Comentarios de actualidad 2007

29 de diciembre de 2007

Los límites del Sol

Habitamos un sistema económico en el que sus instrumentos políticos toman decisiones impelidos, no por la racionalidad, buena muestra de ello es la actual situación de los derechos humanos y del medioambiente en el Planeta, sino por las limitaciones generadas por el propio sistema económico. El gran capital, está apoyando otras fuentes de energía diferentes al petróleo por la evidencia de su escasez y menor calidad.

En este contexto se debe enmarcar el apoyo de las grandes multinacionales de la energía a una producción energética distinta a la del petróleo. Sin embargo, el problema no sólo reside en la transición a otras fuentes de energía, sino en la utilización de la propia energía. Es absurdo pensar que se puede mantener el actual modelo de desarrollo salvaje con energías renovables. Por el contrario, se trata de modificar el paradigma de desarrollo profundizando en el ahorro y la racionalidad energética, tomando para ello dos referencias esenciales: un perentorio nuevo contrato con al tierra, de la que vivimos, y un mayor reparto mundial de las posibilidades.

Debemos prestar atención a la capacidad para pervertir las energías limpias, como la solar, por parte de los mercachifles, que necesitados de mayor diversificación de sus negocios no dudaran en proponer huertos solares en zonas de alto valor ecológico, como en el caso murciano. Por ello, es imprescindible reglamentar la ubicación de parques fotovoltáicos. No deberíamos permitir que la luz del sol arrojara nuevas sombras sobre el planeta, dejándola en manos de los que nos han conducido a esta situación de insostenibilidad.


28 de diciembre de 2007

Madrid por una cultura de la violencia con dinero público

Juvenalia, feria juvenil que se desarrolla en el recinto ferial de Madrid (IFEMA), vuelve un año más cargado de mecanismos de adoctrinamiento en valores claramente antisociales. Prueba de ello son las instalaciones militares que se han levantado y por las que están pasando miles de niños y niñas. En tiempos de soldaditos rotos que irrumpen en escuelas cargados de dolor y odio, es lamentable que las instituciones públicas disparen a la sociedad con este tipo de propuestas.

Resulta impresentable que, mientras se condena a militantes no-violentos a 9 años de cárcel, como es el caso de los ecologistas y pacifistas vascos Sabino Ormazabal y Alberto Frías, se dilapide el erario público urdiendo ferias para niños en los que se sacraliza la utilización de la violencia. Mostrando que esta puede ser un legítimo modo para resolver los conflictos.

Es un auténtico insulto a la inteligencia que se muestre la violencia militarizada como un juego, como un espacio de normalidad, donde se vivencia al enemigo hipotético a modo de personaje de videojuego, al que se puede extinguir sin mayor problema.

Desde la psicología se nos define la personalidad psicopática como aquella que se desvincula afectivamente de las acciones crueles. Sin duda, educar para que se perciba desde la alegría y la normalidad las estrategias e instrumentos de violencia del Estado, demuestra con terrible crudeza cual es el talante y el talento de quienes dirigen nuestra sociedad.

¿Qué credibilidad pueden tener quienes en encendidas soflamas condenan la violencia cuando les es contraria y, al mismo tiempo, organizan encuentros en los que se educa a los jóvenes para participar en una cultura belicista? Nosotros lo tenemos claro: ¡no a la violencia venga de donde venga! ¡Si a una cultura de paz basada en la justicia social y la sostenibilidad ambiental!


25 de diciembre de 2007

Destruyendo el mundo... pero en alta velocidad

En estos días emblemáticos del consumismo, estamos asistiendo a una desmesura electoralista protagonizada indistintamente por toda la pléyade política. Se endulza la resaca posBali, que ha resaltado la amenaza ambiental más grave con que se ha enfrentado el ser humano y todo el planeta, a base de una inconsciencia compulsiva. Se adornan los desastres con apariciones estelares en las que se hacen brindis al sol, es decir, buenos propósitos sin ánimo cierto de articularlos.

Lo importante deja paso a lo superficial. La fragua de las soluciones necesarias se arrumba para fijar el foco en la estridencia. Lo importante no es lo que se come, sino que devoremos. Lo importante no es con quien estemos, sino que nos olvidemos de nuestra soledad. Lo importante no son nuestros destinos, sino que nos movamos a gran velocidad.

