Planta de Regasificación en Gijón

Ante la solicitud por parte del Ministerio de Medio Ambiente de las cada vez más inútiles sugerencias al contenido de los Estudios de Impacto Ambiental, inútiles ante un procedimiento que, como en el caso de la construcción de una Planta de Regasificación de Gas Natural Licuado en el Musel en Gijón; cada vez es más un mero trámite administrativo; desde Ecoloxistes n’Aición d’Asturies creemos que la única sugerencia posible es el abandono de un proyecto, que si bien aparece en la Revisión de la Planificación de los Sectores de Electricidad y gas 2002-2011; supuestamente para incrementar la entrada de gas en la cornisa cantábrica; en realidad no se ha efectuado modificación alguna en el resto del Plan que justifique la instalación de una planta que el anterior documento no incluía, y así lo hicimos saber por medio de nuestro representante en el Consejo Consultivo de Hidrocarburos.

En definitiva, todo parece indicar que, a pesar de que la instalación de una Gasificadora en Asturias, considerada innecesaria por la Comisión Nacional de Energía (CNE) al no venir acompañado de ninguna argumentación que justifique los criterios seguidos (económicos, por seguridad, etcétera) para su inclusión en la planificación como alternativa al incremento de la capacidad de otras plantas ya existentes o incluidas en la planificación con anterioridad y a pesar de que el propio ex director gerente de la Fundación Asturiana de la Energía Manuel Penche, admitiera que la construcción de seis centrales de ciclo combinado en la región «son muchas», y añadió que con tres «sería suficiente incluso para la capacidad de la futura regasificadora de El Musel», pesan más las decisiones políticas.

Ante esta situación, desde Ecoloxistes n’Aición d’Asturies, creemos que la única sugerencia posible es que se abandone este proyecto, totalmente injustificado y contrario a las ideas centrales de los documentos de planificación, que apuestan por una generación más distribuida que evite continuar con los actuales desequilibrios entre generación y consumo, generadores de mayores necesidades de transporte y, por tanto, efectos ambientales.

De todas formas, y de seguir adelante con el proyecto, no reservamos nuestro derecho a hacer las alegaciones oportunas, tanto ambientales como de seguridad o planificación, en su momento, tras presentarse el proyecto definitivo y su correspondiente Estudio de Impacto Ambiental.




Visitantes conectados: 489