El reciclaje del papel

El papel es un material que tradicionalmente se recicla. En España producimos unos 14 kg de este tipo de residuo por habitante y año.

Aroldo Gamper y Leticia Baselga, Ecologistas en Acción. Revista El Ecologista nº 46.

El papel es un material que tradicionalmente se recicla. En España producimos unos 14 kg de este tipo de residuo por habitante y año. Somos muchos los que nos creemos eso de que “Tu papel es importante” y utilizamos los contenedores azules, aunque a veces su estrecha ventanilla nos resulte incómoda. Pero ¡ojo! no todo el papel se puede reciclar y su reciclaje depende de cómo y en qué condiciones se deposite, pues como ocurre con muchas cosas en nuestra sociedad de mercado, son las empresas papeleras las que imponen el precio y las características que debe cumplir cada clase de papel/cartón.

El papel es un material delicado que se estropea con la intemperie. Necesita puntos de recogida protegidos y una clasificación rigurosa para su reciclaje. Los recicladores tienen que separar el papel del cartón, que deben estar siempre libres de grasa o humedad. Para ayudarles, puedes atar las distintas clases de papel con una cuerda.

Categorías de papel reciclable
- Blanco 1ª: primera calidad, papel blanco total por ambas caras, papel couché. Suele venir de imprentas (no incluye la cartulina gris pintada y estucada en blanco)
- Blanco 2ª: el mismo papel ligeramente manchado.
- Oficina o Archivo: papel de escribir blanco, escrito o impreso por una cara en letra fina, viñetas o barras de trama fina (no incluye el papel con rótulos gruesos, barras o negro macizo).
- Archivo color: papel de facturas, papeles autocopiativos y de color, papel blanco con letra gruesa, barras negras e imágenes de fotocopia, etc.
- Periódicos
- Revistas, folletos, carteles, catálogos, etc.: cualquier papel couché impreso, alisado, libros...
- Otros: en fábrica, todavía existe una larga lista de claves y abreviaturas para identificar las clases de papel y sus mezclas.

Tipos de cartón

Se seleccionan tres clases de cartón:
- Cartón gris
- Cartón paja: de color marrón o beige, el que más abunda.
- Cartón kraft: especialmente fuerte, de 5-7 pliegos ondulados, con el que se fabrican las cajas-cuna para frutas y hortalizas.

Haz tu propio papel reciclado

Necesitas: un molde hecho con una malla metálica fina y un marco de madera, una batidora, una palangana en la que quepa el molde y muchos periódicos viejos.

1. Coge los periódicos, rómpelos en trozos del tamaño de un sello y ponlos a remojo en agua (mín. 2 horas).

2. Mézclalo todo bien con una cuchara de madera hasta que consigas una mezcla homogénea. Pásala por la batidora.

3. A continuación, sumerge el molde en la palangana hasta que esté completamente cubierto por el líquido.

4. Mantén el molde horizontal y sácalo de la palangana, agitándolo hacia adelante y hacia atrás para que se escurra toda el agua. Es el momento de añadir elementos decorativos como flores prensadas, hilos de colores, tinta, acuarelas...

5. Vierte la hoja de papel que se ha formado sobre una capa fina de trapos de cocina húmedos y cúbrela con otro trapo.

6. Haz un montón con tantas hojas como quieras.

7. Pon la pila debajo de una prensa o simplemente debajo de unos libros pesados.

8. Cuando se haya secado, separa el papel de los trapos.

¡Ya tienes tu papel reciclado! Úsalo para hacer tarjetas, pantallas de lámparas, forrar cajitas, marcos para fotos, sobres, etc.




Visitantes conectados: 429