Así, se ha inaugurado a bombo y platillo, a beneficio de la Hormigonera Ministerial, las dos nuevas líneas de alta velocidad ferroviaria. Se yerguen rompiendo paisajes y sociedad, aislando territorios y primando desarrollos basados en la aceleración de un consumo donde todos y todas somos combustible útil. Esta alta velocidad, representa una oscura metáfora: corremos cada vez más. Corremos sin resuello ni brújula y, lo que es peor, perdidos.


24 de diciembre de 2007

El New Flame se hunde

El carguero panameño New Flame, encallado desde el pasado 12 de agosto a media milla de Punta Europa, frente a Gibraltar, tras colisionar con el petrolero Torm Gertrud, se partió ayer a causa del temporal provocando el hundimiento de la proa.

El barco, que almacena 42.000 toneladas de chatarra, previsiblemente se hundirá completamente en las próximas horas.

Ecologistas en Acción del Campo de Gibraltar ha denunciado la mala gestión del gobierno de Gibraltar, calificandola de oscura, de nula fiabilidad y de ninguna transparencia, mientras que la del Gobierno español ha sido de complicidad y de irresponsabilidad.


22 de diciembre de 2007

La Junta de Andalucía pretende legalizar la destrucción del Cabo de Gata

Parece que la Junta de Andalucía sigue empeñada en jugar a los espejismos. Por una parte se verdea, llevándose dramáticamente las manos a la cabeza a propósito del alicatado de la costa andaluza. Pero por otra, asoma su afán ladrillizador que se oculta de los medios de comunicación y actúa en el terreno y al amparo de una peculiar forma de interpretación jurídica.

Es desde esta perspectiva, que debemos entender la actitud de la Junta, como se explica a través del subterfugio legal que en diferentes ocasiones ha utilizado a propósito de respetar determinados fallos judiciales que amparaban el derecho de los propietarios y la propiedad, a pesar de la actuación antijurídica y contra el medio natural que estos mismos habían protagonizado.

Resulta inaceptable y alarmante que la Junta, que condenó la construcción del macrohotel “El Algarrobico” en el Cabo de Gata por el evidente destrozo ambiental en este paraje singular, esté tramando con alevosa nocturnidad, la legalización del mastodonte urbanístico. Para esta treta arguye la Junta, acaso falsamente esperanzada por la limitación sináptica de la ciudadanía, que en esa zona desde siempre ha existido un núcleo urbano, siendo esta una zona ya transformada. Una lindeza a la altura de la sugerencia de G. Bush: “Para evitar los incendios forestales debemos talar los bosques”.

Llegados a este punto nos hacemos dos preguntas: ¿Qué opina el Ministerio de Medio Ambiente sobre esta cuestión? ¿Se debe interpretar su silencio como connivencia? No obstante, hay que recordar que en el último Consejo Asesor de Medio Ambiente se aprobó una resolución favorable a la demolición de este hotel.

La Junta está llevando a cabo una auténtica campaña de acoso y desprestigio de destacados miembros del ecologismo andaluz, como es el caso del emblemático Paco Toledano. Sin embargo, estas disrupciones no harán que desistamos. El Algarrobico” debe caer en su totalidad, se lo debemos a las generaciones venideras.


20 de diciembre de 2007

Persecución judicial contra los ecologistas vascos

Sobre el Macro-Proceso contra Ekin: La calidad democrática de un Estado guarda relación directa e inversamente proporcional con la represión que ese mismo Estado utiliza para socavar a su disidencia.

Mal vamos si el refinamiento jurídico se expresa como cañonero de políticos que, trascendiendo cualquier perspectiva de racionalidad, reprime indiscriminadamente con el objetivo final de hacer del País Vasco un “desierto social” donde no crezca ni una brizna de desobediencia.

El Proceso ha sido el más largo de la historia judicial de este Estado, transformándose en sí mismo, en una premeditadísima máquina de acoso. Se ha tratado de una Inquisición moderna enmascarada en una cultura del miedo y con un contenido absolutamente apisonador, basado en el odio y no en elementos de objetividad. En realidad, lo que se ha buscado en última instancia, es la erradicación de cualquier tesis diferente a la oficial. Para ello se ha tejido una red de arrastre en la que ha caído de todo y casi todos. Personas muy diferentes con trayectorias radicalmente distintas. Gente de movimientos de solidaridad, de colectivos no-violentos, pacifistas, ecologistas, militantes del feminismo, etc.

