Libro: Carro de combate Ver más grande

Libro: Carro de combate. Consumir es un acto político

Nuevo producto

Título: Carro de combate. Consumir es un acto político

Autoras: Laura Villadiego y Nazaret Castro

Editorial: Clave intelectual

Formato: Rústica con solapas

256 páginas

Más detalles

18,00 € impuestos inc.

Más

Carro de Combate comenzó a gestarse en el año 2011 como un proyecto que pretendía aunar el trabajo periodístico de sus dos autoras, Nazaret Castro y Laura Villadiego, quienes estaban informando sobre abusos laborales y medioambientales de muchas empresas en dos rincones opuestos del planeta: Latinoamérica y Asia. En mayo de 2012 nació este blog para poder dar visibilidad a ese trabajo y que llegara a su destinatario final: los consumidores. Un año después, dimos un paso más y realizamos nuestra primera investigación en profundidad, sobre la industria del azúcar, que dio lugar al libro Amarga Dulzura. Este libro, totalmente autoeditado, fue posible gracias a más de 200 mecenas que financiaron la investigación. Y ahora, la misma esencia de Carro de Combate se concentra en un segundo libro que llevará nuestro nombre y que en este caso estará editado por Clave Intelectual.

El libro se centra en las preguntas que suelen rodear a este blog: ¿De dónde vienen los productos que consumimos? ¿Qué contienen los alimentos que compramos? ¿Cuáles son sus impactos? Parecen preguntas sencillas y, sin embargo, sabemos muy poco de los productos que componen nuestra cesta de la compra. Las etiquetas de los alimentos que adquirimos suelen ser ininteligibles para el consumidor medio y resulta virtualmente imposible saber de dónde vienen las materias primas con las que fueron elaborados. La opacidad sirve a menudo para ocultar las deficiencias nutritivas de los alimentos, la toxicidad de los detergentes y cosméticos o el despilfarro que suponen los embalajes.

En este nuevo ensayo trazamos la cadena de producción de veinte productos de uso masivo, desde el café o el azúcar hasta la leche y los huevos, pasando por prendas de ropa, cosméticos y plásticos. Y lo hacemos a través del mismo esquema que hemos seguido durante el último año con los Informes de Combate, en los que, una vez al mes, hablamos de un sector en concreto y desgranamos sus impactos sociales y medioambientales. El objetivo es visibilizar la complejidad del proceso que se nos oculta, y los impactos que se generan en las diferentes fases del ciclo de vida de los productos, desde la extracción de las materias primas hasta la contaminación que producen los embalajes. En el libro hablamos además de cómo las grandes multinacionales, que controlan cada vez más sectores de producción, se desentienden de la contaminación que generan y sobreexplotan a sus trabajadores, que perciben una mínima parte del precio final que pagamos los consumidores.

Frente a este modelo, que persigue el lucro a costa de la explotación de la naturaleza y del ser humano, aparecen cada vez más alternativas: de un lado, productores responsables que colocan a sus mercancías precios justos, sin explotación, sin ganancias excesivas y con menos intermediarios; del otro lado, consumidores críticos que deciden apoyar con sus compras otro modo de hacer las cosas. Unos y otros empiezan a entender que cada gesto cuenta, y cada pequeña iniciativa ayuda a crear otra economía posible para otro mundo posible. Para que así sea, el primer paso es comprender qué hay detrás de los productos coloridos y brillantes que nos vende la publicidad con una promesa de vacua felicidad.