Multa ridicula por el desvío del Guadalete

Ecologistas en Acción solicitó recientemente a la Consejera de Medio Ambiente explicaciones por las ridículas multas impuestas a los responsables del desvío del río Guadalete a su paso por Grazalema. Esta Consejería impuso una multa por este grave atentado al medio ambiente de tan sólo 6.010 €.

Hay que recordar que estas obras se realizaron en verano de 2005 y que, a pesar de tener constancia de las mismas, la dirección del Parque Natural no las paralizó. Fue a raíz de las denuncias de Ecologistas en Acción cuando tanto la Consejería de Medio Ambiente como la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (hoy Agencia Andaluza del Agua) paralizaron las obras anunciando sanciones ejemplares.

La Delegada de la CMA nos contesta a esta reclamación justificando la escasa cuantía de la sanción con el insólito argumento de que “no se estimó la concurrencia de agravante alguna… ya que las obras se ejecutan en el casco urbano de Grazalema y no en el interior del Parque Natura, tal y como recogía el informe del Director Conservador”. O sea, que ahora resulta que la población de Grazalema no está en el interior del Parque Natural Sierra de Grazalema.

A la nueva Delegada de la CMA en Cádiz le pueden parecer pocas circunstancias agravantes las siguientes:

  • Estas obras se realizaron sobre una zona que, además de la protección propia del dominio público hidráulico, está clasificada por el actual PGMO como Sistema General de Espacios Libres, gozando por tanto de la máxima protección.
  • Las obras vulneran también el Plan Rector de Uso y Gestión del Parque Natural vigente entonces, que en su art. 2.1.1.f prohíbe “La realización de actuaciones constructivas que atenten contra la conservación y/o funcionalidad de los espacios del dominio público, en particular de las vías pecuarias y riberas de ríos y embalses”.
  • La empresa constructora era reincidente pues ya se le había abierto un expediente anterior por otras obras ilegales en el río.

Nuestras denuncias dejaron al descubierto una trama de corrupción urbanística que llevó a la detención del arquitecto municipal y de los promotores y constructor de estas obras. Todos ellos, así como el anterior alcalde de Grazalema Antonio Mateos, están imputados por sendos delitos de cohecho, contra la ordenación del territorio, pago de comisiones y, en el caso del ex alcalde, de prevaricación. A pesar de todo ello, la Consejería de Medio Ambiente impone la sanción mínima prevista por la Ley que, por “falta grave”, permite una sanción entre 6.000 y 60.000 €.

Ecologistas en Acción exigirá responsabilidades a la Delegada en la próxima reunión de la Junta Rectora del Parque Natural Sierra de Grazalema por entender que la Consejería de Medio Ambiente está más preocupada en minimizar estos graves hechos y tapar la trama de corrupción destapada para que no salpique al ex alcalde y a la actual alcaldesa de Grazalema, que en sancionar con la firmeza que permite la ley a los responsables de este grave atentado al medio ambiente en un parque emblemático como es la Sierra de Grazalema.




Visitantes conectados: 352