Este es el caso de los dos compañeros ecologistas, Sabino Ormazabal y Alberto Frías, ambos integrantes de una lucha global por el respeto al planeta y contrarios a toda guerra. Ambos condenados a 9 años de cárcel y 23 meses de multa. Todo ello, a pesar de su negativa clara y explícita a cualquier vinculación con el aparato de ETA.

Por ello, quizá ahora más que nunca, se hace imprescindible decir con total claridad que no están solos, que ellos somos nosotros y nosotras y que esta caza de brujas no conseguirá disuadirnos de nuestro compromiso con la Tierra. La prisión de Sabino y Alberto cuestiona la salud de una democracia cada vez más mercantilizada y más al servicio de quienes han puesto a todo el Planeta en la picota. ¡Que se nos oiga!


14 de diciembre de 2007

Aragón: Locura de "Gran Scala"

Se ha iniciado la estrategia comercial y política para poner en marcha en los Monegros, uno de los proyectos más descabellados de la historia europea. Se trata de desarrollar un proyecto urbanístico sin precedentes, creando una ciudad para más de 100.000 personas, en una extensión 2.025 hectáreas, dedicada al ocio más alienante, tomando como referente a Las Vegas, ciudad norteamericana de origen mafioso.

Para ello, se invertirán más de 17.000 millones de euros y no se tendrá en cuenta ni el deterioro del espacio, ni los costes ambientales en materia de consumos de agua o energía. Resulta lamentable, que una vez más se utilice como justificación de proyectos vaciados de inteligencia los puestos de trabajo que creará este mastodóntico proyecto. Lo que a su vez se utilizará políticamente como palanca de chantaje ante una más que probable movilización ciudadana contra el “Gran Scala”.

No parecen creíbles las encendidas proclamas a favor de políticas más sostenibles en el actual contexto de acuciante cambio climático, cuando a tenor de la última locura propuesta por el gran capital, el presidente de Aragón se descuelga con estas declaraciones: “La elección de nuestra comunidad autónoma será buena para todos. Hoy iniciamos el trabajo para hacer realidad un proyecto de ocio que permitirá impulsar nuestro desarrollo económico".

Ante la incondicionalidad servil del político aragonés, el holding empresarial Leisure Develooment (de cuya composición ya se dará cumplida cuenta) se ha apresurado a responder que: "El Gobierno de Aragón ha sido más rápido, más profesional y más eficiente que cualquier otro político con el que hayamos hablado en el último año. Por eso le hemos elegido".

Situadas conjuntamente las piezas de este engranaje, la ciudadanía tomará nota, intentando parar una ciudad-casino donde se juega con la dramática situación de destrucción ambiental que sufre el mundo.


12 de diciembre de 2007

CEOE: Inconscientes y radiactivos

En recientes declaraciones para la Cadena Ser, el presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, ha enarbolado la bandera de la nuclearización, esgrimiendo argumentos de limpieza y beneficio: “Es una energía limpia y… además es la más barata. Tenemos una gran dependencia energética del exterior, y le importamos energía a Francia, que la produce a través de sus centrales nucleares”.

En realidad, estamos ante la ofensiva articulada y planificada del looby nuclear español, del que forma parte activa (y radiactiva) la CEOE. Este looby tiene como objetivo esencial la rentabilidad económica de las centrales nucleares, ignorando la insostenibilidad y los riesgos de esa energía. Utilizan el torticero argumento de la dependencia energética, como si esta fuera a menguar con la creación de más centrales nucleares. Vomitan cualquier sinrazón que les permita una mínima justificación de sus planes: “es segura, es limpia, es ecológica”. Pero sin embargo, no buscan las verdaderas razones por las que se necesita una mayor independencia energética o energías limpias y ecológicas.

Estamos en la situación en la que estamos, porque personas como Gerardo Díaz y entidades como la CEOE, han tenido a lo largo de los tiempos como objetivo esencial, el beneficio inmediato en detrimento de un planeta destrozado y unas sociedades profundamente injustas.

