Solicitada la denegación de la AAI al vertedero de Nerva

La asociación ecologista recuerda que el vertedero de Nerva fue impuesto por la Administración ambiental andaluza tras un largo proceso de protestas y movilizaciones de la población de Nerva, en el que se produjeron más de mil manifestaciones a lo largo de 5 años, en una historia que se corresponde perfectamente con la tradición de la cuenca minera donde se dieron las primeras movilizaciones ambientalistas que culminaron en los trágicos sucesos del “año de los tiros”.

La actividad del vertedero de Nerva, gestionado al más puro estilo impositorio ha estado jalonada de incidentes ambientales, incendios, vertidos en la carretera, sin que hayan funcionado debidamente los mecanismos de control social ni los sistemas de vigilancia de las administraciones públicas. Además, lo que empezó siendo una iniciativa pública ha terminado en negocio privado lo que contribuye a un balance aun más negativo de esta instalación: Lo que se impuso en función de la necesidad de dar depósito a los residuos peligrosos de la Comunidad Autónoma Andaluza ha terminado captando residuos en lugares muy distintos, incluso fuera de las fronteras españolas.

La concentración de diferentes instalaciones relacionadas con la gestión de Residuos Peligrosos (RPs) en manos de Abengoa propicia su trasiego por toda la península en búsqueda de una optimización del negocio, no necesariamente coincidente con la mejor gestión posible y consecuencia de ello es la modificación propuesta de cambiar el destino de un vaso de residuos inertes del vertedero para pasar a su uso como depósito de polvos de acería (RPs).

Las alegaciones presentadas por Ecologistas en Acción cuestionan aspectos fundamentales del funcionamiento del vertedero y se oponen a las nuevas ampliaciones solicitadas con sólidas razones como:
- La relación de incendios producidos en vasos de RPs y en otras instalaciones del vertedero que indican la mala gestión presente a lo largo de varios años.
- La empresa ha demostrado absoluta incapacidad para controlar las condiciones del tráfico de residuos desde dentro y fuera de Andalucía en el que se han producido numerosos accidentes con generación de riesgos y daños ambientales.
- Hay numerosas evidencias de la mala adecuación de las instalaciones del vertedero para la recogida de aguas pluviales, que terminan mezclándose con los lixiviados de los residuos, así como con las procedentes de las operaciones de limpieza de camiones, etc. Las aguas residuales se desbordan y son evacuadas directamente al espacio protegido del río Tinto.
- Las emisiones atmosféricas de vapores procedentes de la evaporación de lixiviados, como de partículas de las operaciones de descarga, manejo y gestión final de los RPs generan frecuentes episodios de malos olores y dificultades respiratorias en la población de Nerva, situada a escasa distancia del vertedero. Es constatable también el deterioro y destrucción de la vegetación en las laderas cercanas.
- La solicitud de cambio de destino de un vaso de inertes para ser utilizado como almacenamiento de RPs (polvos de acería) es legalmente insostenible y se debe fundamentalmente a razones de aumento de beneficios del vertedero a cambio de generar un grave aumento del trasiego de RPs de alto riesgo.

Ecologistas en Acción considera que la importancia de los impactos generados por el vertedero y la irresponsabilidad con que se impuso este proyecto, creando un enorme rechazo social, junto con la mala gestión de estos años de funcionamiento, refuerzan su solicitud de denegación de la AAI al vertedero de Nerva.




Visitantes conectados: 409