Ante la sentencia del TSJA por la nueva central térmica de Endesa

La ya tristemente esperada decisión del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía ordenando otorgar al Ayuntamiento de Huelva la licencia de obras de la nueva central de ciclo combinado que Endesa inició al margen de la ley y contra el PGOU, y continuó sin ninguna demora y según su planificación inicial, viene a significar, desde nuestro colectivo, una condena más a los intereses generales de la ciudadanía de Huelva, siempre sometidos a los intereses caciquiles de de un polo químico cuyo trato discriminatorio a nuestra ciudad, se inició con la imposición franquista de propia instalación . La ciudadanía de Huelva ya hemos comprobado con desaliento desde entonces la conculcación de derechos elementales como el de la salud y el un medio ambiente adecuado y asistimos ahora con bochorno a decisiones judiciales de altos tribunales que opinamos son terriblemente injustas. Sentencias favorables a empresas que condenan intereses generales de una ciudad.

Nos parece sorprendente que el TSJA considere que efectivamente se trata de una “modernización y renovación de la central térmica ya existente” y que “la actividad sigue siendo la misma: la producción de energía eléctrica” y no aprecie que para esta modernización ha sido necesaria la construcción de una central nueva, y que esta nueva construcción, vulnera el PGOU. Del mismo modo, no comprendemos la petición de daños y perjuicios por parte de Endesa y la condena en su favor, toda vez que la empresa en ningún momento suspendió las obras, ni posteriores puestas en marcha o funcionamiento de la central.

Igualmente, para Ecologistas en Acción resulta indignante la actitud de prepotencia de la que Endesa ha venido haciendo alarde desde que decidieran la instalación de esta nueva planta en terrenos que la ciudad viene demandando recuperar, con el deseo irreprochable de postergar un pasado de divorcio con su medio natural, degradado por décadas de debacle ambiental auspiciadas por la AIQB. Hay que recordar que para esta imposición se han empleado argumentos mentirosos como un inexistente déficit energético provincial o el interés social del proyecto por su aportación al mercado laboral (recordemos que se perderán 20 puestos de trabajo con el cambio de funcionamiento).

Denunciamos igualmente, la complicidad y servilismo de la Consejería de Medio Ambiente en favor de este y de otros proyectos similares que azotan a Huelva y su ría, viniendo a demostrar el desinterés de la administración por los acuciantes problemas ambientales de la ciudad y el desprecio por la calidad ambiental de una ciudad que día a día, se asfixia más.

Por todo ello, desde Ecologistas en Acción comprendemos el cada vez más acentuado sentimiento de incredulidad de la ciudadanía en las instituciones y mantenemos nuestra exigencia sobre el respeto a los valores sociales y ambientales, y de la necesidad de recuperación ambiental y paisajística de aquellas zonas que históricamente han pertenecido a la ciudad y que son un valioso y necesario legado con verdadera proyección de futuro.




Visitantes conectados: 194