En este momento es perentorio apostar por energías renovables que respeten el entorno físico y humano, tanto en su producción como en su consumo. Pero… seamos sinceros: de lo que se trata no es de perpetuar el actual modo de vida con nucleares o renovables, sino de cambiarlo profundamente, de raíz, construyendo una realidad basada en la optimización de los recursos y en una austeridad respetuosa.

La CEOE promueve el consumo del mundo como forma de vida, plantando artificios nucleares de difícil control y cuyas repercusiones, como nos ha demostrado Chernobil, pueden ser terroríficas. Ante la inconsciencia es obligado responder con la razón y la memoria, algo que, a la vista está, no sobra entre los empresarios españoles.


10 de diciembre de 2007

Theo Oberhuber, Premio APIA por su trayectoria ecologista

El 27 de noviembre, la Asociación de Periodistas Ambientales (APIA), otorgó su galardón Vía Apia a Theo Oberhuber, coordinador de Ecologistas en Acción. Se tuvo en cuenta su amplia trayectoria y su infatigable capacidad de trabajo, así como su perspectiva ecologista en constante evolución y que ha supuesto una maduración tanto conceptual como pragmática en la senda del Ecologismo Social.

Theo ha resultado ser una pieza clave a la hora de interpretar la evolución de un movimiento que partiendo de una marginalidad testimonialista, ha logrado erguirse como referente indiscutible para toda una sociedad que cada vez es más vulnerable y consciente de la necesidad de transformar las actuales relaciones entre ser humano y medio.

Sus compañeros y compañeras sostienen que, Theo Oberhuber, lejos de ser historia del ecologismo ibérico, es en la actualidad uno de sus referentes más autorizados, convergiendo en él consensos esenciales de un movimiento tan plural como heterogéneo. “No es un premio para mi, es un premio para el trabajo desarrollado por Ecologistas en Acción”, sostiene Oberhuber. Sin embargo todos y todas sabemos que el premio es que contemos con su presencia y trabajo. Debemos felicitarnos.


7 de diciembre de 2007

Israel seca las esperanzas de Gaza

No hace mucho apareció en El País un artículo firmado por Juan Miguél Muñóz a propósito de la sequía que viene estrangulando Gaza. El artículo habla de la sequía que sufre este territorio palestino como si de un desastre natural se tratara. A este respecto es perentorio, acaso sea de manera somera, desarrollar algunas concisiones.

No es de recibo establecer un análisis sobre la sequía en Gaza sin aportar una visión más profunda sobre sus consecuencias y, sobre todo, sobre sus causas, ya que si esclarecemos las mismas, podremos establecer algunas vías de solución.

La consecuencia más descarnada de la falta de agua en Gaza, es la de polarizar a toda una población a través de la miseria más absoluta, generando una sensación de desesperanza y desanimo constantes que, a la postre, provocará una reacción de resistencia basada en estos valores.

¿Cómo puede ser que, estando en un espacio inmediato, sin embargo, los territorios israelíes no acusen la sequía del mismo modo que los palestinos? Básicamente porque esta sequía no es un desastre natural, sino una consecuencia de un planeamiento político y militar deliberado y sistemático. ¿Acaso alguien duda que el agua en aquella zona es un elemento esencial dentro del marco geoestratégico? Las colonias sionistas beben el agua palestina y han sido muchos los casos de contaminación de acuíferos.

Los perros de la guerra descubrieron hace mucho que rompiendo el vínculo entre los resistentes y la tierra, estos son mucho más vulnerables. La solución no son medidas paternalistas y solidarias, sino el fin de una guerra asimétrica brutal y sistemática.


30 de noviembre de 2007

Contra la criminalización del ecologismo vasco

En los últimos días los medios de comunicación, especialmente El País, se están haciendo eco de las declaraciones de Batasuna condenando la construcción del trazado del tren de alta velocidad en Euskadi, la llamada Y vasca. La forma en la que se están haciendo eco de estas declaraciones está vinculando a todo el movimiento ecologista vasco dentro del paraguas de ETA.

Ecologistas en Acción recuerda que esta actitud no es nueva, ya que el movimiento ecologista ya la sufrió cuando se opuso a la central nuclear de Lemoniz, a la autovía de Leizarán o al pantano de Itoiz.

