayan convertido Palestina en una cárcel,
que piensen que los muros pueden parar una marea,
su estupidez al pensar que a sangre y fuego van a frenar la desesperación,
que repriman a l@s pacifistas y que ensalcen a los asesinos,
que piensen que la ley del más fuerte da algún fruto más allá del dolor para tod@s.

Es que, además, la UE y EE UU les aplauden con aquiescencia.




Visitantes conectados: 442