Niveles de ozono nocivos para la salud humana en Alcoi

Todas las versiones de este artículo: [Català] [Castellano]

Ecologistas en Acción ha presentado recientemente su "Informe sobre calidad del Aire en el Estado español 2006", en el cual analiza las datos disponibles los contaminantes presentes en la atmósfera en 13 comunidades autónomas. Las conclusiones del informe son contundentes: por lo menos uno de cada dos habitantes de las zonas analizadas vive en lugares con aire contaminado, es decir, está respirando aire con una presencia de contaminantes que supera los límites establecidos por la legislación.

En cuanto a Alcoi, el informe constata que los niveles de ozono troposférico (es decir, el ozono existente en la zona baja de la atmósfera) van superando los valores objetivo para la protección de la salud humana en al menos 32 días, mientras que la normativa permite que se superen en "sólo" 25.

No obstante, La Carrasca-Ecologistas en Acción considera que la situación puede ser aún peor, ya que la única estación de medición de la "Red Valenciana de Vigilancia y Control de la Contaminación Atmosférica" ("Xarxa Valenciana de Vigilància i Control de la Contaminació Atmosfèrica") que queda en Alcoi no funcionó durante 29 días entre mayo y septiembre, justamente en la época del año en la cual se producen los niveles más altos de contaminación por ozono.

El ozono es uno de los contaminantes más problemáticos que se respiran en nuestras ciudades, con efectos nocivos sobre la salud como consecuencia de su carácter oxidante. La exposición a niveles altos de ozono empeora las afecciones respiratorias (alergia, asma), aún más cuando se está haciendo ejercicio físico. Algunos estudios relacionan el ozono con inflamaciones de pulmón, síntomas respiratorios, incremento en la medicación, morbilidad y mortalidad.

El ozono produce también daños a la agricultura y a la vegetación forestal.
El principal responsable de la contaminación por ozono es el tránsito: la combustión de los automóviles emite NO2 (dióxido de nitrógeno), gas que en presencia de la radiación solar reacciona con otros compuestos por dar lugar al ozono.

La mala calidad del aire es una consecuencia más de unas políticas de transporte y urbanismo dirigidas a fomentar el uso del coche, promoviendo la proliferación de infraestructuras y una gran ocupación del espacio público. Cabe recordar que, además de la contaminación atmosférica, el coche es responsable de otros impactos medioambientales como el ruido y la emisión de gases de efecto invernadero, causantes del cambio climático.




Visitantes conectados: 324