El ejemplo de Itoiz es paradigmático, ya que la oposición al mismo fue en todo momento noviolenta. Sin embargo actualmente se encuentra en prisión, por un corte de cables acaecido hace 11 años, Julio Villanueva. La sentencia vino alentada por la acusación al movimiento contra el pantano de Itoiz de violento. Una acusación que no se puede sostener con ningún ejemplo y que fue alentada en su día por los medios de comunicación.

En la noticia aparecida en El País el 30-11-07 (Las amenazas de Batasuna no alteran los planes de la ’Y vasca’) el artículo coloca bajo el paraguas de ETA a todo el movimiento ecologista vasco y saca una foto en la cual se pueden distinguir claramente tres integrantes de Ekologistak Martxan, la federación vasca de Ecologistas en Acción. Ecologistas en Acción vuelve a hacer público, una vez más, que se enmarca dentro del pacifismo y que nunca ha realizado ningún acto violento. Además Ekologistak Martxan viene trabajando, junto a otra serie de colectivos ecologistas vascos, desde hace muchos años, contra la Y vasca. Este trabajo ha sido, en todo momento pacífico. De este modo queremos poner de relieve el intento de desacreditación que, una vez más, se quiere hacer del movimiento ecologista vasco.

Además queremos señalar que el artículo, y la línea editorial en general sobre este asunto, es tremendamente irresponsable y puede parecer una manipulación, ya que señala a personas y colectivos significados en la lucha ecologista y pacifista, colocándoles dentro del entorno de ETA.


29 de noviembre de 2007

Sarkozy amenaza y los barrios se rebelan

No parece ni ético ni inteligente enarbolar la bandera de la amenaza, cuando una reiterada rebelión se expresa nítidamente como síntoma inequívoco de que algo realmente profundo e importante no funciona.

La Grandeur no llega a los barrios periféricos de París, ni siquiera la sombra de la su torre o el glamour de sus escenarios más romanticones y azucarados. A los barrios de París llegan la desatención, campa la miseria, rebuzna la policía francesa que está tan penetrada por los sectores más ultras de Francia.

Ante la violencia puntual de unos barrios que claman por su muerte cotidiana, se debe subrayar aquella otra violencia estructural que sume a miles de personas en una incapacidad absoluta de desarrollo.

Cuando el dolor, el abandono, el desarraigo, sufrido en los barrios de París alcanza estas cotas no ha de extrañar la subida de la temperatura social y que en esta ocasión Sar, como en la anterior, Sarko ha respondido con un proceloso invierno de la inteligencia.

Poner el acento en el síntoma, en vez de analizar las causas es un acto deliberado de hipocresía. Así, que el matonismo de Sarkozy no exija la sutileza. La solución es compleja y requiere un planteamiento sólido y una apuesta cierta, que pasa por generar la cohesión social de los barrios a través de programas que atiendan las necesidades reales de su población.

Por cierto… ¿habéis visto el video de cómo quedó el coche policial tras el “accidente” de los dos jóvenes?


28 de noviembre de 2007

La manipulación etnocentrista contra el movimiento indígena boliviano

El reflejo del etnocentrismo más rancio se asoma furibundo a las páginas de buena parte de la prensa escrita, sosteniendo la perversión de las medidas políticas promovidas por el movimiento indígena que representa a más del 60 % de la población boliviana y cuya brutal discriminación ha llegado hasta nuestros días.

La propaganda etnocéntrica comete dos errores de bulto. En primer lugar trata de crear estado de opinión manipulando a una población, la española y la latinoamericana, que cada vez, y a pesar del ruido, tiene más posibilidades de conformar su propia opinión.

En segundo lugar, se opta de manera deliberada por desarrollar una visión crítica sobre las políticas desarrolladas en Bolivia a partir de un planteamiento que no pasaría los exámenes de primero de antropología, toda vez se parte de que lo bueno deviene de los valores occidentales, ante la maldad que es sostenida desde planteamientos diferentes.

En el fondo, de lo que se trata es de la deslegitimación social y política de toda alternativa de organización social al sistema neoliberal. Así, no es de extraña que en su ceguera, los etnocéntricos apunten con espanto los atentados contra la propiedad privada que, según ellos, se están produciendo en el país que preside Evo Morales y, sin embargo, pasen de puntillas por la violación sistemática de derechos humanos producida en Guantánamo.

