Petición de cumplimiento de paralización de la Mina las Cruces

Ecologistas en Acción Sevilla insta al delegado provincial de Medio Ambiente a cumplir con su palabra de paralizar la MIna "Cobre las Cruces" filial de Inmet Mining.

La Federación Provincial de Ecologistas en Acción de Sevilla quiere
solicitar al nuevo delegado provincial de medio ambiente de la Junta de
Andalucía, Francisco Javier Fernández, el cumplimiento de las
declaraciones públicas efectuadas a finales del pasado mes de junio (DECLARACIONES) en las que manifestaba su compromiso de hacer cumplir las condiciones de la autorización de Cobre Las Cruces. Textualmente subrayaba:

"Los primeros interesados (en cumplir las condiciones de la actividad
minera) son ellos, porque ante cualquier incidencia, se paralizaría la
explotación".

Ecologistas en Acción viene advirtiendo desde septiembre de 2009 a la
Agencia Andaluza del Agua que la empresa minera estaba incumpliendo la condición 9ª de la nueva autorización, hecha además a la medida de la mina para reanudar su actividad. También reiteramos ese incumplimiento en mayo
de este año. Esta condición se refiere a la obligación de restituir el
agua que extrae del acuífero que es atravesado por la mina. Disponía de un
mes para presentar los derechos sobre la compra de pozos pero ya hace casi
un año que se le acabó el plazo. Por ello, como resultado de esta
manifiesta evidencia, la Agencia Andaluza del Agua ha abierto un
expediente sancionador grave por incumplimiento de las condiciones
exigidas, quinto expediente en su contra ejercido por la administración
competente en aguas, que debe originar fuertes sanciones. La infracción,
por tanto, se ha producido a lo largo de varios meses en los que carecían
por completo de los citados derechos, periodo de la detracción
cuantificada de al menos 800.000 m3.
Ante este panorama, solicitamos que la delegación deje de dar cobertura a
una empresa que en caso de ser más pequeña y económicamente menos
influyente, estaría paralizada hace tiempo.

Para Ecologistas e Acción resulta bochornoso que los máximos responsables
del cuidado ambiental en la provincia se dediquen a maquillar las graves
afecciones que esta empresa minera produce sobre el medio ambiente y sobre
un acuífero destinado a abastecer en época de sequía el consumo de la
capital sevillana.

El cargo público que en el año 2003 autorizó el vertido de la mina al
Guadalquivir fue el sr. Juan Espadas, próximo aspirante a la alcaldía de
Sevilla. Ecologistas en Acción pide a este candidato que tenga en cuenta
la cantidad y calidad del agua del acuífero que abastece a la capital en
periodos de sequía y centre su atención en los vertidos ilegales que no
autorizó. Si la mina no puede ejercer su actividad sin contaminar ni
sobreexplotar el acuífero ni los ríos, esperamos que considere apoyar el
cierre del complejo minero.

La administración, como la empresa, niega los vertidos ilegales con
metales pesados al Guadalquivir, aunque no controla las vías fluviales por
las que pueden realizarlos, lo cual es ciertamente grave. Estos puntos son
fundamentalmente el arroyo Molinos y el Rivera de Huelva que desemboca en
el Guadalquivir, lejos ya del punto oficial de vertido controlado por
sensores. Ecologistas en Acción proporcionará en breve a las autoridades,
documentos relacionados con estos vertidos de aguas tóxicas que han
llegado a producirse por la incapacidad material de la empresa para
depurar y gestionar los ingentes volúmenes de aguas contaminadas
procedentes de la corta minera y la planta hidrometalúrgica.

Ecologistas en Acción quiere también manifestar su perplejidad ante las
recientes declaraciones de la empresa Cobre Las Cruces en su intento de
presentarse ante la opinión pública como víctima de las denuncias de
nuestro colectivo.
Los hechos, por el contrario, vienen a demostrar que, a lo largo del
tiempo esta empresa ha resultado ser, más bien, verdugo de un acuífero
continuamente maltratado por detracciones ilegales y por la contaminación
con metales pesados.

Intentar, mediante propaganda, dar la vuelta a esa tortilla, no va a
servir para cambiar el comportamiento real y los antecedentes e historial
de la mina.

Resulta así mismo surrealista que apelen a sus cuidados y sensibilidad
hacia el medio ambiente, teniendo en cuenta que los cuatro máximos
dirigentes de la mina, el hasta ahora Director General, Francois Fleury,
el Director de Aguas, Juan Carlos Baquero, el Director de Mina, Thomas
Willians y la Directora de Medio Ambiente, Paz Cosmen, tienen que declarar
a primeros de septiembre, en el Juzgado nº 19 de Sevilla, imputados por un
presunto delito continuado de daños y contra el medio ambiente, por
contaminar con arsénico y detraer ilegalmente 75.000 m3 de agua del
acuífero Niebla-Posadas, acciones que provocaron el inicio de cuatro
expedientes sancionadores en mayo, junio y julio de 2008, por parte de la
Confederación Hidrográfica del Guadalquivir.

Por otro lado, Ecologistas en Acción quiere llamar la atención sobre un
problema ambiental añadido que va a producir en poco tiempo Cobre Las
Cruces y al que los responsables públicos tendrán que hacer frente: se
trata de las instalaciones de estériles de tratamiento (IET) o lodos
almacenados procedentes de la planta hidrometalúrgica. Hemos podido
calcular que disponen de una capacidad de almacenamiento futura de entre
uno y medio y dos años. A partir de esa fecha, la empresa se verá obligada
a recrecer los muros de estos depósitos o balsas para aumentar su
capacidad. Esto fue exactamente lo mismo que ocurrió con la balsa minera
de Bolidén-Apirsa que terminó rompiéndose y produciendo la catástrofe de
1998. Entonces se recreció con los mismos materiales presentes en esta
mina, las margas azules que, como es sabido, es un sustrato altamente
inestable con tendencia a causar corrimientos y deslizamientos y que, como
en el caso de Aznalcóllar, pueden producir roturas de diques y muros de
contención. El riesgo es alto teniendo en cuenta que actualmente los lodos
no se están deshidratando en los porcentajes deseados y por tanto, su
contenido en aguas ácidas es sustancialmente mayor.

Todo empieza a parecerse demasiado a la situación previa al desastre
minero de hace doce años. En aquella ocasión, las denuncias y advertencias
ecologistas y ciudadanas no obtuvieron la respuesta deseada del resto de
la sociedad sevillana, a excepción de algún expediente sancionador
esporádico sin verdadera trascendencia, tal y como ocurre en la
actualidad. Políticos, funcionarios y legisladores demostraron no estar a
la altura de sus responsabilidades. Tras el suceso, las administraciones
andaluzas y estatales se pasaban la patata caliente intentando evitar sus
competencias. El entonces presidente andaluz, sr. Chávez, declaró
públicamente que la administración andaluza no era en absoluto responsable
de lo sucedido. Hoy, todas las competencias en materia de medio ambiente
son en exclusividad, de la Junta de Andalucía. No habrá a quién pasar
patatas ni calientes ni frías en caso de un nuevo desastre.

Ecologistas en Acción desea que todos los actores con responsabilidad en
la protección de nuestro patrimonio natural, entiendan en esta ocasión la
importancia del principio de máxima precaución. Los antecedentes de Cobre
Las Cruces en nuestra tierra y los de su matriz, la multinacional Inmet
Mining alrededor de todo el mundo, en cuestiones como seguridad ambiental
y laboral, ya dan para escribir voluminosos libros. No debemos permitir
que escriban ni un capítulo más.




Visitantes conectados: 771