Playa de Vera... un recurso finito

A Ecologistas en Acción llama la atención cómo se está destruyendo uno de los atractivos turísticos más sobresalientes del Levante de Almería: el playazo de Vera. En efecto, desde mediados del verano ha comenzado un doble proyecto: por una parte extraer arena para llevarla a la playa de Quitapellejos, en Villaricos, y por otra parte, se prepara la ampliación del puerto deportivo de Garrucha.

Ecologistas en Acción denuncia la dinámica que se está generando con estas actuaciones industriales en una frágil línea de costa. Confluyen peligrosamente en esta tercermundista actividad, de extraer arena de una playa para intentar crear otra unos miles de metros hacia levante (playas de Palomares y Villaricos), al menos tres factores concatenados que debieran hacer pensar a alguien en la Administración Pública andaluza:

  1. Desde que se construyó el pantano del Almanzora la playa de Garrucha, Vera, Palomares, Villaricos, comúnmente denominado el “playazo”, ha dejado de recibir su principal aporte de arena. De todos debiera ser sabido que las grandes playas se construyen en proximidad a grandes ríos, el nuestro ha sido taponado hace años por una presa que está casi siempre vacía, y que de forma activa evita que el “playazo” pueda seguir alimentándose.
  2. La destrucción de la playa de Quitapellejos en el término municipal de Cuevas (barriadas de Palomares-Villaricos) es por lo tanto un hecho lógico que está vinculado a una intervención humana directa sobre el medio litoral. Por lo tanto por mucha arena que se transporte hacia allá es cosa de pocos años que esas playas vuelvan a ser afectadas por las fuertes corrientes de Poniente y/o Levante que barren a diario el “playazo”.
  3. El recrecimiento significativo del “playazo”, los últimos 40 años, en la zona colindante con el muro de Levante del puerto de Garrucha, se debe a la construcción de ese muro y a los aportes que provienen de Levante; es decir ese muro es el que ha privado de arenas a las playas situadas hacia Poniente, principalmente las de Mojácar y Macenas.

Por lo tanto es previsible que la masiva extracción de arenas que se realiza a lo largo de muchos cientos de metros de la playa de Garrucha y Vera, a partir del muro de levante del puerto garruchero, termine de igual manera que otros intentos de domesticar la naturaleza, juego al que vemos se aficionan, por diversas razones, en las dos orillas del Mediterráneo.

En la magnífica playa de AlHucemas, esta playa inmensa de varias decenas de kilómetros en forma de herradura albergó uno de los primeros recintos exclusivos del Club Med francés. Sus aguas y su playa de arena eran inmejorables. Pero donde hay una gran playa hay un gran rio, y ese rio fue taponado por una presa y una frenética actividad urbanística utilizó arena de la playa...y pasaron dos cosas muy significativas. Por una parte la playa a la que tanta arena se extrajo, ha perdido mucha superficie. Por otra parte, la floreciente actividad turística del Club Med cerró repentinamente, pues la calidad del entorno había variado demasiado para los veraneantes. Sin toda la arena original, y con una playa progresivamente sucia. Los turistas se fueron, y los residentes extranjeros de larga duración también.

Conclusión, la playa de Vera es un recurso finito que hay que cuidar preciosamente; estamos en la pendiente peligrosa de creer que se trata de un recurso infinito, y no es así. Además esta actividad de transporte de arenas hacia Cuevas solapa, legalmente, el proyecto del puerto deportivo ampliado de Garrucha, que destruye la única playa natural del municipio, y si nadie lo controla puede afectar incluso, esta vez presunta e ilegalmente, al término de Vera.

EL mercado de sol y playa es muy dinámico y decide en función a datos concretos y a la publicidad, pero si ésta no se corresponde a la realidad, la demanda se esfuma, y en el caso del “playazo” de Vera hemos llegado a un límite muy peligroso porque esta gran playa ya no cuenta con un gran río que la haga regenerarse de forma natural.

Ecologistas en Acción pondrá un interdicto en los Juzgados si observa que los límites del proyecto del puerto de la Empresa Pública de Puertos de Andalucía han sido sobrepasados un metro de más, pues no vamos a asistir impasibles a la destrucción de activos naturales estratégicos para la población en general. Que la Administración vele y aplique la ley.




Visitantes conectados: 454