Occidente, con un papel histórico cuyo rédito negativo se puede medir a través de los 50.000 niños que mueren cada día por hambre y enfermedades, o la amenaza global del cambio climático, sin obviar otros miles de episodios de horror, no es quién para dar lecciones, desde la prepotencia, de lo que es bueno y de lo que no.

Por supuesto que el gobierno de Evo Morales es y debe ser objeto de muchas críticas, pero en absoluto de la creación de una ambiente internacional que persigue con descaro la desestabilización de aquel país.

Bolivia tiene derecho a intentarlo, debe hacerlo. Tras 500 años de dolor, deseamos que de su independencia surja una sociedad más armónica y justa, algo que Occidente debería también potenciar y buscar.


27 de noviembre de 2007

La violencia contra ecologistas es un síntoma de déficit democrático

En la madrugada del 24 al 25 de noviembre, Francisca Blanco, coordinadora del grupo de Ecologistas en Acción en Campo Arañuelo, sufrió una agresión al haber sido arrojados en el interior de su vivienda diferentes objetos contundentes provistos de sustancias tóxicas e inflamables.

Se da la circunstancia que diferentes miembros de Ecologistas en Acción han sufrido otras amenazas e insultos, debido entre otras cuestiones, a la firme oposición de Ecologistas en Acción a diversos planes de desarrollo urbanístico claramente insostenibles, como es el caso del conocido como “Isla de Valdecañas”.

Ante lo acontecido es preciso subrayar que, conductas claramente fascistas que agreden a quienes disienten, deben ser y serán contestadas con la contundencia de la razón y el dinamismo de la libertad. Hoy, Ecologistas en Acción de Campo Arañuelo está formado por los miles de socios y socias que componen el total de Ecologistas en Acción.

Es necesario además, tener en cuenta que no debe haber una sola agresión sin denuncia, sin contestación social, entre otras cuestiones, porque de no ser de esta forma los cobardes se ampararán y reforzarán en la impunidad. La fuerza de la firmeza, de la noviolencia, del diálogo serán nuestra respuesta ante el acoso de grupúsculos que cuentan con el respaldo de un más que sospechoso anonimato.

La condena por parte de las autoridades políticas extremeñas debe ser inmediata, desmarcándose de este modo de conductas claramente antidemocráticas. De no ser así se estaría incurriendo en una complicidad a la que la sociedad civil responderá con todas sus energías.

Sobre lo anterior, cabe destacar que resulta más que preocupante observar la celeridad con que los organismos estatales actúan en determinadas esferas y lo lentas que reaccionan en otras. Las repetidas agresiones a ecologistas, a defensores de derechos humanos, sindicalistas, etc. que salpican la península ibérica, son buena muestra de ello.

En tiempos en los que el odio a la diferencia vuelve a ser azuzado por la extrema derecha ideológica, no es de recibo fortalecer impunidades en las que se enmascaran intereses netamente especulativos. No lo consentiremos.


23 de noviembre de 2007

Represión a los antifascistas mientras se tolera la campaña racista del nazi David Duke

David Duke, destacado nazi estadounidense y ex miembro del Ku Klux Klan, se está paseando tranquilamente por España, sembrando con sus proclamas xenófobas el odio más repugnante e irracional contra la pluralidad y la diferencia. El mismo Duke es contundente cuando sostiene que, “si no se consigue evitar que continúe esta emigración masiva se perderán en España, Europa o Estados Unidos todas las identidades del planeta”.

Duke, sin embargo, no aclara su opinión sobre las masivas emigraciones que significaron un auténtico holocausto de los pueblos indígenas norteamericanos, o sobre la masiva “emigración” africana que sustentó la institución esclavista de USA y a cuya procedencia debe su propio origen.

Pero en realidad, lo que resulta terrible es, que mientras las manifestaciones antifascistas soportan una cruenta represión en la que los medios de comunicación están jugando a estigmatizar a los colectivos que de manera más militante están alzando el grito contra el último asesinato fascista, un energúmeno de esta categoría no tenga mayor problema para hacer apología de los antivalores más execrables que pueda imaginar el ser humano.

En este momento, como en otros muchos, se evidencia lo vulnerable que es nuestra democracia y lo extrañamente discriminatorios que resultan ciertos poderes públicos a la hora de establecer límites legales, de seguridad, etc.

