La Costa del Sol metástasis urbanística

Ecologistas en Acción ha denunciado hoy en Fuengirola la masificación urbanística que existe en la Costa del Sol y alerta que la zona se ha convertido en el ejemplo de metástasis urbanística en España, según ha explicado el responsable de la campaña “Salvemos la Costa”, que lleva a cabo con el velero Diosa Maat, Jorge Sáenz.

Para Ecologistas en Acción casos críticos de esta metástasis son la zona occidental de la provincia y La zona centro, quizás la más degrada del litoral andaluz, con el 50 por ciento del primer kilómetro costero urbanizado (en el caso de los municipios de Fuengirola, Torremolinos y Marbella es ya casi el 100 por 100, es decir, en todo su suelo se ha construido).

Así, Ecologistas en Acción alerta del franco estado de deterioro del litoral malagueño en el que ya quedan pocos hitos libres de masificación urbana.

Según ha podido comprobar, en el litoral malagueño las urbanizaciones llegan asentarse en el dominio público marítimo-terrestre e incluso por debajo del nivel de pleamar en algunos casos; un desastroso uso del agua; pésima gestión del suelo; deforestación; construcción desbordada y la exigencia de creación de infraestructuras públicas, que en ninguna de las maneras contribuye a crecer bajo un desarrollo sostenible.

A esto hay que añadir los puertos deportivos, unas instalaciones que, según el coordinador de la campaña, “lleva aparejado una oferta de alojamiento que contribuye a la masificación de toda la costa, con los efectos añadidos: más consumo, más residuos, más contaminación”.

Para Ecologistas en Acción, de seguir con el crecimiento de estas instalaciones en la provincia de Málaga, y de aprobarse los proyectos que señalan en los Planes Generales de Ordenación de Urbana, supondrá una media de 1 puerto por cada 13 kilómetros de los 92 kilómetros de costa malagueña, que unido la urbanización del territorio en municipios que llega casi al 90 por ciento de ocupación de su franja litoral, contribuirá a la metástasis del litoral malagueño.

Por ello, ve la necesidad inmediata de una moratoria a la ampliación y construcción de puertos deportivos en la provincia de Málaga, “el litoral malagueño necesita una moratoria. Estas instalaciones contribuiría, aún más, a la contaminación de este litoral y la degradación irreparable del territorio”, señaló Sáenz.

Por ello, piden que no autoricen la construcción los nuevos puertos deportivos propuestos en los PGOUs, como son: el proyecto del Puerto deportivo de la Cala de Mijas, Arraijanal (Málaga), el de San Pedro de Alcántara y el de Guadalmansa.

Asimismo, solicitan que paralicen los proyectos de ampliación: el Puerto Deportivo de la Caleta de Vélez Málaga, una obra que duplicará el tamaño actual del puerto, creando una enorme barrera litoral y una turbidez que eliminará manchas de fanerógamas marinas existentes en los fondos de los alrededores; el proyecto de ampliación del puerto deportivo de Fuengirola, que tiene prevista la construcción de una nueva dársena al norte de la actual y la ampliación de los puntos de atraques a 1000, ocupando una extensión de 34.682 metros cuadrados. Con ello, la superficie de nueva creación alcanzará las 30 hectáreas, lo que supone duplicar el espacio actual; la ampliación del Puerto deportivo de Benalmádena; y la del puerto deportivo de Estepona.

En definitiva, proponemos realizar a nivel nacional una revisión del estado de la costa, no sólo basándose en las banderas negras de este año, sino en las otorgadas en años anteriores ya que los motivos por los que se otorgaron esas banderas, lejos de desaparecer, en muchos casos han empeorado.




Visitantes conectados: 425