Aprobación de campos de golf en Trebujena y Prado del Rey

Ecologistas en Acción denuncia la política urbanística de la Junta que asegura por un lado que lucha contra la especulación urbanística mientras sigue aprobando planes de ordenación urbana claramente especulativos con enormes e injustificados crecimientos urbanísticos. Ante las alarmas suscitadas por el cambio climático y el consiguiente déficit de agua, la Junta de Andalucía sigue aprobando campos de golf que provocarán más demanda de agua.

En Trebujena, la Comisión Provincial de Ordenación del Territorio y Urbanismo (CPOTU) ha aprobado la recalificación de 232 hectáreas, que triplica la actual superficie urbana de este pueblo, contradiciendo claramente las normas del Plan de Ordenación del Territorio de Andalucía (POTA) y la Estrategia Andaluza de Desarrollo Sostenible-Agenda 21, aprobadas ambas por el Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía con el apoyo del Parlamento andaluz. Este proyecto incluye un complejo hotelero de 80.000 m2, cifra desorbitada, máxime teniendo en cuenta que se pretenden construir junto al Parque Nacional de Doñana, lo que puede desatar la especulación urbanística en el entorno de este emblemático espacio protegido. La Confederación Hidrográfica del Guadalquivir advirtió en un informe que se trata de terrenos inundables, por lo que se tendrá que rellenar toda la zona, con un alto impacto paisajístico. Este campo de golf no tiene garantizado el agua, pues el consabido argumento de que se regará con agua depurada es de nuevo falso ya que Trebujena no tiene depuradora, y si llega a tenerla, sus caudales no cubrirán ni la mitad de la demanda de este campo de golf. ¿De donde sacarán el agua? ¿Para esto quiere la Junta de Andalucía las competencias sobre el agua? En la vecina Sanlúcar se construyó un campo de golf en Lomas de Martín Miguel que carece de agua, y que ha sido denunciado por Ecologistas en Acción por usar de forma ilegal agua del acuífero.

Ecologistas en Acción lamenta que un Ayuntamiento gobernado por IU, organización que viene denunciando este modelo urbanístico segregado en otros municipios, haya apoyado estas recalificaciones a instancias de un promotor, con el que firmó un convenio urbanístico por el que se comprometía a incluir este proyecto en el PGOU. El alcalde ha actuado como testaferro de un especulador, habiendo hecho incluso de intermediario para convencer a los propietarios de la conveniencia de vender sus terrenos. Sencillamente vergonzoso.

El campo de golf aprobado en Prado del Rey es, si cabe, más escandaloso. En la finca “Los Castillejos” se han recalificado 798.212 m2 de suelo actualmente no urbanizable para construir un campo de golf, 400 viviendas, un hotel y un centro comercial, todo a las puertas de los parques naturales Sierra de Grazalema y Los Alcornocales. Tampoco aquí se cumplen el POTA ni la Estrategia Andaluza de Desarrollo Sostenible-Agenda 21, ya que supone, entre otras cosas, triplicar el suelo urbanizable, cuando el crecimiento máximo permitido en el POTA es del 40%. Este proyecto supondrá un daño irreversible a la tipología y estructura urbana característica de Prado, población de trama cuadrangular típica de los pueblos de la Ilustración que se pretende destruir rodeándolo de urbanizaciones de chalets y adosados. El Ayuntamiento asegura que el campo de golf se regará con agua depurada, hecho manifiestamente falso. Prado del Rey carece de depuradora y cuando la tenga no podrá abastecer un campo de golf de esta envergadura. De hecho, el Ayuntamiento ha solicitado a la Agencia Andaluza del Agua que duplique la extracción de agua del acuífero que abastece a esta población situado en el Parque Natural Sierra de Grazalema ¿Para qué quieren tanta agua?

Hay que destacar que ambos PGOUs cuentan con una Declaración de Impacto Ambiental positiva de la Consejería de Medio Ambiente, que sigue actuando de comparsa de los Ayuntamiento y de los promotores urbanísticos, aprobando planes que contradicen todos las grandilocuentes declaraciones de sus máximos y máximas responsables en pro de un desarrollo sostenible y en defensa del territorio.

Ecologistas en Acción denuncia el doble discurso de la Junta, que por un lado asegura que apuesta por el desarrollo sostenible y la ordenación del territorio, y por otro sigue apoyando proyectos urbanísticos especulativos y demenciales que suponen un alto consumo de suelo y agua, y provocan la destrucción del paisaje andaluz en beneficio exclusivo de los especuladores urbanísticos.




Visitantes conectados: 306