A todo lo anterior se debe sumar otra preocupación: ¿cuál es la clientela que en España consume este tipo de mensajes y que azuza el odio, justificando asesinatos y ataques como los que venimos presenciando? ¿Qué tipo de influencia tienen los sectores más ultras y fascistas para lograr acoger una campaña de esta naturaleza sin que se enciendan las señales de alarma a través de las diferentes instituciones públicas?

Es tiempo de luchar contra el nuevo espíritu fascista que atenta contra la diferencia, que golpea y mancilla a los más desfavorecidos, que criminaliza a las víctimas. Si no fuera por lo contaminantes que son, podríamos una vez más, cantar con Paco Paco Ibañez aquello de… a cabalgar hasta enterrarlos en el mar.


22 de noviembre de 2007

Hay que hundir esa isla

Valencia. Se acaba de presentar en el Salón Inmobiliario Urbe un proyecto que planea la construcción de una isla artificial a menos de un kilómetro de la playa de la Malvarrosa.

La justificación de esta atrocidad ambiental revela la mezquindad de sus promotores, utilizando para ello la necesidad de las personas que no tienen acceso a la vivienda y tiñendo de ”tecnología verde”, lo que a todas luces es fruto de los intereses privados aplicados en lo que se podría entender como una inusual praxis de la idiocia.

Esta perla de la intelectualidad económica-urbanística, se pone encima de la mesa en tiempos de oscura certidumbre climatológica y cuando ya se tiene la certeza de que los niveles marinos se desrregularán con subidas difíciles de prever con precisión.

La hipocresía alcanza su clímax cuando la propuesta se desliza por una pueril pendiente social: si de lo que se trata en realidad es de facilitar el acceso a la vivienda, déjese de especular con un derecho básico y cuyo parque existente es muy superior a la necesidad real.

Además, se debe añadir que resulta menos sorprendente que turbador que las Administraciones no hayan manifestado ningún posicionamiento, lo que sin duda debe ser interpretado como un peligro cierto. De momento se sabe que hay inversores privados dispuestos a aportar 5.000 millones de euros, lo que debe entenderse como referente inicial del caudal del negocio. Sin embargo, al planeta y a sus habitantes este tipo de ocurrencias sólo nos genera pérdidas.

Aviso para navegantes: la sociedad civil no permitirá que este sea un barco de futuro. Esta isla hay que hundirla.


21 de noviembre de 2007

Cerca de 100 esclavos del carbón mueren en Ucrania

La noticia saltó a los medios generalistas este domingo, si bien, como en tantas otras ocasiones, se trataba de una catástrofe anunciada, toda vez que con anterioridad al desastre que hoy nos ocupa, ya se habían producido otros de consecuencias igualmente nefastas. En realidad nada había cambiado: el escenario contaba con las mismas circunstancias y sus actores con las mismas posibilidades de no retornar jamás.

Y sin embargo, a pesar de los riesgos, el ciclo de la fatalidad transcurrió como si tal cosa, adormeciendo los escrúpulos a través de la inconsciencia o de las leyes del mercado. Enjuagando el drama por venir a través de pequeñas e ilusorias “nuevas medidas de seguridad” que han quedado en palmaria evidencia.

A esta irracionalidad hay que oponer un par de preguntas:

  1. ¿Cuál es el nivel de desesperación que lleva a miles de personas a penetrar en el vientre de la tierra para arañar con la vida propia unas toneladas de carbón, que a luz de las míseras condiciones retributivas, apenas calentarán la economía familiar?
  2. ¿Qué terrible inercia social toma por normal lo inexorable de la muerte de trabajadores?

En realidad no eran mineros, eran esclavos del carbón. Peones de muerte calculada. Notas de una terrible metáfora global de la realidad presente: trabajaban para sobrevivir en una industria que los mató.

No se trata de camuflar la estupidez interesada de unos pocos a través de nuevos estudios sobre la seguridad de las minas. Se trata de plantearse el futuro de otra manera, con otras miradas llenas de una luz que no está, nunca estuvo, en las cavernas.

El carbón de Donetsk sigue manando a través de las venas de la explotación humana. Desembocando en las fauces de alguna central térmica que lo transformará en electricidad y cambio climático. La sequía inventará nuevas oscuridades para los menos favorecidos. La electricidad iluminará los atiborrados escaparates navideños de las nuevas cavernas. Esas en las que residen los otros esclavos del carbón.




Visitantes conectados: 387