Anuncio de Berlusconi y Sarkozy sobre las hipotéticas nucleares italianas

Todas las versiones de este artículo: [Castellano] [Français]

El anuncio a bombo y platillo de Berlusconi y Sarkozy sobre la consecución de un acuerdo para construir nuevas nucleares en Italia no es sino un intento de salvar la desastrosa situación financiera de la empresa pública francesa Areva, fabricante de centrales nucleares. En realidad no hay ningún acuerdo concreto sobre construcción de reactores.

Durante 2008 las pérdidas de la empresa estatal francesa Areva, que vende centrales nucleares, ascendieron a 687 millones de euros. Areva habría experimentado ganancias de no verse inmersa en la construcción del reactor de Olkiluoto en Finlandia, que le acarreó pérdidas de 749 millones de euros ese año. De esta forma, la construcción de este reactor de tipo EPR, como los que supuestamente se quieren construir en Italia, lleva ya un sobrecoste reconocido por Areva de 1700 millones de euros, sin tener en cuenta las penalizaciones que los más de tres años de retraso que lleva ya este proyecto le podrían acarrear a Areva y, por ende, a los ciudadanos franceses. En efecto, el reactor de Olkiluoto fue vendido a un consorcio de la industria papelera finlandesa al precio fijo de 3000 millones de euros y debería entrar en funcionamiento en este año 2009. Los sobrecostes y los retrasos repercuten en Areva, es decir, en el erario público francés.

Para Ecologistas en Acción, el anuncio de Sarkozy y Berlusconi parece más bien un sarcasmo que un verdadero acuerdo ventajoso para los dos países. Tanto en Italia como en Francia, el sector generador de electricidad es de carácter público, por lo que los catastróficos resultados de esta hipotética aventura nuclear se socializarían entre los contribuyentes de ambos países, de llevarse a cabo la construcción anunciada de las centrales. Sin embargo, numerosas empresas de ingeniería, construcción y bienes de equipo se beneficiarían de tales proyectos.

No es de extrañar que sean dos jefes de estado como Sarkozy y Berlusconi, que no se caracterizan precisamente por su sensibilidad social, los que impulsen este tipo de energía, aún a sabiendas de los muy negativos efectos que tiene sobre sus respectivos sectores públicos. Según Reuters, esto que realmente han firmado ENEL y EDF es lo siguiente:

Feb 24 (Reuters) - French President Nicolas Sarkozy and Italian Prime Minister Silvio Berlusconi signed a nuclear cooperation deal on Tuesday at a bilateral summit. (nLO637203) Italian utility Enel (ENEI.MI) said it had agreed with French power giant EDF (EDF.PA) to study the feasibility of building four nuclear plants in Italy and to extend Enel’s involvement in France’s nuclear programme. The two companies will set up a 50-50 joint venture for the feasibility study then, once Italy passes a new law authorising construction of new plants — suspended by a 1987 referendum — they would set up holding companies to build four new plants.

Es decir, un estudio de viabilidad y todavía ningún proyecto concreto. Como la propia industria española ha reconocido, es imprescindible un apoyo financiero del gobierno en forma de préstamos blandos o subvenciones, para que la industria nuclear despegue. En un marco de generación eléctrica liberalizada, como el que tenemos en España, es impensable que alguien se lance a la aventura nuclear. Otro ejemplo de esto es que la invitación de Gordon Brown a las empresas británicas para construir más nucleares no ha tenido respuesta alguna por parte de éstas.




Visitantes conectados: 574